PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Crecer feliz

Julia González ¡Así me siento maravillosa!
16 Jul 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hoy al llegar en casa, me he encontrado con 2 cajas repletas de chuches en mi estudio. Mi marido ha decidido comprar chuches online aquí para mis hijos y rápidamente me he informado sobre cuándo pueden comer chuches los niños y la cantidad exacta para que no sea perjudicial para su salud. Cómo me he molestado en buscar información y me ha servido de ayuda, tengo ganas de compartirla con todas las madres del mundo. ¿Cuántas veces hemos oído que las chuches son malísimas para la salud de nuestros hijos? Pues ha llegado el momento de verificar este dicho. 

Ya sabemos que el dulce vuelve loco a casi todos los niños, pero la verdad es que para los adultos... es una tentación. Comer chuches es un placer enorme si se hace con moderación, pero si abusamos de ellas pueden aparecer los problemas. Nadie recomienda prohibirlas pero debes saber que son productos hipercalóricos, lo que quiere decir que las chuches estan hechas de azúcar y son una mezcla de colorantes, gelificantes y aditivos acidulantes. Si no pones límites, comer chuches puede resultar muy peligroso por los pequeños. Aquí os dejo las recomendaciones según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria:

  • No recomendamos chicles, caramelos duros ni palomitas de maíz a bebés ni menores de 3 años. 
  • Su textura gomosa es difícil de masticar, por lo que puede provocar atragantamientos que podrían desembocar en asfixia. 
  • No recomendamos ofrecer frutos secos a los niños menores de 4 años. 

Mi conclusión es que no nos engañemos, las chuches no son buenas, pero a los niños les hace felices. Así que lo ideal es establecer un máximo de golosinas a la semana y hacer que los niños passen días sin comer ninguna chuche, para que vean que se trata de una excepción. Mi recomendación según lo que he leído y que de hecho es lo que voy a hacer con mis hijos, es dejar que coman un número limitado de chuches los domingos o podrán hacer exepciones cuando se trate de algún cumpleaños o celebración importante. 

Como madre, me preocupo por la salud de mis pequeños, pero también me encanta disfrutar de su alegria y verles crecer felices... Y la felicidad muchas veces está en hacer pequeñas excepciones. 

Publicidad
Publicidad