PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Sin la Navidad, en Brunei...

Andrea König Fleischer Crisol Internacional Siglo XXI
21 Dec 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Crisol Internacional  Siglo XXI: “¿¡Sin la Navidad en Brunéi ¿¡…

Mientras que en muchas regiones del mundo la celebración de las Navidades es una tradición y antigua y muy esperada como una celebración sagrada y familiar, en otras partes esas festividades están prohibidas o restringidas. De esta manera surgen interrogantes y planteamientos acerca de la fe y la tradición. Seguramente habrá quienes difícilmente se pueden imaginar un mes de Diciembre SIN NAVIDAD… festividad que representa ilusiones, sueños, espiritualidad y múltiples recuerdos nostálgicos en cada uno de nosotros y que nos motiva a reflexiones interpersonales y no solamente a festines de comida, regalos y agasajos, ya que la Navidad se ha vuelto una de las tradiciones religiosas más importantes y significativas de la Cristiandad y definitivamente es la oportunidad para reflexionar y replantearnos tanto la paz interna y la del mundo…

Sin embargo, hay países donde la Navidad ha entrado en el foco de las discusiones políticas y sociales y una de ellas es la pequeña nación de Brunéi, actualmente una de las más prósperas del planeta ubicada en el Sudeste asiático. Brunéi, oficialmente denominado como el Estado de Brunéi Darussalam o Morada de la Paz. Es uno de los países más densamente poblados con casi 68 habitantes por km², gobernados por un sultanato, una monarquía absoluta y que ha tenido y mantenido durante las últimas décadas un crecimiento y una prosperidad espectacular basadas en sus vastos yacimientos de petróleo y gas natural. Este boom económico le ha permitido a Brunéi grandes avances en el desarrollo humano y un dinamismo comercial singular, siendo el segundo país más industrializado en el Sudeste asiático tras Singapur y el quinto país del ingreso per cápita más alto  de todo el mundo. No obstante y a pesar del extraordinario crecimiento económico persisten barreras  y choques culturales entre la mayoría musulmana y las minorías que ahí conviven. Cabe resaltar que históricamente Brunéi fue una colonia británica y hasta 1984 luego un protectorado. Cuando se declaró  su independencia, el sultán proclamó el concepto de una monarquía musulmana malaya, donde la palabra del Sultán es la Ley. Esto se les inculca a los  bruneanos como filosofía nacional y el gobierno lo describe como "una mezcla de lengua, cultura y costumbres malayas, la enseñanza de las leyes y valores islámicos y el sistema monárquico, que todos deben estimar y practicar".

Según la prensa internacional, “lo que para los habitantes de esta región resulta normal para otros es impositivo y restrictivo”…y justo así ocurrió con la tradición de la celebración de la Navidad, ya que cuando Brunéi se convirtió en la primera nación del Sudeste asiático en implementar la Sharia, o Ley Islámica, que prevé una normativa regulando la celebración pública de la Navidad. Sin embargo cabe aclarar que Brunéi no ha impuesto una prohibición total a los festejos navideños. Los residentes no musulmanes y visitantes pueden celebrar la Navidad en sus hogares, comunidades y lugares de culto.” Esto se enfatizó en el comunicado de prensa del Ministerio de Asuntos Religiosos del año pasado: “Los creyentes de otras religiones que viven bajo el dominio de un país islámico –según el Islam– pueden practicar su religión o celebrar sus festividades religiosas en su comunidad, con la condición de que no exista exposición pública o divulgación de las celebraciones a los musulmanes”.

Las medidas adoptadas por la División de Aplicación Religiosa del Departamento de Asuntos Legales Islámicos NO  prohíben a los cristianos celebrar Navidad en sus lugares de culto, dentro de su comunidad y en sus hogares.” En otras palabras Si se permite celebrar la Navidad, siempre y cuando se respetan las costumbres y leyes musulmanes y que la fiesta ocurra en casa y no en un sitio público…

Esta polémica sigue latente en el reinado de Brunéi y como siempre las leyes pueden estar sujetas en cualquier parte del mundo a interpretación y también  y muy lamentablemente pueden también existir fanáticos religiosos buscando chivos expiatorios para descargar sus propias frustraciones y emociones de enojo e ira, radicalizando así la fe y alejándola de la PAZ que tanto le hace falta al mundo entero. Así surgieron nuevamente a principios de este Diciembre, algunos clérigos, reiterando la advertencia que la celebración de Navidad y sus símbolos  pueden  debilitar al Islam. Estas noticias tuvieron  un claro eco por las “mágicas” redes sociales que tampoco no descansan en las fechas decembrinas y  particularmente por que la  prohibición impuesta  al árbol de Navidad inspiraron a muchos cibernautas en todo el mundo a expresar su solidaridad por medio de la etiqueta #MyTreedom

Sea como sea, el respeto  al credo es de importancia universal que merece ser considerado y estimado, pero también nuestra LIBERTAD de poder elegir la religión, costumbre o tradición con la que deseamos celebrar o recordar alguna fecha importante, sea la Navidad o el Ramadán… las Pascuas o nuestro cumpleaños… lo relevante es poder darle valor y calidad humana a uno en especial o a  varios días en nuestra vida y ser capaces de compartir y convivir en familia o con amigos para que este instante especial y significante para cada uno de nosotros se convierta en una experiencia memorable…

P.S.: Imagen tomada de Pinterest

 https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-48223690

https://es.globalvoices.org/2015/12/25/realmente-esta-prohibida-la-navidad-en-brunei/

https://www.elespanol.com/viajes/20190909/riqueza-belleza-brunei-sultanato-borneo/427707808_0.html

Publicidad
Publicidad