PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Si la vida te da limones aprende a hacer limonada

Patricia Gomez Alvarez Curiosidades Feminas
18 Aug 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Un dicho muy recurrente. 

Pero que no se convierta en una constante. 

Cuantas veces en nuestras vidas nos hemos visto sumergidos en un bucle de negativas, situaciones estancas que nos impiden avanzar, seguir, empezar. Algunas cuantas seguramente.

Como experiencia personal yo misma me he encontrado con esta situación que se estaba convirtiendo en una constante. No, no, no y detrás de estos, unos cuantos más.

Y por mucho que lo intentara, lo reintentara e insistiera. Hubo un momento en que desistí.

Y después de ello ¿qué? Ya lo había intentado por todos los medios. Obteniendo siempre lo mismo.

Negativas, una tras otra. Cuando mire el cajón de respuestas, vi grandes cantidades de “noes”.

Entonces, me di cuenta que tenía algo.

Y recordé aquella ley de signos que todos hemos utilizado en nuestra época de estudios.

Menos por menos es igual; a más. ¡ Y yo, tenía un montón de ellos!

Entonces decidí que esta ley la llevaría para mi propio beneficio y como tenía una gran cantidad de negativas. Me alegre de imaginar la cantidad de cosas positivas que obtendría de todas ellas.

¿Como lo haría? Es en este punto donde debería desarrollar mi capacidad. No solo era aprovechar la oportunidad, el reto estaba en como convertiría todo ello a mi favor y cuales serían los resultados. Solo podrían ser positivos, porque los grandes retos nos hacen más grandes como personas, nos da mayor conocimiento e incrementa nuestra creatividad. Si además de crecer personalmente, como profesional, obtenía el resultado que quería, la cosa no podría ser mejor.

Entonces todo aquello que antes me estaba agobiando, se había convertido en un reto. Que es de la vida, sin grandes retos. Quizá tranquilidad, monotonía. 

Entonces empecé a cogerle el gustillo a los noes… cuando los escuchaba, los veía con otra cara.

No tenía una negativa. Tenía un reto.

Publicidad
Publicidad