PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Limpiando mi Entorno

Begoña Díaz El blog de Básico con Estilo
5 Aug 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1408-bce-limpiando-entornoYa es recurrente que entre mis amigas conversemos un tema del cual me imagino que también pudiste haber ya hablado, y es lo que llamo "hacer limpieza de entorno".

Creo que llega un momento en la vida que necesitas, mereces rodearte y compartir con personas que realmente te quieren por lo que eres, no por lo que tienes ni por lo que puedes ofrecerles. Eso fue lo que me pasó a mí y a muchas amigas con las que hemos analizado el tema.

Pienso que es parte del crecimiento y que lleva a abrir los ojos ante esas personas, que aunque no las considero ser malas o perversas, claramente no calzan con tu plan de vida, ni con tus principios ni valores.

Me sucedió hace un tiempo cuando comencé a analizar quienes eran mis amigos, esas maravillosas personas que están contigo en las buenas y en las malas distinguiéndolas de los que solamente te buscan cuando necesitan algo, ofreces algún panorama entretenido o bien, personas que dicen ser tus amigos pero la verdad que no se comportan como tales.

Analizar situaciones que no te cuadran, como por ejemplo, cuando cuentas que tienes un problema. ¿Qué es lo que te dicen? Algo como: ¡Ánimo que vas a estar bien! O un poco efusivo: ¡qué lata! Esas conductas son las que te hacen click, o al menos, a mí comenzaron a hacérmelo.

Y así es como empieza la limpieza de entorno.

Con algunas personas claramente es bueno conversar y manifestar lo que piensas para solucionar malos entendidos o para no desaparecer del mapa tan abruptamente, pero hay otras con las que recomiendo no desgastarse. No es que diga que uno es mejor, sino que simplemente distinta.

Uno piensa, pero si éramos tan amig@s y ¿qué pasó?

Pasó que solamente te diste cuenta que estás en otra parada. Yo literalmente huyo de las personas que hablan de los demás sin siquiera saber la historia que hay detrás de cada uno, que arman "cahuines" sin pensar en las consecuencias,  y de quienes llaman estrictamente cuando necesitan algún favor. Creo que ese es el perfil de quienes no quiero tener a mi lado por ningún motivo.

Y es que uno no puede juzgar, solamente dar un paso al lado y seguir. Tal vez sus mundos son tan pequeñitos que necesitan estar pendientes de lo que el resto hace, quién sabe qué es lo que pasa por sus cabezas o qué es lo que los motiva. Sin duda que es para que un psicólogo nos de su opinión.

El otro día una amiga muy querida me envío unas palabras de Meryl Streep que consideré majestuosamente sabias y las comparto:

"Ya no tengo paciencia para algunas cosas, no porque me haya vuelto arrogante, sino simplemente porque llegué a un punto de mi vida en que ya no puedo perder más tiempo con aquello que me desagrada o hiere. No tengo paciencia para el cinismo y exigencias de cualquier naturaleza.
Perdí la voluntad de agradar a quien no agrado, de amar a quien no me ama y de sonreír a quien no quiere sonreírme.
Decidí no convivir más con la pretensión, hipocresía, deshonestidad y elogios baratos. No consigo tolerar la erudición selectiva y la altivez académica. Creo en un mundo de opuestos y por eso evito personas de carácter rígido e inflexible. En la amistad me desagrada la falta de lealtad. No me llevo nada bien con quien no sabe elogiar e incentivar.
Tengo dificultad para aceptar a quien no quiere a los animales. Y ya no tengo paciencia para quien no merece mi paciencia".

Es tan sano poder elegir con quienes quieres compartir tu vida, tus noticias, tu felicidad, problemas, inquietudes y "peladas de cable".

Yo lo hice y se siente genial.

Me rodeo con quienes quiero y me quieren, así de simple.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Begoña Díaz (@basicoconestilo), blogger de www.basicoconestilo.com Más información enFacebook.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Míriam

Míriam

Secretaria Delegación, Grupo Puentes

Begoña, este post me ha dado mucho que pensar, gracias; y Rosa, tienes razón con esta última frase tuya; quizá por eso me encuentro que estas personas de las que me he intentado apartar adrede vuelven a mi vida. La verdad que mis relaciones sociales son mi punto más flaco y me trae muchos quebraderos de cabeza estar con quien quiero, demostrar cómo me siento... y luego me culpo porque eliminaría personas que sé que me quieren, que están en mi círculo más cercano, y siento que no me aceptan.
Básico con Estilo blog
Sin duda no es fácil comenzar a hacerlo pero debemos partir por preguntarnos con quienes queremos realmente compartir nuestra vida, nuestras alegrías y nuestros triunfos. Cuando tenemos todo eso más claro ya no se vuelve tan difícil, y es increíble como todo después fluye. A por eso!
Susana Pérez Casado
Alguien que te pregunta por tu vida solo por cotillear y no porque le importa, no es una amiga. El que no te escucha cuando le estás contando lo mal q te sientes por algo, no merece tu tiempo. El que contesta con frases hechas ante un momento de debilidad, como "animo, se fuerte", y luego desaparece, no te quiere como amiga, solo para que la hagas compañia...
Publicidad