PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Algunos instrumentos de financiación

Cristina Alonso Cristina en positivo
18 May 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Una de las cuestiones importantes, como ya vimos en "Financiación sin morir en el intento", es utilizar el instrumento que más se adapte a nuestras necesidades y que haya sido diseñado para ello: El corto con el corto y el largo con el largo, sin miedo a las nuevas opciones de financiación.

Comentamos que no es lo mismo un préstamo que un crédito y hemos estado dando unas pinceladas sobre algunas de las nuevas opciones de financiación existentes: Crowdfunding, Crowdlending, Business Angels...

Pues bien, ahora vamos a intentar sistematizarlas un poco con el objeto de tener más clara su utilidad y dar pistas acerca de cuándo es más apropiado su uso.

Como cualquier intento de clasificación de instrumentos tan diversos es sólo un intento de exposición de la información según los criterios que he seleccionado.

Así, la primera distinción debemos hacerla entre los instrumentos que se utilizan mayoritariamente para obtener:

  • Financiación a corto plazo.
  • Financiación a largo plazo.

1.-Financiación a corto plazo

Es la que se concede por un plazo igual o inferior al año. En este caso puede tratarse de días, semanas o meses, pero también de un año. En este apartado existe una amplia variedad de instrumentos para la financiación de la adquisición del activo corriente o circulante. Nosotros hablaremos o hemos hablado de:

· Crédito

· Pagaré 

· Factoring

· Confirming

A.-Crédito

Ya vimos en qué consiste básicamente en "Diferencia entre Crédito y Préstamo"

Sólo recordar que, además de utilizarse como instrumento de financiación independiente, también desempeña una función accesoria e imprescindible para la efectividad de otros instrumentos de financiación como, por ejemplo, el pagaré.

B.-Pagaré

Se trata de un instrumento de cobro y pago que actúa también como instrumento de financiación al contar con un vencimiento prefijado en el propio documento. Suele ser utilizado con cierta frecuencia por su simplicidad, aunque en los últimos años su uso se ha visto restringido porque las entidades bancarias no aceptaban siempre su descuento. Situémonos, empezando por distinguirlo del cheque. Tanto el pagaré como el cheque están regulados por la Ley Cambiaria y del Cheque.

  • El cheque es sólo un instrumento de pago. Esto supone que el cheque una vez emitido y entregado puede ser cobrado inmediatamente con independencia de la fecha que en él aparezca. Ha sido una práctica habitual emitir cheques con una fecha posterior a la de la verdadera cumplimentación del mismo. Estos cheques post datados vencen también a la vista con independencia de que la fecha que en ellos conste sea posterior. Es decir, un cheque no nos sirve para aplazar o dilatar un pago.
Publicidad
Publicidad