PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Una luz en la oscuridad

Andrea König Fleischer Crisol Internacional Siglo XXI
10 Jan 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Crisol internacional Siglo XXI: “Una luz en la oscuridad”…

 Hasta principios de este Año Nuevo 2019 el Crisol internacional  Siglo XXI ha tratado de  identificar y unir algunos de los principales elementos culturales como son las diversas costumbres, tradiciones, historias, políticas, religiones, lenguas y folklores, para darnos cuenta que compartimos TODOS semejanzas con el resto del mundo. Tristemente, aquí  donde vivimos y allá, cruzando las fronteras geopolíticas  aún prevalecen varios de los aspectos que encontramos reflejados en las culturas ya exploradas, en donde particularmente las mujeres viven en condiciones difíciles, donde existen madres solteras, víctimas de violencia intrafamiliar, embarazos precoces, abusos e impunidad.  A la vez, aquí y allá,  hay mujeres que han podido superar esas circunstancias y problemas, luchando cotidianamente contra muchos obstáculos como la ejemplar mujer Sámi en Laponia que comparte tareas y obligaciones con su pareja en lugares tan desolados o  también, con situaciones parecidas a las de mujeres andinas, que se enfrentan a verdaderas telarañas legales para hacer valer sus derechos.

 El Crisol  Internacional Siglo XXI  procura reflejar  imágenes de aquí y de allá, las  líneas paralelas que existen en las  diversas partes del  mundo ya  recorridas. Sin duda nos resultó admirable la fortaleza de la mujer aborigen, así como la fe inquebrantable de la mujer musulmana, y no se trata simplemente de estar de acuerdo o no con lo descrito y narrado, sino tratar de despertar el espíritu hacia esas realidades que se nos escapan por las distancias y por el desconocimiento. Por ello el Crisol Internacional Siglo XXI, fiel a su definición quiere fundir la pasión por el conocimiento y especialmente provocar un cambio de actitud hacia lo desconocido. En otras palabras, tomar una profunda respiración y decir: “Me interesa…y más aún, estoy a tiempo de  actuar.”

Toda cultura constituye el resultado de un largo proceso evolutivo en que cada respuesta produce nuevas preguntas, las que a su vez generan nuevas respuestas. La cultura y sus  elementos implican al mismo tiempo el traspaso de valores, de armonías, de dominio e igualdad y especialmente de diferencias. Cabe, por lo tanto, percibir la cultura desde el punto de vista de la complejidad como un mosaico y  fundirla a través de un Crisol,  para producir  homogeneidad en sus diferencias,  e  integración en sus desigualdades  y conflictos, siendo a su vez el conflicto la fuente de una nueva creación.

La cultura misma nace del conflicto y sus ideales son a menudo mitos y metáforas para la superación de las diferentes disyuntivas entre las personas. El descubrimiento de las diferencias se convierte así, en estímulos de comunicación y de enriquecimiento mutuo, como también en la posibilidad de  igualdad y nos anima a compartir, a tomar conciencia de la comunidad y de la convivencia humana. Entonces, la interculturalidad planteada a través de los artículos anteriores, revela como de un Crisol de culturas  surgen nuevas formas y expresiones, nuevos contenidos y por supuesto, luces que cada vez brillan más fuertes en una oscuridad que antes parecía  misteriosa e impenetrable…

P.S. : Imagen tomada por la autora en su pueblo natal, Hattorf am Harz, Alemania.

Definitivamente puede resultar interesante y desafiante la lectura ya clásica sobre relaciones internacionales de Samuel P. Huntington: Clash of the Civilizations, Simon & Schuster,  1987. En forma sintetizada visite el link: http://www.hks.harvard.edu/fs/pnorris/Acrobat/Huntington_Clash.pdf

Publicidad
Publicidad