PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Explicarle a nuestro hijo que cometemos errores

Fátima Gallardo Garranzo Creando Diálogos Mediación y terapia familiar
17 Apr 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

A veces en consulta veo como muchos padres están enfrascados en una lucha de poder con sus hijos. Y a veces es por no ceder, por sentir que deben darle una lección a sus hijos. Alejandra Vallejo Nájera en su libro “Hijos divorciados” nos describe… Los padres no somos perfectos y cometemos errores.

Nos pone un ejemplo:

"Hablando con Elena:

- Estábamos sentados durante la comida, cuando mi madre que hablaba, movía las manos a la vez, dió un manotazo al vaso de agua y me mojó todo el vestido.

Enseguida me dijo:

_ ¡Ay! lo siento muchísimo hija.

Entonces se levantó de la mesa y me ayudó a ponerme ropa seca.

No necesito que me vistan, pero, como la vi tan triste por lo que me había hecho, dejé que me abrochara los botones.

Yo entonces pregunté a Elena:

- ¿Te enfadaste con ella?

- ¡No! respondió. ¿No ves que lo hizo sin querer? Fue un accidente".

Lee a continuación lo que le ocurrió a Luis.

- Su madre llevaba una bandeja con un vaso de leche. En un momento, perdió el equilibrio y el vaso acabó encima de la camisa de Luis, que andaba más o menos por allí. Su madre, en lugar de reaccionar como la madre de Elena, regaño a Luis:

- Hijo ¿Es que siempre tienes que andar por el medio? ¿No ves lo que pasa cuando no te apartas?

Tanto Luis como Elena, acabaron con la ropa empapada por culpa de las madres. Pero una máma, si reconoció el error, pero la otra no.

A veces los padres queremos que nuestros hijos nos vean como seres perfectos y nos fastidia no serlo. Pensamos que perderemos su respeto y que no volverán ha obedecernos. Pero esto no es así, no pasa nada por pedir perdón y aceptar un error. Pronto ellos sabrán que no somos perfectos. En nuestra mano está que queremos enseñarle de la vida, en este caso de la arrogancia o del perdón.

La forma en que queremos enseñarles a vivir la vida está ahí, igual que la ropa mojada de Elena y Luis.


Foto: Gracias Michael Podger

Publicidad
Yuliana Petrova
Muy buen artículo. Gracias por compartirlo.
Publicidad