PREVIOUS_POST
NEXT_POST

7 Errores cometidos a la hora de comprar juguetes eróticos

Rebeca Craven El mundo de las mujeres
23 Dec 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Quizás por vergüenza a preguntar o por pensar demasiado sobre el qué dirán, el caso es que muchas personas se quedan sin respuesta a sus preguntas sobre juguetes eróticos. Quieren saber tamaños y formas, así como la estimulación que proporciona cada juguete, pero no hacen las preguntas.

Por eso, aquí puedes encontrar los errores más comunes al comprar este tipo de juguetes sin tener muy claras sus características. ¿Has cometido tú alguno de estos fallos?

Dejarte preguntas en el tintero

Como hemos dicho, no hacer preguntas por vergüenza puede hacer que compres juguetes que realmente no satisfagan aquello que necesitas. Puedes querer un consolador o un vibrador “simple” pero lo cierto es que hay vibradores especialistas en la estimulación del clítoris, vaginal o anal, de diferentes velocidades y con movimientos muy diferentes, además de las diferencias en sus texturas y diámetros.

Además de este juguete, ¿sabes que existen balas vibradoras, bolas anales, estimuladores de pezones y un sinfín de cosas más?

Los dependientes de las tiendas o los personal shoppers que encontramos en muchos negocios online están acostumbrados a preguntas de todo tipo y no van a reírse de tus dudas. Su trabajo es aconsejarte.

Pensar que los juguetes eróticos son sólo para mujeres

Es verdad que hasta hace poco las tiendas eróticas se dirigían especialmente a mujeres. No obstante, en la actualidad, existen poco a poco más productos dirigidos a hombres, sea como sea su orientación sexual.

Existen muchos tipos de juguetes anales, pero también masturbadores masculinos para el pene que van mucho más allá de las sutiles muñecas hinchables.

Creer que el juguete sustituirá a la pareja

Los juguetes eróticos pueden estimular el juego en pareja y contribuir a la buena marcha de la relación. Creer que consiguen alejar una persona de otra muestra los pocos conocimientos que tiene nuestra sociedad en material sexual.

Hay juguetes para jugar solos y otros muchos que se utilizan mejor en pareja. Realmente la tendencia de este tipo de productos se enfoca cada vez más en el juego de pareja.

Considerar que los juguetes anales sólo son para homosexuales

La penetración anal es muy estimulante para una gran número de personas de cualquier género y condición sexual. De hecho, una de las zonas más erógenas del cuerpo masculino es la próstata (el punto P) y, por ello, cada vez hay más hombres que se animan con los juguetes sexuales.

A esto añadimos que el juego de parejas no es sólo con juguetes para ellas, también podemos introducir plugs anales para hombres.

Acudir con amigos a las tiendas eróticas

Hay cosas para las que la ayuda de tus amigos es esencial (sobre todo en las mudanzas). No obstante, en el momento de asistir a un sex shop o bien tienda erótica las multitudes no son buenas consejeras.

Suelen utilizar demasiados tópicos que pueden llegar a la burla de la persona que está comprando el juguete. Puedes sentirte avergonzado y decidir comprar algo que realmente no te interesa.

No comprar lubricante

Muchas personas siguen pensando que la lubricación no es necesaria cuando se utilizan juguetes eróticos.

Los lubricantes son necesarios para que los juguetes no hagan daño a nuestras partes más íntimas y procuren la mejor sensación. Además, hoy puedes encontrar de muchos tipos y con sabores que seguro que te van a encantan.

Olvidar la imaginación

Por último, incluso con los juguetes, la imaginación es totalmente necesaria y favorecerá que tus orgasmos lleguen con mayor intensidad. Sobre todo para las primeras veces que utilices estos artículos, la forma no es la de un cuerpo humano por mucho que intenten reproducirlo y al comienzo puede ser algo extraño sentir placer con ellos.

Como todo, la práctica hace al experto.

Publicidad
Publicidad