PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La mujer naturalmente fuerte, vulnerable socialmente.

Patricia Gomez Alvarez Curiosidades Feminas
22 Jan 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Desde la comodidad de “mi situación actual” en donde me siento tranquila viviendo en una sociedad  donde las mujeres podemos movernos libremente, pensar libremente, actuar libremente. Ser independientes en muchos ámbitos; tanto intelectuales, como económicos, laborales… y reclamar nuestros derechos parece haberse convertido en un ejercicio normal que nos posiciona dentro de esta sociedad como sexo fuerte.

Me hace sentir bien.

Pero había olvidado que está comodidad que ha día de hoy parece normal, no es más que el resultado de una lucha constante y feroz de muchas otras que como yo, años atrás tuvieron que ganarse a pulso.

Entonces ya éramos fuertes.

Ahora son los acontecimientos actuales, los que reclaman mi atención y me recuerdan que no, que mi libertad y mi tranquilidad. Aunque haya sido ganada hace ya un tiempo, no parecer ser aún reconocida por el conjunto de la sociedad. Que aquellas palabras tan bonitas y esperanzadoras, parecen ser parte de un eslogan publicitario utilizado en alguna campaña política o de moda.

De la misma manera que me recuerda que somos solo unas pocas las que contamos con ese privilegio de ser reconocidas, valoradas y protegidas. Muchas menos de las que realmente hacemos grande este mundo.  

Entonces esa mujer independiente, libre, moderna, empoderada observa sutilmente como el temor aún está presente en aquellas congéneres que realmente no se sienten respaldadas, ni comprendidas. Y se sienten inseguras cuando salen solas a la calle a pasear el perro o hacer deporte, por temor a ser atacadas; también.  O no saben cómo actuar ante la expectativa de un nuevo hijo por temor a perder el trabajo,  o aquellas que por ir vestidas de determinada manera se enfrenten a críticas y juicios sobre su feminidad o moral.

Me detengo y traigo a la memoria aquellas experiencias en donde tuve que trabajar el doble para alcanzar los mismos objetivos que mis compañeros, que a pesar de tener las mismas responsabilidades y las mismas tareas; nunca reuní las cualidades suficientes para obtener la misma posición que “ellos”.

Y aunque muchos compañeros me entendieron, no “pudieron” apoyarme. A lo mejor lo consideraban irrelevante. Pero el tiempo ha traído lo irrelevante, para hacerlo primordial. Porque actualmente todas aquellas situaciones que nos privan de nuestros derechos como iguales y nos relegan a un segundo plano, ya no son un caso aislado que ocurre a una compañera en particular.

El temor de ser la siguiente, o de formar parte de una estadística está presente, y no es solo nuestro temor. Es el de nuestros padres, nuestros hermanos, nuestras parejas, nuestros hijos, nuestros amigos. Y tampoco es indiferente a ninguna clase social, a ninguna cultura específica, ni escapa a creencias o condiciones.

Significa eso entonces que… ¿no estamos solas? ¿Qué debemos unirnos todos? Mujeres, hombres, niños, educadores, profesionales…Para reforzar esa parte educativa donde todos hacemos parte de un todo y nuestro único fin es conseguir un mundo seguro en lo máximo posible.

Yo como mujer, como persona independiente me siento fuerte, me siento capacitada, me siento segura dentro de mis posibilidades. Pero también siento como está visión no es compartida por todos, y eso ante los demás me hace vulnerable a pesar de no serlo.

Publicidad
Flor Rodríguez Álvarez

Flor Rodríguez Álvarez

Marketing Digital, Womenalia

❤❤❤
Publicidad