PREVIOUS_POST

La felicidad y el yo

Charo Sánchez Comunicación alterna
25 Feb 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Los Upanishad, es decir, cada uno de los más de 200 libros sagrados hinduistas escritos en sánscrito, ya hacían referencia, en el siglo VII a.C., al concepto de atención plena". Un término quepuede denominarse también como conciencia plena o conciencia pura y que en inglés se designa como mindfulness, tan en boga en los últimos tiempos. La atención plena es uno de los siete factores para alcanzar la iluminación y destaca por la gran importancia que tiene según las enseñanzas deBuda. También la psicología occidental está haciendo referencia a esta terminología y a la práctica de esta atención plena para aliviar determinadas conductas y condiciones físicas y mentales, incluyendo trastornos obsesivos-convulsivos, la ansiedad, la depresión, los trastornos alimentarios o
la adicción a las drogas. ¿Y en qué consiste la atención plena o mindfulness? Pues el propósito de esta práctica es establecer esa conciencia plena, esa atención,
en el propio día a día. Es decir, mantener una conciencia tranquila, relajada, estable y consciente de las funciones corporales, las sensaciones, los sentimientos, los pensamientos y las percepciones.

En un mundo tan alocado, que se mueve tan rápido, con tantas prisas y en el que las relaciones humanas, en ocasiones, se reducen a un contacto vía teléfono o a cualquiera de las aplicaciones de mensajería instantánea, dedicar unos minutos del día a nuestro propio cuerpo, a nuestras sensaciones, a sentir la respiración o escuchar lo que nos dice nuestro cuerpo puede ayudarnos a rebajar la sensación de estrés y a relacionarnos mejor con nuestros compañeros de trabajo y con quien nos rodea. Asimismo, diversos estudios científicos han puesto de manifiesto que la práctica del mindfulness, de esta relajación y toma de conciencia plena, ha ayudado a mejorar el dolor, a disminuir las infecciones respiratorias, a favorece un mejor comportamiento y el estrés en niños o a aliviar la inflamación crónica. Por otro lado, la puesta en marcha de programas de mindfulness en las empresas se está asociando a la mejora del clima laboral y de la relación entre los compañeros, lo que provoca una mejora de la vida tan personal como profesional.

La técnica, muy utilizada tanto en Estados Unidos como en otros países de nuestro entorno, aumenta la alegría, la satisfacción y los sentimientos de gratitud de quien la practica, ya que ayuda a vivir el presente y a alejar los pensamientos de las preocupaciones del día a día. Así, la mente consigue estar más serena y lúcida, alejada de los pensamientos negativos que provocan estar todo el día dándole vueltas a la cabeza, tratando de encontrar soluciones a los problemas diarios. Una situación que, según los expertos, a la que denominan "rumiación", hace caer en la ansiedad y la depresión. Es entonces cuando el cuerpo manda señales, a las que solo se podrá prestar atención cuando la mente esté en calma y con plena conciencia.

Conscientes de esta necesidad de atención plena y mejora de la calidad de vida y del entorno laboral, numerosas compañías han decidido implementar estos programas de meditación en su agenda. Es el caso de Heineken España, que ha sido pionera en nuestro país al poner en marcha, en 2014, programas encaminados a optimizar las condiciones de trabajo de sus empleados, con actividades formativas para promocionar la salud y mejorar la satisfacción en el lugar de trabajo. Fuera de nuestras fronteras, empresas como General Mills, Unilever o Ford Motors Company también cuentan con programas de Mindfulness para sus empleados. Incluso Google ha comenzado a formar a sus trabajadores en estas prácticas de conciencia plena.

Una técnica que puede ser aplicada en todos los entornos laborales, ya que, según los expertos, la base es tomar conciencia "del aquí y del ahora", desde la perspectiva de una forma diferente de relacionarnos tanto con los demás como con nuestra propia experiencia cotidiana, pasar del individualismo a la dualidad, a la interrelación entre el yo y el espacio exterior, con todos sus elementos. Ser más conscientes del entorno que nos rodea, del momento en el que vivimos, con quién lo vivimos y cómo lo vivimos. Porque el Mindfulness no consigue solo escuchar a nuestro organismo y ayudarnos a mejorar determinadas dolencias, sino que permite una mejora de la flexibilidad mental y aumentar la capacidad de adaptarse a los cambios y lograr ser más felices. Una actitud que puede resultar muy positiva en un entorno laboral tan cambiante como en el que estamos inmersos.

Publicidad
Publicidad