PREVIOUS_POST

Intolerancia a la Histamina. Dieta y Suplementos adecuados

Mikel García Iturrioz Misohi Nutrición
4 Dec 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Durante una respuesta alérgica, el sistema inmunitario del cuerpo reacciona liberando varios compuestos inmunes para protegerlo de una sustancia extraña que identifica como dañina. Uno de estos compuestos, conocido como histamina, también está comúnmente presente en una variedad de alimentos.

Cuando tenemos demasiada histamina en el cuerpo, debido a la alta ingesta dietética o a la incapacidad de descomponerla, podemos experimentar síntomas similares a una alergia

En realidad la intolerancia a la histamina no es una verdadera reacción alérgica. En cambio, se trata de una reacción que algunas personas experimentan a los alimentos que tienen altos niveles de histamina natural.

Sigue leyendo este artículo para aprender sobre las causas de la histamina, sus síntomas de intolerancia o la dieta recomendada en caso de sufrir alergia.

¿Qué es la histamina?

Se trata de un compuesto que se forma en nuestro organismo a través del metabolismo de ciertos aminoácidos, y que también está presente de forma natural en muchos alimentos que consumimos. Los alimentos con largas maduraciones presentan mayores concentraciones en histamina.

El consumo de grandes cantidades de histamina, más de 100 mg, puede provocar una reacción adversa leve. En cambio, cantidades mayores de 1000 mg pueden conducir a la intoxicación por histamina.

La intolerancia a la histamina

En condiciones óptimas, la histamina, producida en el cuerpo o ingerida a través de los alimentos, se descompone por dos enzimas: histamina-N-metiltransferasa (HNMT) y diamina oxidasa (DAO). Si estas enzimas no se producen en cantidads suficientes, se afecta su normal funcionamiento (por ejemplo, por determinados fármacos) o la ingesta a través d ella dieta es elevada pueden acumularse niveles altos de histamina en el organismo. Cuando aumentan los niveles de histamina o la capacidad de descomponerla no funciona de manera adecuada, un individuo puede experimentar intolerancia, que generalmente se presenta como una reacción con síntomas similares a una alergia.

Asimismo, algunas personas pueden tener una mayor sensibilidad a las aminas biogénicas como la histamina. Los factores que se han asociado con un mayor riesgo de intolerancia a la histamina son los siguientes:

  • Condiciones gastrointestinales (Enfermedad de Crohn, úlceras gástricas y de colon, gastritis, síndrome del intestino irritable…).
  • Otras condiciones de salud (enfermedad coronaria, hipertensión, enfermedades respiratorias, etc.).
  • Deficiencia de vitamina B12.
  • Ciertos medicamentos que pueden inhibir la actividad de las enzimas que degradan la histamina. Por ejemplo, acetilcisteína, metamizol, metoclopramida, metronidazol o verapamilo.

Las afecciones de los mastocitos que aumentan la secreción de histamina también se asocian comúnmente con síntomas de intolerancia. Los mastocitos, que se encuentran en todo el cuerpo, son células involucradas en la respuesta inmune innata y son la fuente principal de histamina en los intestinos. Cuando los receptores inmunes específicos detectan una sustancia extraña en el cuerpo, los mastocitos secretan compuestos inflamatorios como la histamina, en forma de respuesta protectora.

Concretamente, la activación de los mastocitos se caracteriza por un aumento de los niveles de histamina en plasma y orina. Varias condiciones están asociadas con la activación de mastocitos, por ejemplo:

  • Alergias mediadas por inmunoglobulina E (IgE) y otras hipersensibilidades.
  • Condiciones atópicas.
  • Mastocitosis.
  • Trastornos primarios de mastocitos.

Síntomas de la intolerancia a la histamina

Los síntomas de intolerancia a la histamina pueden ser muy variados, siendo estos algunos de los más comunes:

  • Arritmia.
  • Asma.
  • Diarrea.
  • Enrojecimiento.
  • Dolor de cabeza.
  • Hipotensión.
  • Síntomas de rinoconjuntivitis (por ejemplo, congestión nasal, goteo posnasal, estornudos).
  • Prurito (picazón en la piel).
  • Urticaria.

Dieta libre de histamina

El apoyo dietético para la intolerancia a la histamina debe incluir una dieta libre de histamina. Un estudio examinó los efectos de una intervención de dieta libre de histamina de cuatro semanas en 22 adultos con urticaria crónica (UC). Se trata de una afección cutánea común caracterizada por episodios de marcas rojas e hinchazón que duran más de seis semanas. El estudio encontró que, en comparación con el valor inicial, los niveles plasmáticos de histamina se redujeron significativamente después del cumplimiento de la dieta.

Además, la puntuación de gravedad de la urticaria y la puntuación de la actividad de la urticaria disminuyeron después de la intervención. Esto sugiere que una dieta libre de histamina puede ayudar a mejorar los síntomas asociados con la ingesta de histamina en la dieta o la intolerancia a la histamina, como la UC.

