NEXT_POST

Sobre la Brecha Salarial entre hombres y mujeres

E.T. E.T. Rompiendo el techo de Cristal
24 Dec 2013 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1312-et-igualdad-salarialSiempre me ha gustado mucho leer y escribir por eso, tras estudiar una carrera económica & MBA y trabajar 25 años, me animé a cursar el master en estudios de la Mujer, que pretende acercarse a una visión del mundo desde la perspectiva femenina.

El tema que hoy vamos a tratar es el de la brecha salarial entre hombres y mujeres en Europa, con especial hincapié en España, nuestro querido país mediterráneo del sur. En Europa, las mujeres ganan de promedio 16% menos que los hombres y en España la cifra ronda el 16'2%, o sea, en línea (Eurostat 2011).

La Comisión Europea especifica en su informe anual que, en ciertos casos, las mujeres y hombres no reciben los mismos salarios a pesar de realizar el mismo trabajo o trabajo del mismo valor. Y uno de los principales motivos es porque realizan diferentes trabajos en diferentes sectores de actividad económica: aproximadamente el 80% de los trabajadores en la sanidad y el trabajo social, son mujeres. Y estos, a su vez, son los sectores que tienen menores salarios que los sectores dominados por hombres y que resultan compatibles con sus responsabilidades familiares.

Mujeres y hombres tienen diferente acceso al desarrollo profesional y al entrenamiento en su carrera. Las Mujeres están infra-representadas tanto en la política como en la economía. Sólo el 32% de los científicos e ingenieros en Europa son mujeres. Y las mujeres sólo tienen acceso al 15'8% de los puestos de consejeros en los consejos de administración de las mayores empresas cotizadas en Bolsa en Europa, donde en sólo el 3'3% de los casos son presidentes.

Esta brecha salarial femenina todavía se incrementa más cuando tienen hijos y tienen trabajos a tiempo parcial: en 2010, las mujeres empleadas en Europa con niños dependientes era sólo del 64'7% comparado con el 89'7% de hombres con niños.

Reducir la brecha salarial ayudaría a reducir los niveles de pobreza e incrementaría los ingresos de las mujeres durante toda su vida. Porque las mujeres tienen, cada vez más, grandes expectativas sobre su vida profesional y, si las empresas quieren atraer al mejor talento (a veces, sinceramente, lo dudo), la igualdad en el trabajo es una obligación. Muchas mujeres tienen habilidades y capacidades infrautilizadas. Y todos somos conscientes de que las empresas que crean planes de igualdad en el trabajo también son las mejores para trabajar, seas hombre o mujer. La igualdad de género es fundamental para conseguir no sólo crecimiento del empleo sino también competitividad y recuperación económica.

La Comisión Europea tiene como objetivo estrechar la brecha salarial a través de medidas legislativas y no-legislativas con la "Estrategia para la igualdad entre mujeres y hombres 2010-2015" y establecer acciones en cinco áreas: la economía y el mercado de trabajo, igual salario, igualdad en las posiciones senior, eliminar la violencia de género y promover la igualdad en todos los países de la Unión Europea. La igualdad de género y hacer mejor uso de los talentos y habilidades de las mujeres son básicos para reducir la brecha salarial y conseguir los objetivos de la Estrategia Europa 2020; y ello se concreta en conseguir una ocupación del 75% para todas las mujeres entre 20 y 64 años en Europa.

Y ahora analicemos las estadísticas desde diferentes puntos de vista, ¿o no?
El 18 de febrero 2013, sendos artículos en la prensa escrita española señalaban que lejos de disminuir, la brecha salarial entre hombres y mujeres ha aumentado en España donde las mujeres ganan un 22'55% menos de media al año (aproximadamente 5.744 euros menos) por un trabajo de igual valor. Esta desigualdad se da principalmente en el sector privado donde estas diferencias aumentan porque los hombres reciben más complementos salariales por disponibilidad, fines de semana y noches. Por supuesto también hay diferencias por Comunidades siendo Navarra (25'15%), Aragón(25'41%) y Asturias 25'31%) donde hay más desequilibrio y Canarias (16'13%), Baleares (14'66%) y Extremadura (14%) donde hay menos.

Los sindicatos mayoritarios en nuestro país también analizan esta situación: mientras que UGT piensa que, para lograr la misma retribución, las mujeres deben trabajar 82 días más al año (según los últimos datos del INE 2010), dado que todavía el trabajo de las mujeres se considera algo "secundario y complementario" a los ingresos familiares; CCOO apunta que el 47% de las trabajadoras percibe un salario que no llega a 15.000 euros al año y propone cláusulas de acción positiva para la promoción y formación así como negociar planes y medidas en las empresas y combatir los estereotipos y roles de género, que condicional en general la participación profesional de las mujeres y reproducen la división sexual del trabajo.

