PREVIOUS_POST

Somos o no somos adictos al azúcar

Natàlia Calvet Escribano Cuídate por dentro para brillar por fuera
5 Sep 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Todavía no se ha demostrado de manera concluyente si el azúcar realmente es o actúa como una sustancia adictiva, pero bien es cierto que mucha gente experimenta ansiedad por comer alimentos ricos en azúcar y dificultad para controlarse y poder parar. Así que se trata de un problema bien real.

Por otro lado, según la OMS, el consumo de azúcares añadidos debería suponer como máximo el 10% de las calorías totales y sugieren que consumiendo el 5% se obtienen beneficios adicionales. Esto son, calculado para una dieta de una persona "normal" de 2.000kcal, de 25g a 50g de azúcar. Pero un solo refresco contiene ya casi 40g. La realidad es que consumimos demasiado azúcar. Hay una gran cantidad de productos de consumo habitual que lo contienen: bollería, cereales, galletas, yogures azucarados… pero también, salsas, platos cocinados, embutidos…

¿Y cuál es el problema de consumir demasiado azúcar?

El azúcar es importante para nuestro organismo que lo utiliza como fuente de energía, pero está demostrado científicamente que consumir azúcar en exceso provoca sobrepeso y caries. El azúcar que nuestro cuerpo no necesita se almacena en forma de grasa en nuestro organismo y cómo vivimos en un ambiente obesogénico, con abundancia de alimentos poco saludables a nuestro alcance a todas horas, es muy fácil consumir más azúcar del que nuestro cuerpo necesita.

Es importante aclarar que el efecto que tienen los azúcares presentes de manera natural en los alimentos como frutas y verduras frescas es muy distinto al de los azúcares que se añaden en la fabricación de alimentos procesados.  Los azúcares presentes naturalmente en frutas, lácteos y verduras están acompañados de fibra y proteínas y liberan la glucosa al torrente sanguíneo de manera más gradual. Además, son nuestra fuente de carbohidratos y energía. 

¿Porqué no puedes dejar de consumirlo? 

¿Te ha pasado alguna vez que tienes unas ganas locas de comer chocolate o galletas?

Esto pasa por dos motivos. Para empezar, el azúcar actúa en el centro de recompensa de nuestro cerebro. Si tomas mucha cantidad de azúcar estás reforzando el azúcar como recompensa y tu cerebro te pedirá cada vez más.

Por otro lado, cuando consumes productos procesados ricos en azúcar o harinas refinadas (pan, pasta…) se produce rápidamente una elevación de la glucosa en tu sangre. Esto provoca que tu cuerpo libere una gran cantidad de insulina para que esta glucosa pase de la sangre a tus células, haciendo que el azúcar en tu sangre baje rápidamente. El cambio brusco en el nivel de azúcar en tu sangre te hace sentir débil y hambriento y buscando más azúcar para volver a tener un “subidón”.

El proceso es el mismo en el caso de las harinas refinadas (pan y pasta). Las harinas refinadas contienen carbohidratos complejos, pero se transforman muy rápidamente en glucosa y actúan de la misma forma provocando una subida rápida de glucosa en tu sangre.

¿Y qué pasa con los edulcorantes tipo sacarina, aspartame…? Hay estudios que parecen indicar que también interfieren en el centro de recompensa del cerebro y provocar necesidad de comer más alimentos dulces, o sea, que también es preferible evitarlos.

Te propongo un reto: 7 días sin azúcares añadidos. Te invito a apuntarte al reto gratis 7 días, 0% azúcar. Te guío paso a paso para eliminar los azúcares añadidos y mejorar tu alimentación. Podrás así empezar a perder peso y a controlar tu ansiedad por comer. ¡Con mi guía y el soporte del grupo seguro que lo consigues! ¿Te atreves? Empezamos el 15 de septiembre.

Publicidad
Publicidad