PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Tipos de Fobias. Miedo injustificado y Ansiedad irracional

Victoria Belplan Con estas manitas
8 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las Fobias y los Miedos

Una fobia, es un trastorno de ansiedad que se caracteriza por un miedo intenso y desproporcionado ante objetos o situaciones concretas. Un estudio del instituto nacional de salud mental de EEUU. halló una media del 12% de sus ciudadanos sufrían algún tipo de fobias, doblando las mujeres el porcentaje de los hombres.

La diferencia con el miedo es que mientras este último se considera acorde con la situación de peligro existente, la fobia es una reacción del individuo desproporcionada e irracional, fuera del control voluntario de la persona e implica respuestas de evitación de la situación u objeto y persistente en el tiempo.

Hemos trabajado con el psicólogo Martín Lagos y su blog (https://fobiasymiedos.com/) para este artículo.

El pueblo de los pigmeos cuenta una fábula:

Cuentan que un león se acercó a beber de un lago y, al acercarse al agua, vio su imagen reflejada (era la primera vez que el agua cristalina le devolvía su imagen). El animal se asustó y se dijo: Hay un fiero león en este territorio, así que debo irme.

Pero la sed era muy fuerte y decidión volver a intentarlo pero sin éxito: cada vez que se acercaba al agua, veía la figura de su oponente. 

Estama muerto de sed y no sabía que hacer, no había agua a varios kilómetros de distancia. 

Cuando su desesperación muy máxima, decidió enfrentarse al otro león, y sin pensalo más, hundió la cabeza en el agua para saciar su sed y, sin esperarlo, su contrincante había desaparecido, para siempre.


Esta historia nos puede dar una idea de lo que es el miedo para la mente, esta maravillosa mente de la que disponemos los seres humanos, no es perfecta, a veces engaña a nuestro cerebro obligándonos a realizar cosas irracionales, no lógicas y no forzosamente porque hayamos tenido en nuestro pasado un encuentro desagradable o traumático con el objeto o situación en cuestión, baste con que haya sido el detonante o la culminación de un periodo emocional intenso.

La persona que padece una fobia sabe positivamente que su miedo es irracional, que no tendría que temer esa situación o ese objeto, que es ridículo y se sabe ella misma ridícula por el hecho de exponerlo, pero no  puede evitar tener esas sensaciones, por más que lo intente.

Entre los tipos de fobias más comunes están:

La fobia social

Miedo a ser evaluado negativamente por personas de nuestro entorno, la persona que padece fobia social teme una crítica constante hacia uno mismo.

En la infancia se teme perder a personas que dan seguridad, en la adolescencia se teme ser rechazado y ya en el periodo adulto se teme equivocarse o conductas inapropiadas.

Una forma de aprender a relacionarse es resaltar para uno mismo, los aspectos positivos de relaciones anteriores y suyos propios, destacando en su mente el eslogan: “¿y qué?”.

Una modalidad de esta fobia es el hablar en público (Glosofobia):

Es el miedo descrito anteriormente y depende de la cantidad de público y de la importancia que el paciente dé a ese público.

Insectos y animales:

Son miedos que en un tiempo pretérito tuvieron su explicación ya que nos permitían sobrevivir y alejarnos de peligros, este miedo se vuelve irracional cuando altera nuestra vida social y no nos permite andar tranquilamente por la calle cuando hay algún animal en las inmediaciones.

Agorafobia:

Miedo a padecer una crisis de ansiedad o sensaciones físicas desagradables en un determinado lugar (plazas, cines, espacios abiertos  ...) temiendo no poder huir o encontrar ayuda en caso necesaria.

Aerofobia:

Miedo a volar por temor a que se pueda producir un accidente aéreo (aerofobia), acompañado de sensaciones físicas desagradables durante un vuelo.

Claustrofobia:

La persona siente sensaciones de falta de aire, teme no tener oxigeno, o que no va a poder moverse. Por ejemplo en grandes aglomeraciones, ascensores, procedimientos médicos …

Las fobias pueden iniciarse al emparejar un estimulo que en principio no nos causa ningún rechazo con otro que nos disgusta realmente, por información o creencias erróneas.

Cualquier tratamiento eficaz de las fobias incluye exposición, preferiblemente gradual... esto es, afrontar repetidamente el objeto temido hasta que se deje de producir temor, ocurriría en casos similares a cuando notamos un olor característico, cuando nos exponemos mucho tiempo a él, dejamos de percibirlo.

Se recomienda que, cuando se realice, se mantenga cada exposición una media de 2 horas; esta eficacia se ve reflejada en un cambio de creencias por parte del individuo.

En una terapia con el psicólogo es preciso revertir el cambio producido en la persona, de una sensibilidad molesta e inadaptativa que se ha podido producir por unas circunstancias extremas o bien interpretadas así por el individuo, a una adaptación o habituación de esos estímulos.

Es decir realizar un cambio en las creencias que uno mantiene con respecto a determinadas situaciones u objetos en las que reconoce que está sensibilizado, teniendo como objetivo el crearse asimismo un hábito de conducta contrario a como ha venido procediendo hasta ahora, sabiendo y reconociendo que su conducta actual le crea situaciones desagradables que no quiere que le sucedan.

Publicidad
Publicidad