PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Como saber la talla de sujetador

Fernandi Pandi El cajon de Fernanda
10 Apr 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Muchas veces no acertamos a la hora de escoger el tipo y la talla correcta de sujetador. ¿Cuantas veces te ha pasado que cuando te lo quitas al final del día tienes marcas en los hombros, en la espalda o en la zona de los aros que duelen un montón? ¿o haces un movimiento de brazos hacia arriba y tu sujetador acaba encima de tus pechos?

Hay estudios que dicen que 7 de cada 10 mujeres no usan la talla correcta y es verdad que muchas de nosotras cuando miramos las etiquetas no sabemos bien como interpretarlas. En el mejor de los casos empezamos a probarnos y el que mejor nos queda nos lo llevamos.

En los últimos tiempos se tiende a olvidar a favor de la estética la función básica del sujetador, que no es otra que la de sujetar correctamente el pecho. Son muchas las horas que lo llevamos puesto y si no es nuestra talla a la larga pueden producirnos problemas de espalda, hombros e incluso quistes mamarios.

Sujetador sin tirantes

Cómo saber tu talla de sujetador

Tenemos dos conceptos: El contorno y la copa.

El contorno: Se mide el perímetro pasando un metro justo por debajo del pecho. A esta medida habría que sumarle 15 para ajustarnos al tallaje francés que es el más habitual. Esto te dará una medida 75, 80, 90, etc.

Ejem. Si la medida son 75cm. + 15 = 90 La talla sería la 90.

La copa: Para buscarla se mide el perímetro de toda tu espalda pasando por encima de los pezones. A esta medida se le resta la medida anterior de contorno antes de sumarle los 15 y la diferencia nos da la profundidad de la copa. Según la medida de la profundidad tenemos:

Profundidad:

  • 10 cm. Copa A
  • 15 cm. Copa B
  • 17,5 cm. Copa C
  • 20 cm. Copa D
  • 22,5 cm. Copa E

Ejem. Si la medida pasando el metro por la zona más abultada del pecho son 90 cm. Y la medida pasando por debajo del pecho son 75, tenemos que:

Talla: 75 + 15 = 90.  Talla 90.

Copa: 90 – 75 = 15. Copa B.

Nos da la 90B.

  • Nunca debe quedar demasiado apretado pero tampoco suelto. Ante la duda escoger el más grande porque siempre podremos ajustarlos con los corchetes de la espalda.
  • La tira de la espalda no debe subirse, debe quedar al nivel por debajo del pecho.
  • En tallas grandes el tirante debe tener cierta anchura para que no se clave con el peso.
  • Muchas marcas tienen modelos sin aros muy cómodos y que sientan muy bien pero si prefieres con aros, estos tienen que quedar pegados al cuerpo por debajo del pecho pero sin clavarse.
  • Si podemos deslizar un dedo con la mínima dificultad por debajo de la cinta del sujetador y de la copa habremos escogido correctamente.

Hay muchos tipos de sujetadores, cada uno para una ocasión, maternidad, lactancia, deporte, de fiesta, para dormir pero todos ellos deben quedar como una segunda piel.

Sobre el uso de sujetadores para dormir he visto opiniones para todos los gustos, pero he encontrado cierta información que alerta de que son perjudiciales porque al utilizarlo tantas horas, de día y de noche, se está bloqueando la libre circulación de la linfa y la sangre y no se pueden liberar las toxinas, acumulándose en los pechos y pudiendo provocar retención de líquidos o enfermedades. Es verdad que cuando se tiene mucho pecho resulta más cómodo dormir con sujetador pero por si acaso será mejor buscar uno que no oprima mucho.

Así que vamos a empezar a plantearnos el uso de la talla de sujetador correcta como algo más serio que la estética o la moda ¿no te parece?

Publicidad
Publicidad