Por último, el prestigioso Índice Laboral Manpower sobre la desigualdad salarial por razones de sexo, es todavía más concluyente y afirma que las mujeres ganan un 34% menos que los hombres y especifica que este ratio sólo es del 10'7% en el sector público pero puede llegar a ser del 50% en el sector privado. Y, no sólo eso, sino que la desigualdad se acrecienta a medida que aumenta los años de experiencia laboral. Y además, esa desigualdad salarial ocurre tanto si trabajas más horas como menos: en las jornadas de más de 45 horas, los hombres cobran un 55% más de media que las mujeres y, en las jornadas de menos de 30 horas, los hombres también gana de media un 45% que las mujeres.

La desigualdad salarial sólo se reduce al 15% en el caso de las ejecutivas, es decir, a mayor responsabilidad, menos desigualdad salarial entre hombres y mujeres. Por sectores, en el industrial, los empleados cobran de media 65% más que las empleadas, porcentaje que disminuye hasta el 57% en los servicios privados, un28% en los servicios colectivos y un 22% en el sector primario. Por tamaño de empresa, las diferencias salariales se acentúan en las empresas más pequeñas y más grandes, no así en las de 20 a 49 trabajadores. Este informe explica que no sólo existe una estructura ocupacional femenina diferente a la masculina sino que afirma que las mujeres trabajan, de media, jornadas laborales más reducidas y poseen un nivel de formación más elevado que los hombres, aunque menos años de experiencia en el mercado.

E.T.


*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Mónica Pinto Merlos

Mónica Pinto Merlos

Diseñadora Gráfica, Womenalia

A lo largo de la historia, los datos sobre la situación de la mujer, en este caso datos sobre la vida profesional, han ido cambiado de forma positiva, mayormente gracias a mujeres, sobre todo, que han sido capaces de vivir la vida de una forma activa y poco a poco han ido cambiando nuestro lugar en el mundo. Necesitamos mentes intelectuales que nos aporten datos y conocimientos, ¡gracias por el artículo!, el segundo paso es llevar a cabo las ideas, ejecutarlas y manifestarlas en la vida pública.
No puedo dejar de pensar en el libro de "Cándido" de Voltaire cuando acaba con la frase metafórica de "Hay que cultivar nuestro jardín" hay que hacer/actuar algo útil para la humanidad. Preocuparnos por lo que nos rodea es el principio para llegar a conseguir una vida más prospera.

Gracias por el artículo, muy revelador!!!
Pilar Roch

Pilar Roch

CEO, ideas4all Innovation

Gracias por este fantástico post E.T. La verdad es que la brecha salarial es un tema que sin duda con Voluntad por parte de las empresas se podría solucionar fácilmente pues es objetivo y cuantificable. No tiene ningún sentido que una persona sea peor remunerada que otra por razón de su sexo, ni de su raza ni de sus creencias religiosas.
Obviamente igualar el salario al alza de las mujeres en una compañía resultaría muy gravoso para las empresas, pero ¿Y si repartimos la diferencia entre uno y otro para que puedan ganar lo mismo sin perjudicar a la cuenta de resultados de la compañía al no incrementar sus costes salariales?, Estaríamos dispuest@s a eso?, Muchas mujeres podrían tener esposos que también podrían ver reducido su salario, pero sin duda sería justo.
Deberíamos conocer exactamente cual es la brecha salarial y numérica ( número de mujeres y hombres trabajando en cada nivel de la organización) de cada compañía y tomar nuestras decisiones de compra en función de estos y otros indicadores como cuidado del medio ambiente, o buenas prácticas mercantiles. A día de hoy los productos son muy similares en precio y accesibilidad ( y por supuesto en sus características propias) y nuestras decisiones de compra deberían poder tener en cuenta otros aspectos como estos. ¿Por qué no hablar de esto al lado de los ingredientes de los productos, su lugar de procedencia o el cumplimiento de determinadas normas de calidad?, No sería una mala idea no?, a qué no?, quizá, como los ingredientes sólo lo leeríamos una parte de la población , en el caso de los primeros, las madres de niños alérgicos por ejemplo, y en el caso de los segundos, Quizá el 50% de la población?
Feliz día de Reyes!
Cristina Castro

Cristina Castro

Product manager, Womenalia

Leer este post es tan interesante como triste, porque los datos son bastante desalentadores. Esperemos que la estrategia de la Comisión Europea de sus frutos, ¡muchas gracias E.T., qué intriga por saber quién está detras de estas siglas!
Publicidad