PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Desprendes energía...

Laura Delgado Cánovas Donde puedo tirar el chicle
13 Mar 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El anterior post https://www.womenalia.com/blogs/donde-puedo-tirar-el-chicle/motivacion-3-0 lo finalizaba diciéndote que, si no te convence la motivación 3.0, no sabes para qué sirve, o no le ves la utilidad... es porque... eres un poquito tierra.

Cuando te digo eso ya te aviso que estoy hablando de energías.

Puede ser que no te hayas planteado aún qué energía desprendes...

... Me refiero a cuando vas por ahí... por la calle... en las reuniones familiares o laborales... en casa con tu pareja e hijos… ¿Qué ofreces los demás? cuando estás solo ¿Qué te ofreces?

Hay cuatro energías: Tierra. Agua. Fuego. Aire.

Verás. Es interesante tenerlas en cuenta porque permiten que nos conozcamos y nos reconozcamos en algunas situaciones en las que negamos nuestros comportamientos: "Qué voy a ser yo ese/esa. Ni de coña", aunque alrededor todos asientan con la cabeza y nos digan: "Sí, sí".

Para identificar tu/s energía/s lee primero lo que cuenta cada una de ellas sobre sí misma.

“Los Tierra pisamos fuerte. Estamos muy apegados a la realidad. Escucharte decir que aquello que nos propones funciona, no nos basta. Necesitamos pruebas de que ya ha funcionado antes para aceptarlo e incorporarlo a nuestro día a día”.

“Los Agua quizá tengamos un exceso de compromiso con el otro, puede que sí, no te digo yo que no, pero... aplicamos “cintura” para movernos por la vida, porque somos flexibles y empáticos; sabemos adaptarnos a cualquier situación”.

“Los Fuego somos combatientes natos. Ponemos foco, coraje, pasión... y no, no estoy de acuerdo en eso de que nos ofuscamos y sentimos rabia y enfado cuando las cosas no van por donde nosotros queremos”.

“Los Aire tenemos ese puntito de falta de practicidad, de desconexión con la realidad... pero ¿y si esto es una ventaja porque nos permite ver los problemas desde arriba o evadirnos de lo negativo cuando es necesario, eh?”.

Y ahora.... Una vez leídas sus características ¿Cuál dirías que predomina en ti?

Puede que seas casi casi un 100% de una de ellas o un 50% de dos de ellas, o un 70% - 30%, o.... puede que en función de la situación en que te encuentres, seas capaz de ser los cuatro, ¡enhorabuena entonces porque ese equilibrio es bastante difícil de conseguir!

Amplía ahora la mirada a tu alrededor

¿Qué energías hay en…

… tu familia?

… tu equipo de trabajo?

… tu (añade lo que consideres)?

Con este post, no pretendo resaltar tus carencias, sino ayudarte a reflexionar acerca de por qué en las reuniones te comportas de ese modo, o en los momentos en que surgen imprevistos... o cuando debes decidir algo...

Te dejo aquí dos consejos para poner en marcha tus neuronas. Luego, los sigues o no, como siempre acostumbro a decirte.

Ahí van:

  1. Observa qué energía predomina en ti o en algunas de las personas que te rodean.
  2. Una vez hayas hecho esto piensa en cómo serían esos momentos o esas relaciones si hubiera más agua, más aire, más fuego o más tierra en ellos. ¿Fluirían más?

Ya lo dijo Antoine-Laurent Lavoisier (1743-1794): “La energía no se crea ni se destruye, sólo se transforma”.

Atiendo en: laura.delgadocanovas@gmail.com

Publicidad
Publicidad