PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Aprendí a decir NO

Begoña Díaz El blog de Básico con Estilo
17 Sep 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1409-bce-noPor muchos años viví pendiente de que todo mi entorno familiar, laboral y de que amistades funcionaran perfectamente, según mi punto de vista, claro.

Por ejemplo, desde pequeña, si mis padres discutían, yo me sentía responsable de tener que solucionar la situación para que no llegara a un punto más delicado.
O bien, si mis hermanas tenían algún punto en el que no lograban llegar a común acuerdo, yo partía inmediatamente a hablar con ambas y así mediaba con la resolución del problema.

Si alguien me pedía algo, yo no sabía decir que no, siempre decía que sí aunque eso implicara postergar algo importante que tenía que hacer o algo que modificar en mi día....hasta que un día dije: ¡No Más!

Fue un largo proceso en el que me sentía la mujer más mala del planeta al pronunciar la palabra NO a quien me pedía algo que significara modificar mis actividades, tampoco llegando al punto de convertirme en alguien completamente egoísta que solamente pensara en mi misma, sino que estaba tratando de lograr un equilibrio, el cual definitivamente necesitaba de manera urgente, sino terminaría convertida en alguien que funcionaba, vivía, se organizaba y respiraba por los demás.


Te puede interesar...


Fueron semanas intensas de análisis y observación, debo reconocerlo, porque me cuestionaba todo el día mi actitud tan drástica ¿sería la más favorable para mí y para el resto?. Lo que me sirvió fue saber establecer los límites para así dejar la culpa a un lado, regalarme un poco de tiempo, pensar y respetar lo que yo realmente quiero y no sentirme obligada a justificar mi decisión ante el resto. Teniendo eso en claro, cada vez se hizo todo más fácil.

Definitivamente ha sido uno de los grandes cambios que he realizado y la mejor decisión para muchas cosas, me saqué un tremendo peso de encima y ahora soy mucho más sincera conmigo, no es que los problemas ajenos me resbalen pero comprendí que todos tenemos nuestros conflictos y temas, los cuales son suficientes para querer cargar y solucionar los del mundo entero, nunca más me involucré en una pelea que no fuese conmigo directamente y dejé de ser la "armonizadora" de ambientes.

De seguro que te ha pasado más de alguna vez esto...¿Qué haces en esos casos?


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Begoña Díaz (@basicoconestilo), blogger de www.basicoconestilo.com Más información en Facebook.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
ANA ISABEL ELVIRA ESTEBAN

ANA ISABEL ELVIRA ESTEBAN

Docente, Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid

Creo que somos unas cuantas las que nos encontramos en ese proceso y nos vemos identificadas con tus palabras. Yo también pienso que es necesario decir NO, pero también veo que implica tiempo y requiere una cierta dosis de valentía por lo implica, al menos en mi caso concreto, de traición a mí misma.
Básico con Estilo blog
Mil gracias bellas por sus comentarios. Por lo que veo somos varias en la misma situación. Vamos que se puede! Un fuerte abrazo para cada una de ustedes.

Bego
Inma Ochoa Balmaseda

Inma Ochoa Balmaseda

Actriz en "Un Día Perfecto"., Micro Teatro por Dinero

Hola, Womenalias.
Hola, Begoña:
Qué interesante este artículo!En estos momentos, estoy en ese punto del aprendizaje de decir que NO, en el que todavía me altero ,doy rodeos en la conversación,ó me detengo a valorar una oferta de trabajo, que por no extenderme,nadie en su sano juicio consideraría.
Creo que me voy a proponer, decir primero NO, y después, llegado el caso, dar las expicaciones. Glups! Creo que ya me está dando la ansiedad...
Publicidad