PREVIOUS_POST
NEXT_POST

De Franquicias y franquiciados

Cristina Alonso Cristina en positivo
16 Jun 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1406-cp-franquicias-franquiciadosSi estás pensando en iniciarte en el mundo empresarial y aún no te has decidido por ningún negocio concreto, la franquicia puede ser una opción perfectamente válida.

Ya comentamos en el artículo relativo a la escalabilidad de los negocios que franquiciar nuestro modelo de negocio constituía uno de los modos de impulsar el crecimiento del mismo, manteniendo un crecimiento lineal de los costes o sin influir apenas en éstos últimos.

Hoy me gustaría que nos adentrásemos en la posibilidad de "alquilar" un modelo de negocio ya probado. Es decir, en la posibilidad de ser franquiciados de una de las múltiples firmas que han optado por franquiciar su marca.

¿Qué es una franquicia?

Una franquicia puede ser considerada como otro de los canales de distribución a través del cual una marca puede vender sus productos o servicios.

A través de la franquicia, el franquiciador cede al franquiciado:

  • Los derechos de explotación de un negocio o actividad mercantil
  • Bajo una marca determinada, cuya propiedad o derecho de uso ha de tener
  • Esta cesión de derechos lleva aparejada, al menos:
    • la transmisión del know-how de la citada explotación
    • una prestación continuada de asistencia comercial, técnica o de ambas.
  • Esta cesión se realiza a cambio de una contraprestación financiera.

Para llegar a este punto es necesario haber desarrollado un modelo de negocio basado en una marca que se ha registrado. El modelo de negocio debe haberse validado. Es decir, se debe haber probado su viabilidad y rentabilidad.

¿Qué nos ofrece una franquicia?

Por definición una franquicia nos ofrece la posibilidad de explotar un modelo de negocio ya probado y testado bajo una marca determinada. Esto supone que nos ahorra tiempo (el tiempo equivale a dinero, claro) ya que en el proceso de desarrollo de su negocio el franquiciador ha ido corrigiendo su rumbo, pivotando, desechando la manera menos eficiente de llevarlo a cabo y descubriendo cuál es la forma óptima.

Y es que el franquiciado recibe el know-how de un negocio en funcionamiento y que funciona, así como la experiencia y el apoyo del franquiciador que ya se equivocó y encontró la mejor manera de hacerlo en otras ciudades y en otros emplazamientos. Así pues, formación y asesoramiento técnico.

Es decir, que no sólo nos ofrece la posibilidad de utilizar la marca, sino también se nos hace partícipe de los procedimientos ya testados, de los procesos de calidad, de los de elaboración del producto, del manual de identidad corporativa.

De igual forma muchos de los dosieres comerciales y de publicidad o el estudio de imagen ya están hechos por la marca y, simplemente, se nos da acceso a ellos bajo determinadas premisas.

La mayoría de estos conocimientos se transmiten a través de los Manuales Operativos que han de proporcionarse al comienzo de la relación.

Todas las obligaciones y los derechos de franquiciador y franquiciado aparecen consignados en el contrato de franquicia.

Contraprestaciones de los franquiciados

Cada franquicia funciona de una manera diferente pero existen una serie de puntos que son comunes a muchas de ellas. Estos son cuatro de ellos.

  • Canon de entrada: suele tratarse de una cantidad fija que se abona al inicio de la relación.
  • Royalties de explotación: puede tratarse de una cantidad fija a modo de "tarifa plana", de una cantidad porcentual sobre las cifras de ventas o de un importe que se conforma por una combinación de los dos anteriores.
  • Royalties de publicidad: suele calcularse como un porcentaje sobre las ventas realizadas. Se considera como una aportación a los esfuerzos publicitarios globales de la marca.
  • Cláusula de no competencia: que impide que puedas rescindir el contrato y con el know-how iniciar un negocio del mismo ramo

En qué hemos de fijarnos si queremos ser franquiciados en positivo

  • Información sobre la propiedad de la franquicia: Con al menos una antelación de 20 días a la firma del contrato o precontrato, se habrá de entregar al potencial franquiciado, una serie de información. Aunque el franquiciador tiene la obligación de que la información que entregue sea veraz, es conveniente una verificación de la misma.
  • Realización de una cuenta de resultados previsional y de una previsión tesorera de igual forma que si se tratase de un negocio no sujeto a franquicia. Los números tienen que salir.
  • Inversión inicial: hemos de tener en cuenta no sólo el canon inicial sino también el coste que pudiera tener la obra de adaptación del local a las especificaciones de la franquicia.
  • Recuperación de la inversión: aquí debemos considerar y comparar no sólo el Canon inicial sino los distintos tipos de royalties que pudieran existir.
  • Duración: ha de ser suficiente para permitirnos la recuperación de la inversión o tener preferencia para renovar en condiciones similares.
  • Exclusividad territorial: No es lo mismo tenerla que no.
  • Know-how: En este punto hemos de comprobar que se nos ofrezca realmente una ventaja competitiva en la "manera de hacer" el negocio, no un simple detalle del procedimiento.
  • Cláusula de no competencia: si nosotros ya desarrollábamos esa actividad con anterioridad al inicio de la relación de franquicia y además hemos aportado a la misma nuestros clientes, son puntos que deberíamos poder negociar.

Lee otras publicaciones anteriores de este blog:


Cristina Alonso, Founder and Managing Director de Empresas en Positivo.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad