PREVIOUS_POST

Afrontar el cambio de paradigma consecuencia del Covid19

Patricia Murphy Doyle ¡Coge el timón! de tu vida
18 May 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

De pronto llegó el COVID-19 y todo cambió. Ya nada será lo mismo, la naturaleza, la economía ni las relaciones sociales.

Este virus atacó donde más duele: nuestra libertad y el contacto físico con otros humanos, es decir, la forma de relacionarnos.

Aristóteles afirmaba que “el hombre es un ser social por naturaleza"  y que necesitamos de los otros para sobrevivir.

“El hombre está condenado a ser libre” es una frase del filósofo francés Jean-Paul Sartre, significa que la libertad es inherente a la condición humana y que, por ello, el hombre es absoluto responsable del uso que haga de ella.

El confinamiento nos obligó a implantar rutinas diarias y establecer una agenda con tareas, realizar actividad física en casa, teletrabajar o a otros quedarnos sin trabajo directamente, pero principalmente el estar aislados,  el no poder besarnos con amigos y familiares, ni abrazarnos, en fin, perder un poco la esencia que nos caracteriza como humanos.

¿Y qué competencias podemos desarrollar las personas, para lograr salir fortalecidos mentalmente de esta pandemia?

La resiliencia es la capacidad que tenemos de recuperarnos frente a la adversidad, de rehacernos, como si fuésemos una taza que se rompe en mil pedazos y nos transformamos en un hermoso mosaico.

Debemos  mutar positivamente, reconstruir nuestra vida para seguir proyectando el futuro.

La resiliencia no es una cualidad innata, sino más bien una aptitud que se puede desarrollar, se aprende, consiste en un trabajo personal, exhaustivo y que lleva tiempo. ¿Cómo se logra?

  • Autoconocimiento y autoestima

Conocer nuestras fortalezas y debilidades nos permitirá definir objetivos alcanzables, tomando los obstáculos como una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

  • Autocontrol

Un buen autoconocimiento nos permitirá reconocer y expresar nuestras emociones, acción tan necesaria que nos brinda la inteligencia emocional, no podemos controlar las situaciones que ocurren en la vida pero sí nuestras emociones.

  • Afrontar la adversidad con humor

Ser capaces de reírnos de la adversidad y sacar una broma de las situaciones difíciles nos ayuda a superarlas. La risa contribuye a mantenernos optimistas y enfocarnos en los aspectos positivos de las situaciones que se nos presentan.

  • Actitud positiva y autoconfianza

Al ser conscientes de nuestras potencialidades y limitaciones confiaremos en lo que seremos capaces de hacer, sin perder de vista los objetivos y sintiéndonos seguros de lograrlos.

Cultivemos el optimalismo también llamado “optimismo inteligente” u “optimismo dinámico”, una mezcla equilibrada entre realismo y optimismo, activa los recursos que cada uno tiene para superar obstáculos, a la vez que genera ilusión y confianza.

 “ No tengas miedo de la perfección, nunca la alcanzarás” (Salvador Dalí)

  • Flexibilidad combinada con perseverancia

Ser flexible no implica renunciar a nuestras metas, pero cuando algo no tiene sentido, es conveniente cambiar el rumbo y valorar las diferentes alternativas, sin aferrarnos a una única solución.

Debemos combinar la flexibilidad con una dosis de perseverancia, o sea, seguir adelante a pesar de las distintas adversidades que en el camino se nos presenten.

  • Sociabilidad

Crear una sólida red de apoyo que nos puede sostener en los momentos más difíciles, tener cerca a personas que nos proporcionen cariño, confianza y  que mantienen una actitud positiva ante la vida.

  • Tolerancia a la frustración y a la incertidumbre

El vivir el presente, en el aquí y ahora nos ayuda a enfocarnos en cada tarea que hacemos.

Significa observar, sentir lo que sentimos, saborear lo que estamos comiendo, percibir los aromas del momento, escuchar el cuerpo.

El pasado, ya fue, quedarnos en él provocará depresión mientras que pensar en la incertidumbre de un futuro,  que no sabemos si llegará nos generará ansiedad pues no podemos controlar todos los aspectos de nuestra vida sólo cambiar nuestra manera de interpretarlos y reaccionar ante ellos.

  • Creatividad

Generar propuestas originales en base a nuevas ideas o conceptos, peguemos las distintas imágenes de nuestra vida sobre un papel imaginario creando un hermoso collage, esto contribuirá a transformar nuestra experiencia dolorosa en algo bello o útil.

Potenciando las habilidades blandas o soft skills, como la inteligencia emocional, creatividad, comunicación, entre otras, favorecerá a desarrollar la capacidad de resiliencia y poco a poco, eso dependerá de cada uno, nos recuperaremos de las secuelas que nos produjo esta pandemia.

Eramos tan felices y no nos dábamos cuenta…

Publicidad
Publicidad