PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Por qué mi banco me pide los Balances de dos años?

Cristina Alonso Cristina en positivo
17 Mar 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1403-cp-porque-mi-banco-me-pide-balance-de-dos-anos-dosCuando hemos de solicitar financiación lo habitual es que nos pidan cierta documentación entre la que se encuentra nuestro Balance. Lo cierto es que lo más común, además, suele ser que nos pidan los balances de los dos o tres últimos ejercicios. A veces no lo hacen, pero suele ser porque ya les hemos ido entregamos los balances los años anteriores y tienen "un histórico" de nuestra empresa.

¿Por qué hacen esto?

Como vimos en el artículo anterior el balance es una foto de la empresa. Al igual que podemos comentar la evolución de nuestro aspecto físico cuando comparamos una foto nuestra de hoy con una de hace años: "Tengo el pelo más largo que lo tenía" "He cogido algún kilito" "Estoy más delgada que estaba" "El año pasado "era" pelirroja"...

Al comparar las "dos fotos" de una empresa se pueden saber cosas sobre la evolución de la misma. Esto significa que leyendo nuestros balances pueden hacerse una idea de la historia de nuestra empresa.

1403-cp-porque-mi-banco-me-pide-balance-de-dos-anos

Por ello es importante que, como gestores de las mismas, sepamos leerlos para confirmar que la historia que cuentan nuestros balances se corresponde con la realidad.

Como recordaremos el Balance se componía de dos grandes bloques: Activo y Pasivo.

Activo, es decir, lo que tiene la empresa. Se divide en:

  • Activo no Corriente o Inmovilizado
  • Activo Corriente:
    • Existencias
    • Realizable
    • Disponible

Pasivo, nos da información de cómo lo ha conseguido. Dividido en:

  • Patrimonio Neto
  • Deuda a Largo Plazo
  • Pasivo Corriente

Con respecto al Activo no Corriente o Inmovilizado, si observamos que ha habido un incremento en el valor del mismo, podríamos estimar que, por ejemplo, la empresa ha realizado algún tipo de inversión. Es decir, que este año ha comprado una oficina o mobiliario o equipos informáticos o maquinaria...

(También cabría la opción de que los activos se hubieran revalorizado de alguna manera y la empresa hubiera realizado las gestiones para que la citada revalorización "apareciese en balance")

Si además observamos que el aumento, concretamente, se ha realizado sobre la cuenta de "aplicaciones informáticas", podríamos deducir que, del año pasado a éste, la empresa ha comprado una aplicación informática o que, de alguna otra forma, ha conseguido hacerse de ella (la ha desarrollado internamente, por ejemplo).

También podemos observar que ha existido una disminución del Activo no Corriente. En este caso hemos de distinguir:

  • Que provenga de una disminución del valor de alguna de las cuentas de inmovilizado, en cuyo caso la citada disminución puede venir dada por una venta, pérdida de valor del inmovilizado, porque se nos "rompió" el ordenador y tuvimos que tirarlo...
  • Que provenga de un aumento del importe de las cuentas de amortización acumulada que, como vimos, figura con signo negativo y minora el valor del activo. La amortización acumulada nos arroja la suma de las amortizaciones de todos los años de la vida de los bienes. Esta disminución debe realizarse todos los años. Así, si no se ha adquirido inmovilizado nuevo, lo normal es que la suma del inmovilizado o Activo no Corriente del Balance vaya disminuyendo año tras año.

De la misma forma en que los aumentos reflejados en el Activo no Corriente son debidos a un incremento en el valor de los bienes que posee la empresa, ya sea por nuevas adquisiciones, como por la revalorización de las mismas; un aumento en el Activo Corriente, sin embargo, puede tener diferentes lecturas. Por ejemplo, si el aumento deviene de un aumento de la cifra de Clientes, cuentas a cobrar (realizable) ha aumentado, esto puede ser debido a varios motivos:

  • Que hayamos facturado más este año.
  • Si hablamos de balances a 31 de diciembre y cobramos a 60 días, a que hayamos facturado más este noviembre y diciembre que en estos meses el pasado año.
  • Que se hayan retrasado los clientes en el pago.

Es decir, que un aumento del activo corriente porque ha aumentado la cifra de clientes, no es necesariamente positivo.

¿Cómo sabríamos a qué puede corresponderse? Analizando la contabilidad, aunque lo cierto es que sí podríamos verificar o descartar si es debido a un aumento de la facturación, viendo la cifra de ventas de la Cuenta de Resultados de este año y del pasado.

El aumento de la cifra de Activo Corriente puede deberse también a un aumento de los saldos en las cuentas corrientes con entidades bancarias, a que la AEAT nos deba más dinero que el año pasado por cualquier concepto, a un aumento de las existencias...

"Leeremos" el pasivo en el próximo post en el que veremos también qué significado tendría tener un patrimonio neto negativo.


Si te ha interesado este post te recomendamos:


Cristina Alonso, Founder and Managing Director de Empresas en Positivo.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad