PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Esto va de Mujeres Valientes

Yolanda Moreno Arquitecta Tecnica/Diseñadora/Blogger Como Hacer que un Sueño se Cumpla
25 Mar 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Últimamente me da poco tiempo para escribir, y apenas me da la vida para poder publicar una vez al mes.

 La entrada de este mes, he querido que sea hoy 25 de Marzo de 2019, un día que desde hace ya 11 años, se marcó como día negro y triste en mi calendario. Tal día como hoy la vida me robo a uno de mis tesoros, a mi hermana, ya algunas veces la he nombrado en alguno de mis post, y hoy 11 años después os voy a abrir un poco más mi corazón, porque con ello quiero hacer ver como este mundo hay muchas mujeres valientes que han cambiado, están cambiando y cambiarán la historia.

Este día once años después os voy a contar la historia de una Mujer a la que la vida la hizo valiente a peso de golpes y de dolor y que creo esta historia debe de quedarse plasmada precisamente este día.

Esta mujer, fue niña primero, desde donde soñaba con estudiar y llegar lejos, ser una mujer de sueños y aspiraciones y sentirse realizada, independiente y libre. Una niña con una sonrisa infinita que compartía su vida, sus juegos, sus muñecas, sus risas, su historia, su familia y amigas con otra niña valiente, cargada de vida, de sueños, con ganas de que el tiempo se detuviese y de vivir intensamente.

Estas dos niñas siempre unidas donde solo con una mirada sabían lo que sentían la una y la otra, se conocían a la perfección, donde la Morena era la pepito grillo y la responsable y la Rubia, a la que le gustaban las locuras y travesuras, la atrevida y sin miedo.

Juntas iniciaron su juventud, donde llegaron sus primeros amores, las primeras aventuras solas, salidas con amigas donde empezaban a escribir en el libro de los recuerdos bonitos y para siempre. Poco a poco siempre unidas se convirtieron en jóvenes Universitarias, donde a pesar de que cada una decidió estudiar temas muy diferentes, una se fue al campo de la salud y la otra tomo el camino de Ingeniería, siempre unidas por un lazo grueso e inquebrantable que ni la distancia, los enfados o malos entendidos podía romperlo, o eso creía la Morena, donde con mil planes de vida, un gran futuro de por medio, donde cuando cada una trabajara iban a hacer mil y un viajes, donde lo malo pasaba siempre de lejos y los mayores problemas era suspender un examen o que el chico que te gustaba no te hiciera caso.

Pero la vida les tendría preparada una gran lección, que les enseñaría lo que verdaderamente importa. La palabra Cáncer toco de lleno y a la joven Rubia con una vida por delante, y con muchas ganas de comerse el mundo la vida solo la dejo estar hasta a casi los 25 años, y digo casi porque se murió una semana antes de poder cumplirlos. Durante los 15 meses que lucharon juntas por vencer a ese enemigo, la Rubia siempre tenía una sonrisa, por muy mal que estuviera, seguía con ganas de seguir aprendiendo, con muchos planes para cuando se pusiera buena, como el de volver a la playa poder sentir y ver el mar. Todos esos planes y sueños se fueron con ella aquel 25 de Marzo de 2008, cuando su cuerpo se apagó y su alma voló hacia el cielo.

La Morena se quedó inmersa en una nube negra de dolor, donde sentía un dolor tan grande que a veces ni respirar la dejaba, donde tuvo que aprender a dormir con la cama de al lado vacía, aprender a no poder desahogarse con su confidente, a no poder reírse con ella o disfrutar de la vida junto a ella. En ese momento la Morena entendió lo que era la vida y su cara más amarga.

Aun la Morena no sabe de dónde le salieron las fuerzas para seguir caminando en el camino de la vida pero esta vez debería de hacerlo sola, sin su compañera lo que asustaba aún más.

