Post
anterior
Siguiente
Post

Un día sin zapatos

Amalia Enríquez El cuaderno de Amalia
4 Jul 2014 0 comentarios

blogs_image_post_detail

1407-cda-genovevaEl nombre e incuestionable belleza de Genoveva Casanova llegaron a nuestro país, hace ya más de una década, de la mano de Cayetano Martínez de Irujo. Muy pocos conocían la relación de la mejicana y el hijo de la Duquesa de Alba, por lo que supuso una sorpresa mediática la noticia de su existencia y, mucho más, el nacimiento de sus mellizos.

Desde ese momento, Genoveva comenzó a formar parte de la sociedad más selecta madrileña. A pesar de ser requerida en todas las fiestas con pedigrí, ella prefirió dedicarse "por completo" a su marido y a la evolución de sus hijos, Luis y Amina. En el momento en el que los niños empezaron a crecer y tener cierta autonomía, Gen comenzó a aceptar invitaciones sociales y se convirtió en rostro indispensable en distintas firmas publicitarias.

Siempre he mantenido que no es buena medida hacerse un juicio de valor sobre alguien, en base a la imagen que puede proyectar como personaje público. No me excluyo de los que, en alguna ocasión, se ha formado una idea errónea sobre determinada persona. Luego, al conocerla en la distancia corta, sueles rectificar la visión y reconocer el fallo de apreciación.

Genoveva comenzó a formar parte de la sociedad más selecta madrileña

No es que me haya ocurrido esto con Genoveva, pero sí es cierto que en el "face to face" sorprende y te conquista por su humildad, dulzura e incuestionable don de gentes. Le gusta agradar y me lo demostró a lo largo de una velada que compartimos, hace tiempo, y que fue nuestro primer encuentro. Desde el primer momento, me di cuenta que en ella se esconde una mujer muy diferente a la de los medios y que, la mayoría de las veces, nos precipitamos en los juicios.

1407-cda-shoesSiempre me he preguntado por qué tenemos la tendenciosa habilidad de publicitar las cosas malas de los personajes conocidos y nos cuesta valorar las buenas. Recuerdo, no sin cierto estupor y una dosis de pena, la campaña de risas y chistes sobre ella cuando, en un discurso, confundió a Quevedo con Cervantes como autor de EL QUIJOTE y cambió de fecha el levantamiento del 2 de mayo. Su dulzura y permanente sonrisa le hizo salir airosa del trance, en el que los nervios y su animadversión a hablar en público se aliaron con unos malos datos en el guión.

Curiosamente, días más tarde le entregaban un galardón por su labor en pro de la cultura, a través de la celebrada exposición "El legado de la Casa de Alba", clausurada en Madrid tras varios meses de un éxito rotundo. Genoveva Casanova, sin pretenderlo inicialmente, se convirtió en la auténtica artífice de ese éxito. No en vano fue la "Directora de Proyectos y Relaciones Institucionales de la Fundación Casa de Alba". En la exposición, ella trabajó como Directora del Proyecto, seleccionando las obras junto al Comisario, supervisando la museografía, editando el catálogo y coordinando todo lo relacionado con su puesta en marcha. Con cierto pudor y una destacada dosis de timidez, me lo contó a en una visita privada a la exposición, que organizó Moisés Chocrón, "alma mater" de la prestigiosa familia de joyeros.

Genoveva Casanova es actualmente embajadora e imagen de esa firma. Compaginando los valores de excelencia y compromiso social, ella representa a Chocrón asistiendo a todos sus actos públicos, luce como pocas sus joyas y demuestra su implicación en las diversas actividades de la casa, tanto en el desarrollo de acciones de carácter benéfico como para la Fundación Chocrón Macías, con el diseño y creación de nuevos conceptos de joyería. Los que la conocen bien aseguran que hay una Genoveva desconocida para el gran público, una mujer inteligente, culta, divertida y altruista con proyectos de gran relevancia. Solo es cuestión de tiempo que la gente descubra esa otra cara que apunta maneras.

Es, desde hace mucho tiempo, mujer comprometida con diferentes causas. Este año ha diseñado una pulsera solidaria, para la firma de la que es embajadora, cuyos beneficios van destinados a la fundación MAKE A WISH. Asimismo, la firma estadounidense TOMS la ha nombrado madrina de una campaña, a mi juicio, emotiva y edificante. "One day without shoes" (Un día sin zapatos) nace para dar visibilidad a la verdadera acción de esta marca, que es el "One for one". Por cada par de zapatos que una persona compra, TOMS dona otro a un niño necesitado. Gracias a esta labor, desarrollada por la firma americana, millones de niños de las zonas más desfavorecidas del planeta, ya acuden calzados a la escuela y están protegidos de ciertas enfermedades.

1407-cda-charlize-teronEl proyecto, que abandera el lema "shoes for a better tomorrow" (zapatos para un mañana mejor), es una sencilla idea que da paso a una acción revolucionaria. TOMS fue fundada en 2006 por Blake Mycoskie quien, tras un inspirador viaje a Argentina, decidió crear un tipo de negocio diferente. En ese viaje, se dio de bruces con una realidad: la pobreza extrema y las condiciones de salud adversas que llegan a vivir los niños que andan sin zapatos.

Con la única finalidad de ayudar, se le ocurrió una idea: ¿ y si la alpargata, el zapato tradicional argentino, puede "encerrar" una simple y revolucionaria solución? Rápidamente intentó re-inventar ese calzado para introducirlo en el mercado americano, demostrando además que juntos podemos crear un mejor "mañana" sin basarnos en una actitud complaciente y estática del "hoy".

Para realizar esta misión, Blake hizo un compromiso : El Proyecto "One for One". Por la compra de un par de zapatos , TOMS dona otro par a un niño necesitado. ¿Por qué zapatos? " se preguntó Blake. Los zapatos protegen a los niños de enfermedades e infecciones derivadas de andar descalzos, muchas enfermedades soil-based crean a largo plazo un deterioro cognitivo del niño. Además muchas escuelas de los países en desarrollo exigen que los niños asistan a clase calzados. Y en países como Etiopía son un símbolo de status. La ecuación era sencilla:

Consciente de la importancia mediática de determinadas celebrities para llegar más a la gente, Blake comenzó a contar su historia en el entorno de Hollywood, consiguiendo que varias de ellas se implicaran en esta aventura. Charlize Theron, sudafricana de nacimiento y conocedora de la situación de estos niños, que viven en situaciones precarias, se implicó desde el primer momento en la campaña "One day without shoes". La actriz conoce ya en profundidad la problemática y ha viajado, en varias ocasiones, a los lugares "en conflicto", convirtiéndose –desde el inicio- en su mejor embajadora por el mundo.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Amalia Enríquez (@amalia_enriquez), periodista. Conoce más de ella en www.redcarpetfilms.es

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play