NEXT_POST

Mis 6 Tips para escribir bien...y contar historias

Marita Seara Fernández Ediciones Bolboreta. La aventura de la creación
6 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail
Estuve escarbando en el pasado, en el polvo, en los cajones, en mis escondites. He estado sentada por días, por horas, leyendo mis relatos, mis poemas de hace muchísimos años. Me ha invadido la curiosidad. Decidí que era hora de editar y rescatar algunos de estos escritos. Así que decidí unirme a varios grupos de escritura en Facebook y ver qué se movía por allí.
 
Estar en estos grupos te permite contextualizar el mundo de la escritura novel, obtener ideas y herramientas que te facilitan la creación y la organización, pero también te permite evaluar el nivel, la creatividad, las ideas que pululan por ahí. Se publican muchas cosas maravillosas. Sí. Hay muchísima creatividad volando por ahí. Sí. Hay muchas ganas de escribir lo que nos invade en el cerebro, lo que no nos deja dormir, lo que nos eriza. Pero…Acompaño el “pero” del punto seguido, del punto y aparte, de los dos puntos o de los puntos suspensivos….
…me pregunto:
 
1. ¿Estamos preparados para contar nuestras historias?
2. ¿Estamos preparados para enganchar a nuestros lectores?
3. ¿Estamos seguros de que estamos contando una historia diferente o que la historia ya contada por muchos la estamos contando de otra manera?
4. ¿Sabemos contar nuestras historias?
 
Uffffff. Miles de preguntas pueden invadirnos. Así que decidí escribir este pequeño artículo y contaros la preparación que a lo largo de estos años he tenido. Lo que no significa que yo sea la perfección, pero sí creo que puede ayudaros en el proceso de creación y, sobre todo, a tener un sentido crítico con vosotros mismos. Y esto es para todo escritor, periodista, copywriter...es decir, todos aquellos que escribimos creativamente.
 

Mis ejercicios

1

Escribir un texto sin una vocal
Cuando aún estudiaba, en mi Caracas nostálgica -aquella que todavía nos hacía soñar- trabajé en una agencia de publicidad llamada Atema. No sé si todavía existe, la verdad, pero el creativo (hoy día se dice Copywriter) en ese momento era Don Fernando Cuevas. Chileno. Maravilloso. Él me ponía a escribir sin vocales. Sí. Realmente creo que es un buen ejercicio:
 
Escribid un texto sin una vocal. Podéis comenzar a escribir sin “a”, otro sin “e”. Pero no hagáis trampa. No escribáis dos líneas. Escribid un buen párrafo creativo..
 
Foto de Marita Seara

2

"Copiad" el estilo de un autor
Este ejercicio también era obra de Don Fernando. Tuve que escribir una página "copiando" (o mejor dicho, tomando como modelo...para que no de paso a confusiones) el estilo de García Márquez y de Kafka. A ver. No copiéis un texto, o leáis un texto de uno de vuestras autoras o autores preferidos y solo cambiad un poco. ¡No!. No hagáis esto. Es preferible que busquéis una autora o autor que os guste mucho, que admiréis. Y esa idea que tenéis, escribidla al estilo de vuestra autora o autor preferido.
 
Claro, no nos convertiremos en García Márquez. La idea es estudiar cuáles son los elementos que definen el estilo de la autora o autor que pensáis tener como modelo y entonces utilizarlos en vuestro escrito.
 
Don Fernando me decía que esto me ayudaría a conseguir mi propio estilo. Yo copiaba estos estilos porque realmente amaba en ese momento (y amo) a estos autores. Pero también me gustaría probar con Kundera o con Rosa Montero o con Elena Quiroga….
 

3

¡A estimular nuestros sentidos!
Anota absolutamente todas las ideas… aunque sea una locura.
 
