PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Te vas de vacaciones? Que tus números no se quemen

Cristina Alonso Cristina en positivo
11 Aug 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1408-cp-vacaciones-numerosPuede ser que te hayas ido ya unos días de vacaciones o que estés a punto de hacerlo. Pero, ¿qué pasa con tus números?
Tanto si tu negocio es de los que puede colgar el "cerrado por vacaciones" en la puerta, como si seguís funcionando por turnos estos días, el negocio nunca duerme ni "vacacionea" totalmente.

Lo cierto es que, aunque las pymesarias y pymesarios pretendamos irnos de vacaciones o tan solo descansar de nuestra actividad habitual unos días, a nuestro banco siguen llegando cargos, facturas a nuestro correo...En definitiva, nuestras obligaciones de pago no se van de vacaciones como nosotros.

Así que es importante determinar qué "factor de protección solar" necesitan nuestros números para no quemarse y proceder a aplicárselo generosamente y con anticipación estos días.

Porque la playa con la calculadora en la mano y la cabeza llena de preocupaciones no es una buena opción. Es importante poner de nuestra parte todo lo posible y dejar preparada nuestra empresa para poder desconectar lo máximo en este periodo en el que hemos decidido descansar.

Aunque a veces lo parezca no somos superhéroes y las pymesarias y pymesarios también necesitamos descansar.

Como somos una empresa en positivo, entiendo que tenemos perfectamente diferenciadas nuestras obligaciones de pago de nuestros gastos. Si no, podemos refrescar estos conceptos leyendo No es lo mismo vender que cobrar, no es lo mismo pagar que gastar.

Para poder desconectar unos días es importante que tengamos controlados:
• Nuestros flujos de caja. Es decir los pagos e ingresos de dinero que van a tener lugar durante nuestra desconexión.
• Nuestras obligaciones de entrega. Con esto me refiero a los productos que haya que enviar o a los servicios que tuviéramos que prestar.
• Las compras o previsiones de abastecimiento para a la vuelta poder reiniciar la actividad sin problema.

CONTROLAR LOS FLUJOS DE CAJA
Como lo nuestro son los números, nos centraremos en el primer punto, los flujos de caja. Para ello deberemos:
• Detallar todos los flujos de caja negativos que se vayan a producir durante nuestra ausencia
• Verificar tesorería disponible, los flujos de caja positivos.
• Actuar: llevar a cabo las acciones que sean precisas en función de estos dos datos.

Como recordaremos, los flujos de caja pueden ser de signo positivo cuando se trata de entradas de dinero como los cobros. Pero también pueden ser de signo negativo, si se trata de salidas de dinero como los pagos.

Los puntos uno (listar o detallar) y dos (verificar) deberían realizarse con tiempo suficiente para tener margen de maniobra para el tercero.

Listaremos
Antes de marcharnos, desconectar o simplemente decidir no encender el ordenador unos días es conveniente realizar el siguiente ejercicio, haciendo un listado en el que incluyamos los datos que exponemos a continuación y procediendo con los otros dos pasos.

Lo normal es que el listado lo podamos extraer de nuestra hoja de previsión de tesorería, pero si no tenemos un instrumento similar, bastará con revisar los datos de meses anteriores, siendo conveniente también revisar el año anterior por las mismas fechas a fin de detectar posibles cargos de periodicidad anual.

1.-Todos los cargos que mensualmente llegan a nuestra cuenta bancaria y de aquellos que aunque llegan con otra periodicidad pueden coincidir en este periodo (revisar cargos trimestrales o anuales también)

• Pago de alquiler.
• Recibos de la luz, teléfono fijo, móvil, conexión a internet, agua
• Nóminas
• Seguridad Social
        o Cuota mes en curso para el caso de la cuota del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos)
        o Cuota correspondiente a los salarios abonados durante el mes anterior para los supuestos de régimen general
• Cuota de la empresa de prevención de riesgos laborales
• Cuotas de asesorías
• Cuotas de asociaciones
• Seguros
• Cuotas de préstamos
• Liquidaciones trimestrales de los intereses de créditos, pólizas de crédito, avales... que pudiéramos tener.
• Liquidaciones de Tarjetas de crédito
• Otros cargos que pudiéramos tener domiciliados y cuya fecha de vencimiento coincida con el periodo.

2.- Posibles aplazamientos de deudas con la AEAT y otras administraciones, si existen. Aquí hemos de distinguir entre si están domiciliados o si tenemos cartas de pago que hemos de presentar en la entidad bancaria. En este segundo supuesto hemos de dejar previsto cómo hacerlo.

3.- Cheques entregados y no pagados así como pagarés, letras y otros documentos cambiarios entregados y con fecha de vencimiento coincidente con nuestras vacaciones.
En el próximo artículo seguiremos avanzando y hablaremos de los otros dos pasos: las verificaciones y acciones a llevar a cabo.


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Cristina Alonso, Founder and Managing Director de Empresas en Positivo.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad