NEXT_POST

A nuestros Senior

Catalina Hoffmann El Mundo Senior
24 Jan 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1401-ms-catalina-hofmanYa lo dijo Simone de Beauvoir: "La desdicha de los ancianos es un signo de fracaso de la civilización contemporánea". Sin embargo, parece que sólo nos acordamos de nuestros seniors cuando hay elecciones o cuando queremos vender un determinado producto. Ambas cuestiones legítimas, pero que de poco sirven si no somos capaces de crear una sociedad donde nuestros mayores reciban al menos una pequeña parte de todo lo que ellos nos han aportado.

Los mayores fueron siempre mi pasión. Por eso, cuando con 26 años decidí iniciar mi trayectoria emprendedora, me sorprendió tanto recibir tan poco apoyo por querer dedicarme al sector senior. ¡Si hasta me recomendaban dedicarme a los niños! Pero tuve claro que, además de tratar como todo el mundo de crear un grupo empresarial que fuera rentable, había que aportar algo más que, de verdad, beneficiara a las personas de más de 55 años. Ayudarles y enseñar a envejecer, aportar calidad de vida, demostrar que se puede mejorar y mucho se tenga la edad que se tenga. Siempre he defendido que "hay que dar vida a los años y no años a la vida" y hora, 10 años después, con momentos emprendedores intensos, con vivencias increíbles, con instantes maravillosos y, otros no tanto, puedo decir que dedicarme al mundo del mayor, convertirme en una experta en esta área, es la mejor decisión que pude tomar, porque no sólo me hace feliz a mí, sino que ayuda a que ellos y sus familias también lo sean.

Hoy que todo nos parece tan complicado. Que casi todo el mundo ha perdido poder adquisitivo y calidad de vida en esta crisis terrible que nos ha tocado de lleno, vivimos infinitamente mejor que como lo hicieron la gran mayoría de nuestros mayores que, crecieron sin demasiados juguetes, algunos sin ninguno, sin oportunidades de prosperar, que no podían permitirse viajes por el mundo, ni por España, que trabajaban de sol a sol y que, aun así, convirtieron esta sociedad en lo que era hace diez años y, a pesar de todo, es todavía ahora.

Por eso, porque se lo debemos, y porque me lo pide el cuerpo y el alma, los mayores siempre podrán contar conmigo.


Si te ha gustado este post, puedes encontrar otros muchos en la sección de blogs de Womenalia


Catalina Hoffmann
CEO del Grupo Catalina Hoffmann

Publicidad
Desireé García

Desireé García

Communication & Content Manager, Womenalia

Muy bonito, Mónica!! Gracias por compartirlo :)
Carlos Cifuentes servitje

Carlos Cifuentes servitje

Consultative Council, Acheron Partners

Soy un Senior. Y soy un admirador del Renacimiento como etapa vital.Convivo con jubilados,la mayoría en retiro activo.Cristina,seguiré tus posts con gran interés y participaré con lo que pueda aportar.
Mónica Pinto Merlos

Mónica Pinto Merlos

Diseñadora Gráfica, Womenalia

Gracias Catalina por este post tan emotivo!, que haya personas que actualmente su actividad profesional sea movida más por el corazón que por el raciocinio o por solo pensar en una prosperidad económica me emociona mucho, sobre todo en un tema como este. La juventud te ofrece multitud de sueños pero a muy pocos les hace pensar en el tiempo de la existencia, en un tiempo que inevitablemente llega y en el que algún día nos veremos como nuestros abuelos, como nuestros padres... y estoy segurísima que cuando llegue ese momento a todos y todas nos gustaría estar en unas condiciones optimas, empezando por nuestro estado físico y psíquico y también con unas condiciones vitales simplemente dignas.

Por ese motivo, me encanta pensar que hay profesionales que piensan y se esfuerzan en ello por muy complicado que les sea.
Mucha suerte!!!

PD: y para los que no piensan mucho en ese momento dejo para la reflexión un poema de Jaime Gil de Biedma \"No volveré a ser joven\"

Que la vida iba en serio
uno lo empieza a comprender más tarde
como todos los jóvenes, yo vine
a llevarme la vida por delante.

Dejar huella quería
y marcharme entre aplausos
envejecer, morir, eran tan sólo
las dimensiones del teatro.

Pero ha pasado el tiempo
y la verdad desagradable asoma:
envejercer, morir,
es el único argumento de la obra.


Publicidad