Anotad todo lo que se os ocurra. Una frase, una situación, una palabra que escuchasteis, un sentimiento hacia una persona…un sueño. Sí. Un sueño. Soy de las que sueña mucho (dormida…aunque también despierta) y siempre que lo recuerdo me asombro del valioso material que se desprende de ellos. Utilizad esto también. Es fascinante escudriñar en lo onírico y a partir de ahí comenzar a escribir…..
 
Yo prefiero utilizar una libreta, pero podéis utilizar cualquier aplicación en vuestro teléfono. Está por ejemplo Evernote, que os permite además guardar artículos que habéis leído, páginas de internet, imágenes, etc. Es importante tener en cuenta todo lo que nos influencia. No solo la palabra, no solo un texto, también un vídeo, una foto, una película, un sentimiento, un paisaje….Debemos estimular nuestros sentidos
 

4

Escritura automática
Anotar tus ideas te estimula. Puedes anotar las ideas que te vienen en relación a ese estímulo del cual hablamos en el punto anterior. Pero, ¿qué pasa si no tienes una idea?.
 
Muy sencillo. Os cuento lo que he hecho. Me encierro aislada de todo: de familia, de televisión, de redes sociales, de teléfono, de obligaciones….Y solo escribo lo que me viene en mente aunque sea estúpido. Trato de pensar en cosas que quiero hacer o pensar en esas palabras y sentimientos que me entusiasman o me entristecen (de aquí se saca mucho)….
 
Paréntesis 1:
Hubo un tiempo en que andaba muy triste por la vida. Aprovéchalo. Quizá es cuando más escribimos porque es cuando estamos en contacto profundo con nosotras mismas. Con lo que odiamos, con lo que amamos, con lo que anhelamos….
A partir de esas palabras o frases, escribe lo que se te ocurra. Aunque sea absurdo. Yo suelo escribir así muchas veces. Encontrarás el camino a lo que quieres escribir.
 

5

Te encargaron un artículo, un texto, un ensayo...¿El título primero?
¿Qué pasa si te encargaron escribir sobre un tema en especial? ¿Y qué pasa si te dan el título de una vez?. Odio que me den el título, la verdad. Pero cada quien crea sus pautas. El título está bien porque te orienta. Pero debes investigar. Eso primero que nada e imbuirte en todo lo que lees. Debes buscar todas las fuentes  y todas las corrientes posibles. Y es entonces cuando podrás escribir algo lo más objetivamente posible, sobre todo,  cuando hablamos de diferentes opiniones e ideologías (es decir, si se trata de un artículo periodístico o un libro documental). Pero eso va con todo porque escribir significa contextualizar esas ideas, esas palabras y debes investigar ante todo...
Foto de Marita Seara
Particularmente, yo debo olvidarme del título. Porque es algo que me presiona. Lo utilizo solo como referencia para saber qué quiere quien me encarga el trabajo y en base a ello desarrollo mi artículo. Pero, estás en libertad, de ofrecerle otros títulos paralelos. Lo peor que puede pasar, es que te digan: No, quiero mi título.
 
Paréntesis 2:
Cuando yo pautaba los periodistas para la revista que dirigía, lo primero que hacía era investigar, enmarcar la pauta en un contexto e indicar los puntos que quería desarrollar. Hasta les indicaba algunas preguntas e incógnitas que quería resolver. Pero dentro de este marco, les daba la libertad ya que se supone que tú confías en la experiencia y las fuentes de la o el periodista a quien le pautas el trabajo.
 

6

Por favor. Leed mucho.
No solo libros, leed ensayos, artículos…todo lo que os guste. Leed mucho para corregir los errores que tenéis en la redacción, por ejemplo, pero también para evitar errores gramaticales, ortográficos. Esto es muy importante. Releed una y otra vez lo que escribís.
 

¿Qué has hecho tú para escribir mejor o encontrar tu propio estilo de contar historias?

Te dejo aquí una INFOGRAFÍA que creé para que visualices mejor los consejos. Cualquier cosa, no dudes en escribirme. 

Infografía realizada por Marita Seara

Publicidad
Publicidad