PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Ana María Matute: libertad en estado puro

De womenalia a womenalia De womenalia a womenalia
30 Jun 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1406-waw-ana-maria-matute

"¿Qué es la felicidad? Son momentos. Lo que no existe, creo, es la desgracia continuada, pero la felicidad intensa, como lo que yo he vivido. ¿Todo el rato así? No podría soportarlo".

Esta frase de Ana María Matute me marcó. Y me llenó por dentro. Y es que genialidades como estas no las dice cualquiera. Porque hay gente que pasa por la vida como quien oye llover, y hay gente que vive con mayúsculas; sintiendo cada uno de sus pasos. Y una existencia consciente como esta, intensa y enraizada en lo más profundo de tu mundo interior, nunca pasa desapercibida. Y Ana María Matute tenía tanto de todo esto, que no tardó ni cinco años de vida en demostrárselo al mundo. A esta tempranísima edad ya escribió su primer cuento, ilustrado por ella misma. Y a los 17, ya había dado a luz su primera novela, Pequeño Teatro, que años después se convertiría en Premio Planeta.

Su portentosa imaginación siempre estuvo impresa en casa una de sus palabras. Las historias de los Andersen, Grimm y Perrault, junto con los cuentos fantásticos que le contaba su padre tras sus viajes a Berlín o Londres, conformaron sus principales fuentes de inspiración. Pero además, su condición de mujer que supo enfrentarse a las dificultades de la época, impregnaron de una consciencia realista toda su prosa. Matute vivió la guerra desde la mirada de una niña, y la posguerra como una mujer que tuvo que abrirse camino en un mundo de hombres y cuyas palabras fueron censuradas por la dictadura.

Matute vivió la guerra desde la mirada de una niña, y la posguerra como una mujer que tuvo que abrirse camino en un mundo de hombres

Pero ella era una luchadora. Sufrió mucho y disfrutó mucho. No era mujer de medias tintas. Los años 60 estuvieron marcados por sus problemas matrimoniales y las dificultades para obtener la custodia de su hijo Juan Pablo, que no consiguió hasta que este tuvo 10 años. Una intensa depresión propició un largo silencio y su exilio a EEUU, dejando un amplio legado literario en la Universidad de Boston. Pero volvió, y su retorno fue un inmenso triunfo. En 1996 publicó Olvidado Rey Gudú, una de sus obras más aplaudidas, y fue nombrada miembro de la Real Academia de la Lengua.

Ana María Matute falleció el pasado 25 de junio. Y siempre será recordada como una de las novelistas más importantes de la posguerra española y la tercera mujer en ganar el premio Cervantes, obtenido en 2010. Pero además era comprometida, valiente, irónica, divertida, despistada... Confesaba que no había cosa que le gustara más que un gin-tonic y era fan de Bruce Springsteen. Y sobre todo era una mujer libre. Una mujer que reivindicó su sitio en una sociedad machista y que lo consiguió. Y que incluso en los momentos más difíciles nunca dejó de ejercer su derecho a la libertad, que residía en lo más profundo de su imaginación.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


mujeres-profesionales-aalonso-womenaliapAlicia Alonso es Licenciada en Periodismo y Humanidades por la Universidad San Pablo CEU de Madrid. Actualmente es Social Media Coordinator en Womenalia. aalonso@womenalia.com

Sígueme en TwitterLinkedIn y Womenalia

Publicidad
Cristina Tarodo Pisonero

Cristina Tarodo Pisonero

Redactora, Womenalia

Me gusta tu frase final: "Y sobre todo era una mujer libre. Una mujer que reivindicó su sitio en una sociedad y que lo consiguió". Algo difícil para las mujeres de su época. Muy bonito el post!
Irene Rodríguez Aseijas
"Si no hubiese podido participar en el mundo de los cuentos e inventarme mis propios mundos, me habría muerto" Logró vivir en ellos e inventarlos y gracias a esa magia, no morirá nunca.
Alicia Alonso Soldevilla

Alicia Alonso Soldevilla

Social Media Coordinator, CM y redactora , Womenalia

Muchas gracias Mónica. Me alegro que te guste. Nunca olvidaremos a Matute...¡Un abrazo!
Publicidad