Post
anterior
Siguiente
Post

Curiosidades de besos

Fernandi Pandi El cajon de Fernanda
23 Abr. 2018 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Besar es una técnica que se emplea tanto en las relaciones sexuales como en las de amistad, pero cada beso simboliza una cosa, y dependiendo de dónde y cómo se den, querrán decir una cosa u otra. Si crees que lo sabias todo sobre los besos, voy a ponerte a prueba. A continuación te cuento algunas curiosidades acerca de ellos que seguro que no conocías.

Algunas de estas referencias vienen dadas en diferentes situaciones con las que aprenderemos a distinguirlos y saber qué significan. Vamos a ello:

Los labios. En ellos existen miles de terminaciones nerviosas, muchas más que en las puntas de tus dedos, capaces de estimular y aumentar el deseo de una forma sorprendente. Prueba a besarte antes y después de tener sexo, verás lo excitante y satisfactorio que resulta. Y si utilizas la lengua para jugar con la de tu pareja, mucho mejor.

Besos con lengua. Casi la mitad de los hombres piensa que unos buenos besos con lengua suponen la antesala del sexo, ante esta afirmación, solo nos queda que probarlo. Intenta besar a tu chico/a con lengua y dinos si después tuvisteis una noche de pasión.

El beso frontal. ¿Sabes que si empiezas a besarte en posición A terminaréis juntando vuestras caderas la una con la otra? Esto significa que el beso evoluciona hasta convertirse en una postura en la que los roces y caricias de vuestros cuerpos incitarán a tener sexo.

La oreja. Esta es una zona muy sensible y delicada, puedes besarle de una forma muy excitante si lo que quieres es calentar el ambiente. Prueba a chuparle la oreja y después susurrarle algo muy “perverso”. Verás cómo se activa y enseguida busca tus labios.

Antiguamente. En la Edad Media, las personas cuando firmaban un contrato lo hacían a través de una “X” y posteriormente la besaban como símbolo de promesa para cumplirlo. De aquí proviene XX, que se interpreta como una abreviación de besos en la actualidad.

De menos a más. Si empiezas suavemente, podrás potenciar la líbido poco a poco, pues se trata de ir jugando con los besos e ir aumentando la intensidad a medida que crece la excitación. Terminaréis dándoos besos salvajes por todo el cuerpo y la testosterona acabará por las nubes.

El orgasmo. Para llegar a él, prueba a besarle la cara, las orejas y los labios mientras estáis en la cama, esta pasión se convertirá en un orgasmo de lo más placentero.

Ya sabes, si no has probado alguna de estas situaciones, es el momento perfecto para sorprender a tu pareja y demostrarle cuanto le deseas a base de besos.

 
Publicidad
Publicidad