PREVIOUS_POST
NEXT_POST

CRETA no es sólo una isla

Cristina Alonso Cristina en positivo
1 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Y es que  el sistema Creta es también el pseudo-acrónimo del Control de REcaudación a nivel de Trabajador o trabajadorA. Pero ¿qué en qué consiste el Creta? Y lo que es aún más importante, ¿me afecta a mí como pymesaria?

Estos últimos años se están caracterizando por ser periodos de intensa actividad normativa. (Me gustó esta definición de la situación dada por un alto cargo de la Seguridad Social en una conferencia a la que asistí.) Es decir, que estamos viviendo un periodo en el que se promulgan constantemente nuevas leyes, muchas de las cuales nos afectan de manera directa a nosotras,  las pymesarias.

Una de estas reformas es la del sistema de liquidaciones a la Seguridad Social. Aquello que, si cuentas con trabajadores contratados laboralmente, realizas todos los meses. Si tu empresa trabaja con una asesoría laboral, es la asesoría la que se encarga de estos trámites y nosotras pagamos a final del mes siguiente lo que aquella "minuta" social, elaborada por nuestros asesores, indica.

Pues bien, la instauración del sistema Creta constituye una reforma en el sistema de cotización y recaudación cuyo principal objetivo es simplificar los trámites y gestiones que veníamos desarrollando a través de la incorporación de medios telemáticos. Pero sobre todo, incorpora dos cambios conceptuales importantes: liquidación directa por parte de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) y cálculo de la liquidación por trabajador.

Hasta la fecha nosotras (o nuestra  asesoría laboral en nuestro nombre) le transmitíamos a la Seguridad Social:

  • En el momento en que tenían lugar, cualquier cambio con incidencia en la cotización que se produjera en la situación del personal (altas, bajas, bajas por enfermedad...)  
  • Además, a final de mes volvía a hacer una recapitulación de los datos de todos los trabajadores que habían estado en la empresa durante ese mes y volvía a transmitir estos datos. Esta operación debía realizarse todos los meses, realizando los cálculos de lo que nos correspondía pagar. Era la denominada autoliquidación.

A partir de ahora, con el sistema Creta se producen dos cambios fundamentales, ya que, como hemos comentado, se trata un sistema de liquidación directa y por trabajador:

LIQUIDACIÓN DIRECTA

  • Como sistema de liquidación directa: la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) tomará un papel activo en el proceso de recaudación siendo ella la que informa a la empresa de los conceptos por los que tiene que cotizar y siendo ella la que  nos presente la "factura" de los costes sociales, directamente.
  • Para que nos entendamos, es como si la Seguridad Social nos emitiera un borrador de nuestra obligación de cotización (como el borrador de la renta) y nosotr@s sólo tuviéramos que refrendarlo o no.
  • Sólo se comunican las variaciones, es decir que sobre el trabajador que continúa y lo hace en la misma situación no hay que enviar nada. (antes todos los meses había que enviar también la información de los que continuaban). Sólo se le envían a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) los datos de los que ella no dispone o no pueda calcular directamente.
  • Con esto evitamos además que algún dato obrante ya en poder de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) se nos pase a nosotros. Evitamos errores y por tanto sanciones. 
  • Además supone que la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) aplicará de oficio las bonificaciones que pudieran correspondernos.
  • Cualquier discrepancia con los datos en poder de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) se concilia antes de la obligación de pago, por lo que el número de sanciones por estos motivos disminuirá.

POR TRABAJADOR

  • Hasta la fecha los cálculos se realizaban por cuenta de cotización, ahora se realizarán por trabajador. De esta manera si hubiera discrepancia con los datos de algún empleado, sólo se vería afectada la cotización de éste y no la de los demás miembros de la empresa. Los efecto de presentación y conciliación se realizan a nivel de trabajador y no a nivel de cuenta de cotización (liquidaciones totales y liquidaciones parciales)

Lo cierto es que si trabajamos con una asesoría laboral, este cambio nos pasará desapercibido a efectos prácticos, pero lo cierto también es que nos beneficiaremos de sus bondades.

Publicidad
Publicidad