PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Lo que nadie te cuenta acerca del estrés, yo te lo cuento

Miguel Aguado El Monje que se hizo Coach
26 Sep 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Existe una forma de convertir el estrés, que de por sí tiene fama de malo, oxidativo y pernicioso para la salud, en algo positivo, beneficioso para el organismo y recomendable para tu cuerpo: Bienvenido eustrés o estrés bueno. Te cuento de que va esto y cómo sacarle provecho con un sencillo ejercicio. ¿Te animas?


Seguramente estás hasta las narices -o más arriba o abajo, eso lo dejo a tu elección- de que te digan, oigas, leas, comenten... que el estrés es el causante de todos los males malísimos de esta sociedad. Por decir, casi que pueden decir que el estrés tiene la culpa hasta de que no llueva. 

Exagerado, pero no voy desencaminado. Pero ¡tachán! te traigo una manera facilona, sencilla y además gratis, para solucionar los problemas derivados del puñetero estrés.

Para empezar, lesson one: No se trata de eliminar el estrés. No me refiero a que intentes a toda costa evitar que aparezca. Es mucho más sencillo que eso.

Me explico. Es cierto que el estrés, como algo rutinario, día a día, de forma recurrente y martilleante es malo. Más que malo, muy de ser "nocivo" diría yo. Pero ¿que tal una pequeña ración controlada de estrés, una pequeña dosis para usar el estrés en tu beneficio? 

Has leído bien: una dosis de estrés que no solo es necesaria si no que resulta indudablemente beneficiosa para la salud.

Sí, la tuya y la mia, que seguramente pasamos unas cuantas horas diarias frente la pantalla del ordenador, la tablet y el smartphone (antes conocido como móvil).

No te preocupes, que te voy a aportar datos. No me gusta afirmar cosas sin sustentarlas en alguna base (científica, analítica o filosófica, cualquiera de las tres me vale).

Por qué un poco de estrés es positivo para la salud.

En primer lugar, para entendernos, el estrés que resulta beneficioso para tu organismo, en realidad se llama eustrés o estrés tal cuál.
Y el estrés que verdaderamente merma nuestra salud e incluso nos afecta a la psique, es el denominado distrés.

En un estudio realizado por psiquiatras y científicos en la  Universidad de Berkeley de California, se constató que en ratones de laboratorio sometidos a periodos cortos de estrés aumentaban las células madre del cerebro, mientras que en aquellos ratones que permanecían en periodos largos (crónicos) de estrés, los animales incluso podían llegar a enfermar.

Los ratones sometidos a periodos cortos y controlados de estrés desarrollaron mayor inteligencia y actividad mental junto a un aumento de memoria.

En palabras de la responsable del estudio, Daniela Keufer, “estamos acostumbrados a destacar el estrés como un fenómeno negativo, pero no es así. Las situaciones estresantes cortas son útiles, nos obligan a mantenernos en alerta, de hecho, el estrés puede ser algo que te hace mejor, pero es una cuestión de cantidad, tiempo y cómo se interprete o perciba para obtener un resultado positivo”.

Cómo utilizar periodos cortos de estrés para tu beneficio personal.

En mi experiencia, te diré, que si estás en un momento, en un día de mucho trabajo y gran cantidad de ajetreo, intenta tomarte un respiro. 
Si notas que te agobias, que te falta el aire, que asoma de repente unas palpitaciones... para, tómate un segundo, y haz lo siguiente:


- Toma una de tus manos, ponla como si fuera una media luna o en forma de C ya que la vas a utilizar como si fuera una mascarilla.

- Pon la mano tapando levemente tus labios, de forma que también tape la nariz. Deja suficiente espacio entre los dedos y la palma de la mano para que entre aire.

- Ahora, tienes que respirar (inspirar) por la nariz y soltar (exhalar) también por la nariz, empleando un segundo para las dos acciones (medio segundo para inspirar, medio segundo para exhalar)

- Hazlo durante 5 segundos, y finaliza SIEMPRE con una fuerte inspiración profunda muy lenta por la nariz, acompañada de una exhalación igualmente lenta pero por la boca.

- Realiza 2 series de 5 segundos. Utiliza un intervalo de descanso de medio minuto entre series.

- A medida que lo tengas "dominado" puedes ir añadiendo segundos. 6 segundos, 7, 8... así hasta 10. Lo normal es aumentar un segundo cada dos semanas.


Como complemento ideal a esta forma de controlar el estrés y que nos sirva, te aconsejo una forma instant (rápida) de relajación + meditación que puedes hacer donde quieras y cuando quieras.

Consideraciones importantes.

Con este ejercicio que te acabo de proponer, puedes controlar y darle al PAUSE al estrés, de forma que sea el estrés quien se pone a tu disposición, y no tu salud a disposición del estrés. 

Para ello, es importante que sigas unas reglas básicas de seguridad y sentido común: Si fumas, mejor haz series de 2-3 segundos, hasta que lo vayas controlando. Si tienes algún problema respiratorio, piénsate si puedes realizar este ejercicio ya que se trata de respiraciones rápidas y pueden dañarte en lugar de beneficiarte incluso aunque tengas algún problema pasajero (resfriado, gripe, alergia...)

Puedes realizar este ejercicio siempre que necesistes cortar el estrés, o incluso en periodos en que no notes estrés, agobio o tensión, pero si que respondas a problemas como irritabilidad, fatiga, insomnio, etc.

Para acabar el post.

Insisto, si tienes cualquier problema previo, consulta a un profesional de la salud antes de realizar este o cualquier ejercicio que involucre al aparato respiratorio, ya sea anaeróbico, o aeróbico.

(Ojo, si estás embarazada NO DEBES HACER ESTE EJERCICIO)

Recuerda, el estrés o eustrés puede trabajar para ti, el distrés no trabaja para ti sino en contra tuya. Tú eliges. 

Hasta el próximo post ;)  

Publicidad
Publicidad