La investigación también sugiere que seguir una dieta reducida en histamina puede aumentar los niveles de la enzima DAO. Un grupo de individuos diagnosticados con intolerancia a la histamina siguió una dieta reducida en histamina durante un promedio de 13 meses. Los resultados demostraron que el aumento de los niveles de DAO se correlacionó con el grado de cumplimiento de la dieta. Después de eliminar los alimentos con alto contenido de histamina se pueden determinar los niveles de tolerancia individuales, reintroduciendo lentamente los alimentos para detectar posibles reacciones.

Ciertos alimentos pueden aumentar los niveles de histamina, como fuente dietética o liberándola en el cuerpo. Es importante tener en cuenta que los estudios han encontrado niveles inconsistentes de histamina en varios alimentos. Los niveles de histamina pueden fluctuar en función de la madurez, el almacenamiento y el procesamiento de los alimentos.

Además, se deben considerar los métodos que rodean la preparación de alimentos. Los investigadores han sugerido que consumir alimentos lo más frescos posible y hervidos en lugar de fritos puede ayudar a reducir la ingesta de aminas biogénicas como la histamina. Asimismo, se ha descubierto que los alimentos en mal estado tienen altos niveles de histamina, por lo que es importante tener en cuenta al consumir las sobras, especialmente las de pescado.

Según la investigación actual, los alimentos y bebidas ricos en histamina incluyen:

  • Bebidas alcohólicas fermentadas (vino, cerveza, sidra).
  • Quesos añejos.
  • Alimentos enlatados, encurtidos y fermentados.
  • Productos ahumados, como salchichas, jamón, tocino o salami.
  • Legumbres, como garbanzos, soja y lentejas.
  • Vinagre.
  • Mariscos.
  • Muchas comidas preparadas.
  • Alimentos fermentados y productos lácteos, como yogurt y chucrut.
  • Bocadillos salados.
  • Dulces con conservantes.
  • Chocolate y cacao.
  • Té verde.
  • La mayoría de las frutas cítricas.
  • Piña.
  • Aguacate.
  • Conservas de pescado, como caballa y atún.
  • Cacahuetes.
  • Espinacas.
  • Tomates.
  • Plátanos.
  • Berenjena.
  • Fresas.
  • Guindas.
  • Chile en polvo.
  • Canela.
  • Clavos de olor.

Suplementos apropiados

Algunas personas con intolerancia a la histamina pueden beneficiarse al tomar un suplemento de enzima DAO, como DAOSIN. Asimismo, ciertos nutrientes, como el cobre, vitamina B6 y vitamina C, pueden ayudar a apoyar la degradación de la histamina.

Para terminar, si sospechas que puedes tener intolerancia a la histamina, habla con tu médico sobre la incorporación de una dieta libre de histamina y estos nutrientes.

Referencias

1. Chung, B. Y., Park, S. Y., Byun, Y. S., Son, J. H., Choi, Y. W., Cho, Y. S., Park, C. W. Effect of different cooking methods on histamine levels in selected foods. Annals of Dermatology. 2017; 29(6), 706–714.

2. Dougherty, J. M., Alsayouri, K., & Sadowski, A. (n.d.). Allergy. In Stat Pearls [Internet]. Treasure Island, FL: StatPearls Publishing.

3. Fong, M., & Crane, J. S. (2019). Histology, Mast Cells. In StatPearls [Internet]. Treasure Island, FL: StatPearls Publishing.

4. Kovacova-Hanuskova, E., Buday, T., Gavliakova, S., & Plevkova, J. Histamine, histamine intoxication and intolerance. Allergologia Et Immunopathologia. 2015; 43(5), 498–506.

5. Lackner, S., Malcher, V., Enko, D., Mangge, H., Holasek, S. J., & Schnedl, W. J. Histamine-reduced diet and increase of serum diamine oxidase correlating to diet compliance in histamine intolerance. European Journal of Clinical Nutrition. 2018; 73(1), 102–104.

6. Maintz, L., & Novak, N. Histamine and histamine intolerance. The American Journal of Clinical Nutrition. 2007; 85(5), 1185–1196.

7. Martin, I. S. M., Brachero, S., & Vilar, E. G. Histamine intolerance and dietary management: A complete review. Allergologia Et Immunopathologia. 2016; 44(5), 475–483.

8. Reese, I., Ballmer-Weber, B., Beyer, K., Fuchs, T., Kleine-Tebbe, J., Klimek, L., Worm, M. German guideline for the management of adverse reactions to ingested histamine: Guideline of the German Society for Allergology and Clinical Immunology (DGAKI), the German Society for Pediatric Allergology and Environmental Medicine (GPA), the German Association of Allergologists (AeDA), and the Swiss Society for Allergology and Immunology (SGAI). Allergo Journal International. 2017; 26(2), 72–79.

9. Sánchez-Pérez, S., Comas-Basté, O., Rabell-González, J., Veciana-Nogués, M. T., Latorre-Moratalla, M. L., & Vidal-Carou, M. C. Biogenic Amines in Plant-Origin Foods: Are They Frequently Underestimated in Low-Histamine Diets? Foods. 2018; 7(12), 205.

10. Son, J. H., Chung, B. Y., Kim, H. O., & Park, C. W. A histamine-free diet is helpful for treatment of adult patients with chronic spontaneous urticaria. Annals of Dermatology. 2018; 30(2), 164–172.

Publicidad
Publicidad