PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Lo que la ansiedad postparto esconde

Rebeca Craven El mundo de las mujeres
8 Apr 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Acabas de ser mamá por primera vez y sientes que la situación se te está yendo un poco de las manos? ¿Pese a que te sientes feliz cada vez que miras a tu bebé te ves superada por la responsabilidad en muchos momentos?

Hasta ahí todo es normal. Debes saber es que es muy común que las madres primerizas se vean desbordadas por la enorme implicación que requiere el hecho de que, esa pequeña personita que acaban de traer al mundo, dependa de ellas. Ahora bien, hay casos en los que las preocupaciones trascienden de lo normal.

Un pequeño porcentaje de mujeres sufren trastorno de ansiedad postparto

Aunque lo cierto es que no es demasiado habitual, un 10% de mujeres se ven afectadas por la ansiedad y/o el trastorno de pánico después de dar a luz. Se trata de dos trastornos que pueden manifestarse juntos o por separado. También pueden darse junto a la más conocida depresión postparto.

Se considera que aparece un trastorno de ansiedad y/o pánico postparto siempre que, las mencionadas preocupaciones y temores que surgen a las mamás y que están relacionadas con sus bebés, se conviertan en excesivas. De la misma forma, es prácticamente seguro que también vayan en aumento las preocupaciones que se relacionan con sus acciones propias.

Aunque sus síntomas son verdaderamente desagradables, si estás experimentando un trastorno de este tipo, no temas, pues con la ayuda adecuada, su solución está a la vuelta de la esquina. Ten en cuenta que sus episodios pasan por, desde padecer ataques de pánico debilitantes hasta poder desarrollar un anormal temor a los espacios públicos abiertos, lo que se conoce como agorafobia.

Aprende a identificar los síntomas de la ansiedad postparto

Este tipo de ansiedad suele aparecer a la segunda o tercera semana después de dar a luz, aunque a veces no es hasta unas cuantas semanas después cuando el padecimiento se hace alarmante.

En principio, ansiedad y depresión postparto comparten una serie de puntos en común, y en muchas mujeres es habitual que se presenten síntomas relacionados con las dos condiciones. Es probable que sea tu caso si tienes:

  • Problemas de concentración y de memoria
  • Problemas para decidir sobre temas cotidianos
  • Dificultades para llevar a cabo tareas sencillas
  • Dificultades para relajarte y para dormir
  • Sensación de agotamiento constante
  • Intranquilidad profunda durante períodos de tiempo largos
  • Falta de apetito
  • Pensamientos suicidas
  • Por su parte, puede que estés experimentando un ataque de pánico cuando te encuentras:
  • Agitada e intranquila
  • Irritable
  • Con dificultades para respirar
  • Con dolor en el pecho
  • Ahogada o asfixiada
  • Mareada
  • Con hormigueo tanto en manos como en pies
  • Temblorosa
  • Sudorosa
  • Con tendencia a los desmayos
  • Sofocada
  • Con escalofríos
  • Con miedo a no tener el control
  • Con miedo a perder la vida

También es muy frecuente que, si estás sufriendo este tipo de trastorno, continuamente tengas miedo a lastimar a tu niño, al resto de personas que te rodean o a ti misma.

¿A qué obedecen estos trastornos?

Los expertos no se ponen totalmente de acuerdo sobre qué factores propician que ciertas mujeres se vean aquejadas de estos trastornos:

  • Hay quienes piensan que pueden estar causados por la actividad adicional a la que se ven sometidos los sistemas cerebrales noradrenérgicos y serotonérgicos, lo que provoca un incremento de la actividad neurotransmisora que tiene como resultado que se desencadenen ataques de pánico.

  • Otros especialistas en la materia sostienen que hay mujeres que tienen una predisposición genética a padecerlos.

  • Por último no faltan los que argumentan que la ansiedad puede ser una conducta que se haya aprendido de otra persona y que se convierte en un trastorno debilitante que “da la cara” en situaciones de presión.

Buscar ayuda resulta imprescindible

Si estás padeciendo este trastorno, no caigas en el error de pensar que tienes que salir de esa situación tú sola. La ayuda de un especialista resulta fundamental. Y es que no ser así, el mismo acabaría afectando a tu relación con tu bebé y a tu capacidad de llevar a cabo la mayoría de gestos de la vida cotidiana.

Lo normal es que los tratamientos médicos para las mujeres diagnosticadas de trastorno de ansiedad y/o pánico postparto incluyan la administración de medicamentos, que en este caso, debes ver como un “mal menor”, dado que está comprobada la enorme eficacia de los mismos. Ahora bien, quizás no sea necesario recurrir a ellos pues, en muchas ocasiones, será suficiente con que busques asesoramiento psicológico.

Por último, debes tener en cuenta que si llegas a tener pensamientos obsesivos relacionados con tu bebé y de una manera muy repetitiva, quizás estés comenzando a sufrir un trastorno obsesivo-compulsivo postparto.

Publicidad
Publicidad