PREVIOUS_POST
NEXT_POST

A que nos enfrentamos las mujeres de ahora

Patricia Gomez Alvarez Curiosidades Feminas
18 Sep 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

A QUE NOS ENFRENTAMOS LAS MUJERES DE AHORA

Esta sería la segunda parte de mi anterior post “La mujer naturalmente fuerte, vulnerable socialmente”, y que se refería a la posición que ocupamos las mujeres actualmente en la sociedad. ¿Ha cambiado algo?...

Pareciera como si nada hubiese cambiado.

Pero no, todo lo contrario. Todo ha cambiado, todo va cambiando. No importa la velocidad a la que se haga, no importa la forma en que se desarrolle si el objetivo es hacer que todas seamos una. Porque cada acción, cada palabra, cada meta conseguida servirá de ejemplo para aquellas que nos vemos reflejadas en esas mujeres “atrevidas”, ganadoras, triunfadoras, polivalentes.

A pesar de…

No ser heroínas, sobrenaturales, poderosas, protagonistas; sino simplemente amas de casa, trabajadoras, luchadoras, madres, jóvenes promesas, emprendedoras, soñadoras.

Esta vez no me voy a referir  a las víctimas, esta vez voy a referirme a las que se preocupan por las víctimas, a las que alzan su voz por encima del miedo, a las que siguen adelante aunque en ocasiones lo hagan a contracorriente; en muchas ocasiones,  a las que se enfrentan por necesidad vital.  Me gustaría resaltar esa actitud de valentía que poseemos todas, pero unas cuantas se atreven a mostrar sin reparo. Demostrando que también somos fuertes e iguales, sin dejar de ser mujeres.

Ellas deben saber que aunque muchas veces no se les reconozca como es debido. Son admiradas, escuchadas, imitadas; a lo mejor en silencio, tímidamente. Que son un valioso punto de referencia  en el cual se basan aquellas que aún no se atreven a dar el paso, aquellas que dudan de su gran valor, de su enorme fortaleza, de su gran belleza, de su preciado talento.

 Este llamamiento es solo para que sigan siendo mejores, orgullosas, influyentes, valientes porque esa es la actitud que necesitamos se impregne en el aire que respiramos cada día. ¡No más sexo débil! ¡No más desigualdad!

Nos gusta escuchar o ver en las noticias esos logros en donde el papel protagónico lo hace una mujer. Nos gusta sentirnos orgullosas de nuestro género, nos vemos reflejadas en ellas.

Y aunque en muchas ocasiones estas metas son conseguidas en desventaja ante el género contario. Ellas nos demuestran que el objetivo no era solo ganar, sino demostrar que somos iguales. Y que aún a pesar de todas las batallas ya ganadas, debemos seguir dando ejemplo. Hasta que en algún momento la lección cale en el interior de la sociedad en general.

A que nos enfrentamos las mujeres de hoy;

A la inquietud, la incertidumbre, la duda, el miedo; de ser rechazadas, ignoradas, discriminadas, poco valoradas. (Aunque no sea general, es un hecho existente)

Queremos dar a entender que no tenemos competidores, sino que queremos tener aliados para un beneficio común, el bienestar. Entonces habremos logrado la igualdad, primero aquí y a lo mejor después en aquellos lugares donde la mujer no tiene mucho valor.

¿Cómo lo hacemos?

Escuchando a quienes de primera mano viven la experiencia de ser mujer; en la sociedad, en los centros educativos, en el trabajo, en la calle, entre hombres, entre nosotras mismas, en diferentes situaciones, desde niñas, de adolescentes, desde la experiencia de aquellas que vivieron otra época.

Haciendo participes a todos sin discriminar a nadie, porque tan importante es la experiencia, como la visión desde diferentes puntos de vista.

¿Cómo más podemos hacerlo? ¿Qué ideas tienes? ¿Qué experiencias compartes?

Todas somos…

Publicidad
Publicidad