PREVIOUS_POST

Cómo cambiar el chip cuando comienzas a dudar de ti

Begoña Díaz El blog de Básico con Estilo
29 Oct 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Así es, hay momentos en la vida que comienzas a dudar... ¿De quién? De ti.
Esos minutos que pasan por nuestra cabeza mil pensamientos en donde sin querer nos atacamos pensando que como las cosas no resultan tan rápido como queremos o cuando no obtenemos las respuestas que necesitamos para dar rienda suelta a nuestras ideas o proyectos, no somos capaces de lograrlas.

Muchas veces me he dado cuenta de que esos pensamientos me invaden y es en ese preciso instante cuando al notarlos me digo: ¡Basta!


También te puede interesar...


¿Por qué tenemos que dudar de nuestras capacidades? Creo que debemos hacer todo lo contrario, y es estar seguras de quienes somos, mujeres super power como me gusta decir, mujeres con talentos y miles de habilidades que nos hacen lograr lo que queremos y nos proponemos.

Tal vez es cuando necesitamos una dosis de paciencia para esperar los resultados que anhelamos, mucha respiración para que no nos invada el caos y una buena dosis de seguridad.

Pensemos en todo lo bueno que tenemos que ofrecer, todo lo que hemos logrado en la vida no ha sido gratis sino que solamente fruto de nuestro esfuerzo, tenacidad y perseverancia.

Un día pensé que debía materializar todo lo que pensaba con respecto a mí misma, ¿y sabes lo que hice?

Agarré lápiz y papel y comencé a hacer una lista (soy una fanática de las listas porque me ayudan a visualizar mejor las cosas que por ejemplo debo realizar) y pensé en todas mis virtudes, enumerándolas. Al principio no fue nada fácil pero después comencé a escribir y pude notar que tenía un número bastante más elevado del que pensaba.

Luego, hice una lista con mis carencias o lo que bien sabía que quería cambiar y así he ido trabajándolas. De a poco trabajando en ellas pero ya estoy consciente de que las quiero cambiar, lo que es un paso avanzado.

No dudemos de nuestra capacidad porque las cosas no resultan como queremos. Querámonos como somos que tenemos mucho por lo que valemos.

¡A trabajar el amor propio!


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:

Publicidad
Publicidad