PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Los roles de nuestra vida

Mirian Hernando de Frutos Coachingo
26 Aug 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Es curioso comprobar cómo según el grupo social en el que nos encontremos podemos dar una imagen totalmente distinta sin cambiar por ello nuestra forma de ser. Esto depende del rol que tenemos o nos han impuesto en cada círculo.

El que es fijo sin condiciones es el familiar, puesto que todos somos hijos, algunos hermanos/as, padres/madres, tíos/as….si se da el caso.

Pero en el caso del resto de relaciones  esa percepción que tengan de nosotros puede variar de manera casi radical por diversos motivos. Por ejemplo, en el caso de amistades de toda la vida el rol está fijado desde muy temprana edad, y posiblemente aunque exista un cambio no varíe mucho para el resto del grupo. No obstante, a lo largo de la vida adquirimos nuevos hábitos, gustos, ideas que cambian nuestra forma de pensar….y en ese transcurso tenemos relación con más gente que nos hace sacar una faceta de nuestra personalidad más que otra y, así, esa imagen nuestra puede cambiar.

También hay que tener en cuenta el contexto sociocultural en el que se ubica el rol vigente de la mujer y del hombre. Por ejemplo, y aunque está cambiando, todavía se espera que la que se ocupe de la casa y los niños sea ella (trabaje o no) y él traiga el sustento a casa.

Por otro lado, hay entornos en los que no podemos mostrarnos tal y como somos por temor a juicios de valor y al final nos adaptamos a un rol con el que realmente no estamos conformes. Esto que en un principio hacemos para evitar un posible conflicto nos aleja de nuestra esencia, creando un conflicto permanente que tarde o temprano se manifestará. 

Igualmente, no hay que tener miedo a cambiar de forma de comportarse (que viene ocasionado por una forma diferente de pensar) con los años por temor a ser rechazado. Todos evolucionamos y podemos modificar ideas, actuaciones y cuestionar valores que antes teníamos como inamovibles. Es parte de la vida. Con coherencia y honestidad podremos desempeñar el papel que nos pertenece de la mejor manera posible. 

Y es que sólo estando cómodos con nosotros mismos podremos estarlo realmente con los demás, sin importar el rol que tengamos.

Publicidad
Publicidad