PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Como conectar con tu ser interior.

Patricia Gomez Alvarez Curiosidades Feminas
25 Jun 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

          Todos hemos escuchado acerca de los beneficios de la meditación. Algunos lo practican y otros pasan de largo dudando de los beneficios de tan sencilla práctica. Es tan sencilla que quizá por ello se le atribuye el favor de la duda. En ocasiones sin comprobarlo.

          La meditación no solo es la acción de sentarse en un lugar vacio y desconectar con el exterior, que es lo ideal. El objetivo de esta es práctica es conseguir un estado de paz y armonía con nosotros mismos y con nuestro entorno. Recuperar el control y continuar con nuestra vida cotidiana de la forma más sana posible. Independientemente de los acontecimientos exteriores.

          Algo muy parecido ocurre cuando estamos haciendo algo que nos gusta mucho, una actividad que nos saca de nuestra rutina y nos introduce en un estado de disfrute, donde actuamos conscientes de cada movimiento que estamos haciendo, abandonando cualquier otra distracción. Por ejemplo cuando estamos cocinando, cuando estamos leyendo, cuando estamos caminando por la playa con los pies desnudos.

          Estamos tan relajados, nuestro cuerpo esta tan compenetrado con lo que estamos haciendo, que podemos conectar con  nuestros sentimientos, con nuestros instintos. Incluso podemos recuperar situaciones agradables que se habían perdido en el tiempo, robándonos una sonrisa. Es una acción natural del ser humano, conectar consigo mismo y con la naturaleza. Que hemos ido perdiendo a medida que nos hacemos adultos. Y que podemos recuperar cuando queramos.

Cuando quieras encontrar tu esencia, cuando quieras saber las respuestas, cuando quieras escapar; aléjate a un lugar tranquilo, fresco, limpio, donde puedas relajarte un par de minutos, cinco, tal vez veinte. Toda una tarde.

Relaja tu cuerpo, respira suavemente hasta que te sientas cómoda (importante),  abre los ojos para mirar las nubes o ciérralos para crear el espacio donde te gustaría estar en ese momento. No pienses, no recuerdes, no interrumpas, solo deja que tu ser fluya.

Cuando alcances esa paz donde el exterior no existe en ti. Es en ese momento donde tu "yo", es poderoso, genuino.

Escúchalo y deja que te guie, conecta con el universo para que este confabule a tu favor.

Es tú ser quien tiene todas tus respuestas.

Publicidad
Publicidad