Fueron pasando los años y la Morena comenzó a hacer planes, que hoy desde la distancia y el tiempo sabe que fueron equivocados, ya que el dolor no le dejo ver la realidad de la persona que decía quererla y cuidarla, uniéndose a ella a sus 25 años, donde ella iba a formar una vida nueva, un comienzo y una familia y la otra persona aun hoy día no sabe ni lo que quiere.

Cuando parecía que todo iba tomando su camino y que la nube negra iba cambiando a gris claro, la vida le tenía guardada más sorpresas a la Morena. Donde su padre, otro pilar importante en su vida, esta decidió que era el momento de que viajara al cielo a cuidar a su hija dejando en la tierra a su madre a cargo de ella y su hermano. En este momento la Morena se sintió devastada, no podía pasar otra vez y en tan poco tiempo, era algo tan doloroso y difícil de soportar que la Morena creía que no iba a poder seguir viviendo.

Años complicados le esperaban a la Morena, donde se vio más sola que nunca, donde el que se suponía su otra mitad o apoyo, nunca supo entender ese dolor desgarrador que el alma de la Morena sentía, donde la vida a veces dejaba de tener sentido para ella, pero en los peores momentos volvía a sacar una fuerza interior que ni ella sabía que existía, y seguía apostando por tener una familia, sueños y seguir viviendo.

Cuando la Morena pensaba que la vida le iba a dar una tregua, regalándole la dicha de dar vida y tener a su mayor tesoro, esta otra vez se empeñó en ponerle las cosas difíciles a la Morena, porque debía de aprender  aún más y tendría que ser más valiente.

El embarazo supuso para la Morena, una rotura de esquemas, donde al quedarse embarazada perdió su trabajo, se vio muy sola durante nueve meses, llena de dudas y de muchos miedos, donde ese compañero seguía estando ausente y donde ella una vez más tuvo que seguir su camino sola.

Nació su tesoro y esto supuso una aventura, donde ella aprendió a caminar este nuevo camino sola con su hijo, ya que la otra mitad seguía sin valorar lo que tenia.

 Ahora la Morena mira hacia atrás y sabe que todo eso era necesario porque sola aprendió lo verdadero de la vida, aprendió a priorizar, a valorar y se hizo a si misma fuerte, valiente y sin miedo.

La vida aun le tenía un obstáculo más guardado a la Morena, porque debía de terminar de ser la nueva mujer que es ahora. Ese último obstáculo fue también doloroso, donde la otra mitad que nunca la valoro y tampoco quiso, donde con engaños le hizo creer en una ilusión de familia y vida que nunca cumplió, la dejo, de malas formas y donde ella tuvo que sacar otra vez esa fuerza interior para ser ahora la mujer fuerte y valiente que es. Dicen que el amor es ciego y la Morena estuvo muy ciega durante muchos años, porque ella se guio por su corazón sin pensar que hay gente que en vez de corazón tiene piedras y pueden destruir.

Esa Morena y esa historia es de mi misma, la vida no me lo ha puesto fácil, Mis Queridas Aventureras Emprendedoras, os he contado la parte Resumida de mi historia donde estos últimos  11 años dan para 3 novelas mínimo, pero a pesar de todo, por muy negra que estuviera mi nube siempre tome el camino de la lucha, la ilusión, la vida y la valentía. Esta vida no es fácil pero nosotros tenemos la opción de escoger nuestro camino y yo siempre aposte y sigo apostando por el de mis sueños retos e ilusiones. Hoy por fin he podido ver lo que muchos veían desde fuera pero lo que mi dolor no me dejaba ver, he podido ver a esa Mujer Valiente que fui, soy y seré.

Publicidad
Montse Casasempere Ruiz

Montse Casasempere Ruiz

Social Media, Womenalia

Gracias, Yolanda por abrirte como lo has hecho, contarnos tu historia y hacernos partícipe de ella. Gracias por tu sinceridad, fuerza y esfuerzo. Por no dejar de creer en ti misma y servir de referente a las womenalias que te leemos. ¡Seguimos en el camino! Nunca dejes de construir el tuyo. ¡Abrazo fuerte!
Publicidad