PREVIOUS_POST

Cómo identificar las oportunidades y Cómo aprovecharlas

Patricia Gomez Alvarez Curiosidades Feminas
14 Oct 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las personas que somos inquietas, inconformistas, que estamos en constante búsqueda de cambios, de mejoras, que nos mueve la curiosidad por saber que hay más allá de lo que tenemos, o de lo que somos y podemos. Tenemos unos rasgos específicos que nos identifican de cualquier otro grupo de personas con características igualmente diferentes y válidas. A lo mejor más tranquilas, más sencillas, peculiares en su forma de ver la vida y fascinantes.

               Estás personas inconformistas suelen tener un espíritu aventurero, que lleva ligado otros valores como la creatividad, el emprendidmiento, la perseverancia; Actitudes como el riesgo, la búsqueda constante y cuyo objetivo es el crecimiento, tanto personalmente como profesionalmente, espiritualmente y socialmente. Su visión de mejoría no solo la aplican al ámbito individual, lo llevan a su entorno más cercano; familiar, profesional, social e incluso podrían ser capaces de atreverse con un entorno más global. Pero además de ello se destaca su actitud participativa, con ganas de involucrarse y de tener la oportunidad de aportar valor, de ser reconocido, no como una actitud ambiciosa sino participativa, un acto de responsabilidad hacia sí mismo y hacia los demás, pero primero hacia sí mismo.

               Pero en un mundo tan amplio, tan exigente, tan competitivo. Las oportunidades son pocas y los competidores muchos. O a lo mejor, esas oportunidades que tanto buscamos no son como nosotros las esperábamos; no cumplen nuestras expectativas, sino la de otros que toman aún mayor riesgo que nosotros mismos, y que como maximos apostadores anteponen su propia visión ante la nuestra.

               Entonces; ¿debemos esperar a la siguiente oportunidad? ¿Debemos acoplarnos a las expectativas de otras personas? ¿Debemos olvidarnos y cambiar nuestra personalidad emprendedora por una más tranquila y pasiva, yendo en contra de nuestra propia naturaleza emprendedora?

Como he dicho antes las personas inconformistas tenemos algo en común, las ganas de ir más allá y esta es una cualidad innata del emprendedor. Ese actor que es clave en toda comunidad, en toda empresa, en toda sociedad. Es el que hace posible que las cosas ocurran, el que abre nuevos caminos, es quién se equivoca sin temor a las consecuencias porque su propias ganas de llegar a un objetivo le empujan a seguir adelante, a levantarse cuando se cae, y a reponerse cuando lo necesita.

  • Emprender es una labor nada fácil. Pero es una de las mejores oportunidades que puede tener cualquier persona que necesite desarrollar sus capacidades, que quiera crecer personalmente en todos sus aspectos; nos invita a superarnos y a conocernos en nuestra totalidad. Emprender es una de las mayores y más hermosas empresas en las que nos podamos embarcar.
  • Cuando buscamos un cambio, una oportunidad.  Estamos dando el primer paso para reconocernos como emprendedores. Debemos ponernos en el papel y saber lo que ello conlleva; una vez puesto lo siguiente es actuar, sin prisas pero sin pausa. Porque la consistencia nos aporta el valor de la seguridad, no tanto en nosotros mismos sino en lo que estamos haciendo.
  • El emprendedor es un aventurero, que debe arriesgar, actuar, improvisar. Debe tener tal conocimiento de sí mismo, que es capaz de conocer lo que quiere, tiene y puede. Desarrollando una seguridad incapaz de doblegarse ante el más mínimo contratiempo y al mismo tiempo una personalidad maleable capaz de reaccionar ante las circunstancias para el beneficio propio y el de sus objetivos.
  • Una persona segura, conocedora de sí misma, de lo que quiere y de su entorno. Tendrá mayor capacidad de percibir las oportunidades que se encuentran a su alrededor, de sacar provecho a las situaciones y circunstancias sin necesidad de tener que esperar a que sean otros quienes se las presenten.
  • Aprovechar los medios, las herramientas y las oportunidades. También implica ser responsable con respecto a los valores y aptitudes que queremos aportar. Sería una lastima que cuando nos den paso, dejemos detrás de nosotros una sensación de duda e incomprensión, ante quienes queremos llegar. 

 A fin de cuentas cuando buscamos una oportunidad lo hacemos con la intención de dar para recibir algo a cambio; procuremos que ese algo sea legítimo, honesto, y que aporte valor positivo hacia el entorno en el que nos queremos mover.

El mundo ahora mismo no está lleno de oportunidades, más bien de acontecimientos en espera de convertirse en oportunidades que aporten valor y los atrevidos son quienes llegan a conseguir esa visión.

Si quieres leer un poco más acerca de mi, visita mi página  Seresgenuinos.blog  

Publicidad
Publicidad