PREVIOUS_POST

Suplementos de Vitamina D para niños

Cristina de Lindavita Consejos de Salud, Belleza y Bienestar
7 May 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Un niño bien alimentado, con una dieta equilibrada y un estilo de vida sano, por norma general no necesita tomar suplementos vitamínicos. Sin embargo, existe una vitamina con la que sí debemos plantearnos la posibilidad de dársela a los más pequeños: se trata de la vitamina D.

Ingerir una cantidad suficiente de vitamina D ayuda a que los huesos de los niños crezcan sanos y fuertes, además de favorecer su bienestar general.

Sin embargo, y en relación al tipo de alimentación y, sobre todo, al lugar donde vivamos, cabe la posibilidad de que nuestros hijos no estén obteniendo la cantidad suficiente de vitamina D que su cuerpo necesita (de los alimentos y de la luz solar).

¿Qué alimentos contienen vitamina D?

Solo hay unos pocos alimentos que son realmente ricos en vitamina D. Entre ellos se encuentran el aceite de hígado de pescado, la yema de huevo, las sardinas, el salmón, el atún y los hongos shiitake (según los datos ofrecidos por el Hospital de Philadelphia (EE.UU.) pero, ¿a cuántos niños conoces que le gusten este tipo de alimentos?

Afortunadamente, muchos de los alimentos que consumimos de manera habitual están fortificados con vitamina D, incluyendo los cereales del desayuno, el zumo de naranja y algunos lácteos, como el yogur y la leche.

La Academia Americana de Pediatría (EE.UU.) indica que, sin embargo, tomar únicamente leche y cereales no cubre el aporte necesario que los más pequeños necesitan de vitamina D y que, además, estos productos no siempre están fortificados con dicha vitamina.

Suplementos naturales de vitamina D: Ergy D

La vitamina D del sol

Además de la comida, los niños obtienen vitamina D tomando el sol durante los periodos de primavera y verano.

Desde el mes de abril hasta finales de octubre, pasar entre 15 y 30 minutos al día en la calle (en las horas de sol, por supuesto), puede producir la cantidad suficiente de vitamina D que los niños necesitan, siempre y cuando sus manos, brazos y su cara estén expuestos.

Sin embargo, durante las estaciones de otoño e invierno, la mayoría de nosotros pasamos mucho menos tiempo en la calle, además de que la luz UV tiene menos fuerza y los escasos rayos de sol pueden ser un aporte inadecuado de vitamina D (según el Hospital de Philadelphia).

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, pese a que la protección solar es importante, un exceso de la misma podría producir una disminución de la capacidad de la piel de los más pequeños para generar su propia vitamina D.

Cómo saber si tu hijo está recibiendo suficiente luz solar

El Instituto Lining Pauling de la Universidad de Oregon (EE.UU.) ha lanzado un famoso medidor para salir de dudas en esta cuestión y saber si, a ciertas horas del día, tus hijos están recibiendo la vitamina D suficiente de los rayos solares. Lo han llamado ‘el test de la sombra’.

Si la sombra de tu hijo es del mismo tamaño (o menor) que él o ella, significa que la cantidad de vitamina D que está absorbiendo es suficiente. Por el contrario, si la sombra es más larga que su altura, probablemente no esté recibiendo la cantidad suficiente de dicha vitamina.

¿Cuánta vitamina D necesitan los niños?

La mayoría de multivitamínicos para niños (ya sea en formato líquido o masticable) contiene alrededor de 600 unidades internacionales (UI) de vitamina D, que es la cantidad diaria recomendada para los pequeños de a partir de un año.

Por otro lado, en bebés menores de un año, la cantidad necesaria de vitamina D que recomienda la Academia Americana de Pediatría (EE.UU.) es de 400 UI. Las recomendaciones ofrecidas por la academia son las siguientes:

  • Los lactantes (total o parcialmente) deben recibir un suplemento diario de vitamina D de 400 UI en los primeros días de sus vidas.

  • Los bebés no lactantes que beben menos de 3 tomas por día de leche o fórmula fortificada con vitamina D deben recibir un suplemento diario de 400 UI de vitamina D.

En el caso de los adolescentes, pese a haber superado ya la fase de crecimiento, continúan necesitando la misma cantidad de vitamina D que los niños pequeños.

Los niños con obesidad, aquellos que raramente salen a la calle, de piel oscura o que siempre lleven la mayor parte de su cuerpo tapado, probablemente necesiten la ayuda de suplementos a base de vitamina D para suplir las necesidades diarias de la misma.

Los niños de piel oscura suelen experimentar un déficit de vitamina D debido a que los pigmentos de su piel bloquean los rayos solares, lo que conduce a una menor producción de esta vitamina.

Además, según el grupo de pediatras, los niños que toman ciertos medicamentos y hacen frente a enfermedades crónicas, como la fibrosis quística, pueden requerir dosis más altas de vitamina D.

Por otro lado, algunos medicamentos y enfermedades crónicas pueden disminuir la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes como la vitamina D.

¿Existe el exceso de vitamina D?

Sí, es posible que se llegue a producir una sobredosis vitamina D. Es importante seguir las indicaciones de toma indicadas en los suplementos vitamínicos para niños y no exceder la dosis.

Publicidad
Publicidad