PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Cómo ha volado el dinero?

Cristina Alonso Cristina en positivo
30 Dec 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1312-ha-volado-mi-dineroSi estás pensando en iniciar un negocio te anticipo que va a ser necesario contar con una serie de fondos que nos permitan acometer la puesta en marcha del mismo. Pero no creas que es porque estás empezando. El funcionamiento normal de las empresas así como la realización de algún proyecto extraordinario, precisan también de apoyo económico.

En cualquiera de las situaciones enunciadas deberíamos dar los siguientes pasos:

• Determinar la cantidad que vamos a necesitar. La pasta es la pasta y no se puede improvisar.
• Ver si el negocio ya estaba en marcha y dispone de esa cantidad (financiación interna) o si tenemos que conseguirla (financiación externa).
• Estimar cómo podremos devolverla en el caso de que se trate de una cantidad prestada (financiación externa ajena).
• Decidir qué opción de financiación externa es la más adecuada para nuestra empresa.
Vamos a centrarnos en el primer paso.

Determinación de la cantidad 
Realizar este cálculo adecuadamente es una tarea importante a la hora de emprender un nuevo negocio o proyecto. Tú sabes bien qué vas a necesitar comprar y cuáles van a ser tus gastos. Si se hace correctamente y se realiza el seguimiento adecuado, se evitará que suframos sobresaltos, pero sobre todo, se evitará que nos preguntemos una y otra vez ¿cómo ha volado el dinero?
Y es que un fallo común suele ser no tener en cuenta que, aunque las previsiones de ingresos menos gastos para el primer periodo sean favorables, existen otros factores que pueden hacer que esos fondos con los que contábamos inicialmente "vuelen". Es decir, que incluso teniendo beneficios desde el primer ejercicio es posible tener "simas" de tesorería motivadas por:

• Los pagos de la inversión inicial. Como tal inversión, el gasto puede amortizarse (distribuirse en el tiempo) en la cuenta de resultados (cuenta de ingresos y gastos), pero el pago ha de hacerse al inicio, originando flujos de caja de signo negativo.

• Las diferencias temporales entre cobros y pagos de los ingresos y gastos operativos del periodo.

• Las posibles desviaciones con respecto a las fechas de los cobros o pagos inicialmente previstas.

Para proceder a la estimación del dinero que vamos a necesitar es preciso que nos familiaricemos previamente con el concepto de flujo de caja. Ya que las necesidades de financiación van a venir dadas no tanto por los ingresos y gastos previsionales del negocio, sino como por los flujos de caja previsionales positivos y negativos que se van a generar.

En el próximo post hablaremos de ello y veremos algunos ejemplos.


Cristina Alonso, Founding and Managing Director de Empresas en Positivo

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas

Publicidad
Publicidad