PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Pasión por Toledo, la ciudad por la que no pasa el tiempo

Victoria Belplan Con estas manitas
20 Mar 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La ciudad manchega apasiona por muchas razones

Uno de los principales es su larga historia a través de sus innumerables monumentos y calles con sabor milenario.

Una ciudad que se rinde a la mezcla de las diferentes culturas que un día la habitaron bajo el mismo cielo: la cultura cristiana, la cultura judía y la cultura musulmana... Por ello hoy en día en todo el mundo se la conoce como al Ciudad de las Tres Culturas.

Imprescindible será entrar a su casco viejo a través de cualquiera de sus Puertas históricas: Ya sea la Puerta de Bisagra o la Puerta del Cristo de la Luz.

Cada año Toledo recibe mejores números en cuánto a turismo, habiendo alcanzado el récord en el año 2016, gracias en parte a qué fue en éste año cuando se nombró a la ciudad imperial capital gastronómica del año.

Este empuje hizo que cada fin de semana Toledo se llenará de miles y miles de visitantes queriendo disfrutar de la rica gastronomía manchega a través de sus originales tapas.


Muchas de éstas tapas guardaban aún el arraigo de la vieja cocina castellana mezclando éstos sabores tan típicos con nuevos sabores ligados a la cocina más moderna.

Sin duda, la ciudad vivió uno de sus mejores años, lo que sin duda ha servido para mirar a Toledo desde otro punto de vista del cuál no era tan conocido: su gastronomía.

Y es que la ciudad presume de ser la segunda ciudad de Europa con el casco histórico más grande en cuanto a superficie, después del casco antiguo de la ciudad de Sevilla.

Un casco que cuenta entre sus joyas más preciadas a su Catedral de Santa María, o catedral Suprema de España, la cual como particularidad cuenta en su interior con la “Campana Gorda”: Una campana inmensa que cuelga de lo alto del campanario de la Torre de la catedral y la cuál no se toca desde el siglo XVIII. De hecho, solo se ha tocado una vez, y fue para su estreno.

Campana gorda de la catedral de Toledo

Desde entonces y debido al enorme estruendo que causó en la ciudad con innumerables desperfectos en cristales y ventanas se decidió no volver a tocarla nunca más.

Además de la Catedral, y junto a esta,. destacan edificios como el Ayuntamiento de Toledo, palacio arzovispal, etc... aunque, en su casco, prima el monasterio de San Juan de los Reyes, construido en la época de los Reyes Católicos. De estilo arquitectónico gótico-isabelino éste bello monumento cuenta con uno de los claustros más bonitos del mundo.

Y no podía faltar la visita a la antigua fortaleza militar del Alcázar de Toledo. Aunque hoy en día sirve de museo nacional del ejército, solo ponerse debajo del majestuoso edificio impone. Fue destruido en gran parte a causa de la guerra civil, pero reconstruido al finalizar la guerra.

Ciudad de Toledo

Por supuesto es de obligada visita los miraderos del río Tajo o más bien conocidos en Toledo como las vistas del Valle.

Unas vistas privilegiadas donde ponerle cara a todo el casco desde las alturas. Se puede acceder a éstas vistas fácilmente en coche a través de la misma carretera del Valle. Visitar Toledo sin deleitar a nuestros ojos con éstas vistas puede ser un pecado.

Publicidad
Publicidad