Post
anterior
Siguiente
Post

No consigo centrar la atención en nada

Laura Delgado Cánovas Donde puedo tirar el chicle
5 Dic. 2018 0 comentarios

blogs_image_post_detail

En el post  https://www.womenalia.com/blogs/donde-puedo-tirar-el-chicle/me-aburre-la-rutina te comenté que uno de los enemigos de la creatividad es el tiempo, concretamente la falta de él, en muchas ocasiones, porque no todos somos iguales y la llegada del ¡eureka! no es inmediata en todos los casos.

Piensa en tu llegada de ese ¡eureka, lo tengo!, ¿cuándo se produce? ¿Muy rápido? ¿Te pones a la labor y enseguida entras en ese estado en el que fluyes y además de disfrutar del proceso llegas a conclusiones útiles?, ¿o por el contrario tardas en fluir y además llevas tu atención de una cosa a otra sintiéndote culpable por no poder centrarte en la tarea? Eso da muy mal rollo sí. Conozco la sensación.

Verás te propongo dos conclusiones a las que he llegado, por si te pueden servir a ti:

Conclusión 1. Genera tú mismo las condiciones para fluir creativamente.

No eres un bicho raro si tardas más en fluir creativamente. Tú eres así. Necesitas más tiempo. Pero si necesito más tiempo y hemos dicho que la falta de tiempo es un obstáculo para la creatividad lo llevo mal, ¿no?, fatal. ¿Ves? Tú mismo estás agrandando algo que está en tu mano “domesticar”. No te sigo, dirás. A veces me sucede hasta a mí, no creas. Lo que trato de decirte es que es un obstáculo y tú puedes convertirlo en el obstáculo INSALVABLE o no.

Te voy a contar algo relacionado con los estudios que se han hecho sobre el cerebro, porque al igual que necesitamos conocer nuestro cuerpo para llevarle a nuestro óptimo rendimiento, necesitamos conocer a nuestro cerebro para poder sacar el máximo rendimiento de él.

Parece ser que nuestro cerebro produce actividad eléctrica en forma de ondas y estas ondas cerebrales se clasifican en:

Delta. Emiten cuando estamos dormidos.

Theta. Emiten cuando estamos somnolientos.

Beta: Emiten mientras hacemos cosas ya sea en modo estrés positivo o negativo.

Alfa: Emiten cuando estamos despiertos, con el cerebro activo pero tranquilos.

Por tanto, si te pones a trabajar en Beta en una tarea que te genera estrés positivo (te gusta) o no consigues centrarte en una o esa una te genera estrés negativo (no puedes ni verla), te va a costar pasar a Alfa sin duda alguna, a no ser que le digas a tu cerebro que se relaje cuando te estás concediendo un rato para perderlo, porque no lo estás perdiendo, si no ganando para conseguir fluir.

Consejo: Contempla primero el tiempo que necesitas perder antes de fluir. Sin juzgarte. Quizá sean veinte minutos navegando por los periódicos digitales o viendo unos vídeos de música, no pasa nada, más adelante con diez lo más seguro es que te baste. La clave es concederte a ti mismo ese tiempo. Lo sé, no estamos acostumbrados a permitírnoslo, pero seguro que sabes que hay empresas que lo fomentan entre sus empleados: Google, Microsoft… y ¡ojo! No es necesario que la actividad de la empresa sea especialmente creativa, ya que es una técnica que ayuda a trabajar más a gusto y por tanto más, que es lo que quieren oír los de arriba.

Si no te convence lo de las ondas, quédate con la conclusión 2. Aunque creo que no son excluyentes la una de la otra porque ambas se complementan.

Conclusión 2. Enfócate en el porqué estás haciendo las cosas y no en cómo de rápido las haces.

Ser creativo no es crear obras de arte (culinarias, artísticas, literarias…) que a nadie se le hayan ocurrido antes. Ser creativo tiene que ver más con dar respuesta a situaciones que requieren de una en ese preciso momento. Está claro que cuanto más tiempo te encuentres en esas ondas Alfa (por eso digo que ambas conclusiones están relacionadas) más posibilidades creativas tendrás de lograrlo.

Necesitamos tiempo para saber qué estamos haciendo, para reunirnos, ver las posibilidades, los enfoques.. como comenté que hace la metodología Agile en el post https://www.womenalia.com/blogs/donde-puedo-tirar-el-chicle/el-que-a-buen-scrum-se-arrima-solucion-parte-i

Dice Josep María Esquirol en su libro “El respirar de los días” que: “Si nos detenemos también el tiempo se detiene un poco; si nos serenamos el tiempo nos imita. Para pensarlo, primero se ha de parar, por eso se dice lo de pararse a pensar”.

Atiendo en: Laura.delgadocanovas@gmail.com

Publicidad
Publicidad