PREVIOUS_POST
NEXT_POST

De modelos y números

Cristina Alonso Cristina en positivo
14 Jul 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1407-cp-formularioNo pretendíamos hablar sobre Andrés Velencoso o Martina Klein. Lo sentimos. Nuestros modelos son menos glamurosos, aunque también interesantes.

Tanto si eres pymesaria reciente como si llevas ya tiempo ejerciendo tu actividad, es posible que te surjan dudas acerca de los modelos de los impuestos: ¿Todos los modelos tienen números? ¿Para qué tengo yo que saberlo? Realmente, ¿tengo yo que presentar el modelo 111?

Vamos por partes.

Numeración de los modelos
Con referencia a esta cuestión, efectivamente todos los modelos están numerados para evitar confusiones ya que, por ejemplo, existen varios modelos que sirven para realizar las declaraciones de retenciones de IRPF (modelo 111, modelo 115...). Los números sirven pues para su identificación y diferenciación tanto a la hora de cumplimentarlos como si con posterioridad nos son requeridos por la propia AEAT o una entidad bancaria, por ejemplo.

• Una vez que han sido cumplimentados, esta nomenclatura se complementa, si se trata de modelos de presentación trimestral, con la indicación del trimestrey del año al que hacen referencia: Modelo 111 del primer trimestre de 2014.
• En el caso de modelos de presentación anual, sólo con la indicación del año. Modelo 190 de 2013 o "el 190 de 2013"

Modelo 111
A la pregunta de si tienes que presentar el modelo 111, la respuesta es: "pues depende". El modelo 111 es uno de esos supuestos como veíamos en el post el calendario del contribuyente en los que actuamos como recaudadores de la AEAT. Aquí la AEAT iguala a las personas físicas con las personas jurídicas y con las entidades carentes de personalidad jurídica en cuanto a la obligación de presentar el modelo.

Vamos a comentar dos de los supuestos más frecuentes que hacen que tengamos que cumplimentarlo. Tengamos presente, no obstante, que existen otras circunstancias que pueden dar origen igualmente a la obligación de cumplimentación.

Colaboradores contratados laboralmente
Así, depende en primer lugar de si tienes o no gente trabajando contigo con los que mantienes una relación laboral y a los cuales en su nómina les practicas una retención.
En estos supuestos del sueldo bruto que cobran, la AEAT te "invita forzosamente" a detraerles mensualmente una cantidad que has de ingresar trimestralmente en su nombre*. Esta cantidad se calcula como un porcentaje sobre el sueldo bruto, viene determinado por ley y varía en función del importe del sueldo que cobre el trabajador, así como de otras circunstancias personales del mismo. Consideraciones a tener en cuenta:

• Es importante tener presente que el porcentaje de la retención aplicable puede variar en función de las condiciones personales de trabajador para que, cuando hablemos de salarios, nos refiramos siempre al bruto. Ya que puede darse el caso de que dos colaboradores con el mismo sueldo bruto cobren un neto diferente.
• El tipo de retención viene determinado por ley y a instancias del trabajador se puede aumentar. En ningún caso disminuir.
Al tratarse de un porcentaje sobre el sueldo, si el sueldo aumenta, la retención aumentará proporcionalmente y puede hacerlo más que proporcionalmente si, al aumentar el salario, se cambia también de tipo de retención.

*No se nos olvide que hacemos lo mismo para la Seguridad Social con la denominada "cuota obrera", sólo que en este caso el porcentaje no varía en función del importe del sueldo y el ingreso se realiza mensualmente a finales del mes inmediatamente posterior al devengo del salario.

Profesionales externos que trabajan como personas físicas.

En segundo lugar va a depender de si han colaborado contigo profesionales. Estos profesionales te habrán presentado una factura como persona física en la que te habrán practicado la retención correspondiente. Retención del 9% durante los tres primeros ejercicios de actividad y del 21% a partir de entonces. Dos cuestiones que debemos tener siempre presentes:

• Hablamos de ejercicios y no de años. Esto supone que si yo he iniciado mi actividad en junio de 2013, podré acogerme a la reducción de retención para todo lo que facture en 2013, 2014 y 2015.
• Como ya vimos, el responsable de la aplicación de la retención correcta es la empresa que la practica, es decir, la empresa que recibe la factura. Por ello en el caso de la retención reducida, es importante que nos cercioremos de que es correcta su aplicación.

En estos dos supuestos no hemos de pagar más. Lo que hacemos es que parte del sueldo que íbamos a pagar o del coste del servicio del profesional, en su caso, lo ingresamos en nombre del trabajador en la AEAT.

Después de abrir boca con el modelo 111, la próxima semana más sobre impuestos con otros "modelos Klein".


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Cristina Alonso, Founder and Managing Director de Empresas en Positivo.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad