PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Cómo sale tu empresa en la foto? El Balance

Cristina Alonso Cristina en positivo
10 Mar 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1403-cp-como-sale-tu-empresa-en-la-foto-el-balance-dosYa hemos visto cómo los resultados, ingresos y gastos de un negocio, se reflejan en la cuenta de resultados. Ahora vamos a descubrir qué información aparece en el Balance.

¿Qué es el Balance? Tanto el Balance como la Cuenta de Resultado son documentos que nos dan información de nuestra empresa.

Esta información se aporta de una forma reglada y convencional a fin de crear una especie de lenguaje cuasi universal. De esta forma podemos saber cuál es la situación de una empresa, Española o no, analizando estos documentos. Por eso se llama Balance o Balance de Situación.

El Balance es como una instantánea, como una foto de la empresa en un momento concreto. Los Balances se obtienen para una fecha concreta. Balance de Situación a 31 de enero de 2013, por ejemplo.

La Cuenta de Resultados nos aportaba una información más dinámica ya que está referida a un periodo concreto. Cuenta de Resultados del 01 de Enero de 2013 al 31 de Marzo de 2013, por ejemplo.

Veamos qué información encontramos en nuestra foto-balance y en el próximo post daremos pistas de cómo leerla.
El balance se compone de dos pilares básicamente: Activo y Pasivo. Haciendo honor a su significado en inglés (balance como equilibrio) la suma del activo siempre es igual a la suma del pasivo.

  • En el Activo aparece lo que tenemos o tiene nuestra empresa. Se divide en Activo no Corriente (Inmovilizado) y Activo Corriente (el que circula, se mueve).
  • En el Pasivo figura cómo lo hemos conseguido.

1403-cp-como-sale-tu-empresa-en-la-foto-el-balance

ACTIVO

Como vemos en la tabla, en el Activo aparecen todos los bienes y derechos que posee la empresa. Pero no lo hacen de cualquier forma, sino ordenados en función de lo realizables que son. Es decir, que se ordenan comenzando por aquellos que son más difícilmente convertibles en efectivo, encontrándose el dinero de caja o efectivo en el último lugar.

  • Activo no corriente: Es aquel que tiene vocación de permanencia en la empresa. Aquel que adquirimos con la intención de que permanezca en la empresa más de un año. Puede ser:
    • Intangible: Licencias, Marcas, Software...
    • Tangible o material: Inmuebles, Maquinaria, Mobiliario...

Diferenciamos también entre que sea funcional, necesario para el desarrollo de nuestra actividad y el extrafuncional, aquella nave que compramos porque estaba bien de precio pero en la que no realizamos actividad ninguna. La distinción es porque de éstos últimos, nos podemos deshacer más fácilmente.

  • Activo corriente: Aquel que no tiene vocación de permanencia en la empresa. Lo clasificamos básicamente en tres grandes grupos:
    • Existencias: Aquí incluimos tanto los materiales adquiridos y destinados a venta sin transformación, como las materias primas, productos en curso... Un apunte, las empresas de servicios no poseen existencias.
    • Realizable: Básicamente lo que no es dinero en efectivo pero puede convertirse en ello. Aquí se incluyen, entre otras, las cuentas a cobrar de los clientes, el dinero que nuestros clientes nos deben, lo "que tenemos en la calle". Tengamos en cuenta que, que se deba, no implica necesariamente que esté retrasado en el pago.
    • Disponible: El dinero que tenemos en bancos y entidades financieras así como en la caja de nuestro negocio.

PASIVO

En el Pasivo aparecen tanto las aportaciones hechas por socios y por la propia empresa, como las deudas que hemos contraído para comprar los bienes de nuestro activo.

  • A esas aportaciones las englobamos bajo el nombre de Patrimonio Neto. Esta parte del pasivo se considera Pasivo no exigible, ya que su exigibilidad sólo tendría lugar en caso de disolución de la empresa. Distinguimos dentro de él:
    • Lo aportado por nosotros, el capital social
    • Lo generado por la propia empresa (resultado de ejercicios anteriores, resultados del ejercicio, reservas...).

Con respecto a las deudas contraídas, las diferenciaremos por el periodo en que son exigibles.

  • Deuda a Largo Plazo: a devolver en un plazo superior al año.
  • Pasivo corriente: lo que debemos a corto plazo tanto a entidades bancarias: créditos, tarjetas de pago...como a proveedores, Agencia Tributaria, Seguridad Social, personal...

¿Te animas a ver cómo interpretamos las cifras que aparecen en nuestra foto? La próxima semana estaremos en ello.


Si te ha interesado este post te recomendamos:


Cristina Alonso, Founding and Managing Director de Empresas en Positivo.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad