PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La pantera que se sentía oveja

Cristina Fabré Tomás Cristina Fabré
22 Feb 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

LA PANTERA QUE SE SENTÍA OVEJA

Se trata de un cuento que tiene que ver con la GRATITUD, la ACEPTACIÓN, la AYUDA el RECONOCIMIENTO y la AUTOESTIMA ♥

Dice así:

“Hace mucho tiempo una mamá oveja encontró una pantera chiquitita perdida y sola. La pantera la miró con tanta ternura que la oveja, aún sabiendo qué era,  decidió llevarla a su granja para que tuviera un hogar. La llamaría SAMI

A medida que crecía se sentía mejor entre el rebaño. Modelaba a su madre, jugaba con sus hermanas, se sentía querida como la que más. Sus ojos brillaban de felicidad.

Las ovejas sabían que SAMI era diferente pero la aceptaron encantadas como una más de su familia porque pastaba con ellas, dormía con ellas e incluso emitía unos sonidos muy parecidos a los balidos de las ovejas.

Un día, por sorpresa, apareció por allí GLADIS, la pantera más fuerte y sabia del lugar. Por supuesto, GLADIS no se acercó para pasear ¡ella sabía muy bien qué y quién era!

Mientras observaba en la distancia cuál era la oveja más lenta y fácil de cazar, se sorprendió al ver a SAMI pastando relajada y tranquila entres las ovejas. ¡Increíble, no daba crédito a lo que veía!

GLADIS, respiró, pensó y, finalmente, con paso tranquilo decidió acercarse para descubrir lo que, para ella, era un misterio. Su interés cambió.

Por supuesto, las ovejas y SAMI salieron corriendo. GLADIS tuvo que acelerar su paso mientras gritaba ¡espera, espera pantera, sólo quiero hablar contigo!. Por fin llegó hasta ella. SAMI temblaba diciendo ¡por favor, no nos hagas daño! 

GLADIS  se dio cuenta que SAMI no sabía lo que realmente era y sintió el deseo de ayudarla, como de otro modo, habían hecho también con ella misma siendo pequeña.

G: Me llamo GLADIS quiero ayudarte. Te doy mi palabra de que no os haré daño, ni a tus hermanas ni a ti, si me acompañas hasta aquel estanque. SAMI insegura aceptó. Ponte a mi lado, mira el agua y dime qué ves.

S: dio un salto hacia atrás gritando ¡Dos panteras! .¿y yo, porqué no estoy yo?

G: Ven y mira bien -dijo emitiendo un rugido-. Somos tú y yo.

S: Miró, abrió los ojos y trató de imitar el rugido. ¡wow! Algo le recorrió todo el cuerpo ¡¿Yo soy esa?, soy una pantera?!

Sí dijo GLADIS, una pantera fuerte y bella como pocas he visto.

En ese momento, SAMI empezó a descubrir su fuerza interior a medida que sentía más amor por sus hermanas ¿cómo habían podido acogerla si ella era uno de sus depredadores?

Desde entonces SAMI se sintió poderosa y protectora de su familia, las ovejas. Siguió con ellas para mimarlas, cuidarlas y protegerlas. Se convirtió en la mamá de las ovejas, que siendo chiqutita y desamparada, le regalaron la vida.”

Fin

¿Qué reflexiones sacas?….

Yo que el agradecimiento, el respeto, la ayuda y el autoconocimiento son fundamentales para nuestra felicidad y contribuye a la de nuestro entorno 

Cristina Fabré LOGO-Cristina Fabre
www.cristinafabre.com
hola@cristinafabre.com

 
Publicidad
Publicidad