PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La dismorfofobia

Mirian Hernando de Frutos Coachingo
19 Sep 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cuando debatimos sobre temas relacionados con la no aceptación de nuestro propio físico, siempre (o casi siempre) solemos sacar a relucir posibles enfermedades como la anorexia o la bulimia, ya que están directamente relacionadas con estos problemas. Pero hay un tipo de enfermedad cuyo término no había oído hasta ahora.

La dismorfofobia comienza de la misma manera. Hay algo que no te gusta de tu físico, una parte de tu cuerpo que no sueles enseñar o, en el caso de mostrarlo, es de manera disimulada. En realidad todos tenemos algo de esto en el sentido de que siempre hay algo que nos gustaría cambiar de alguna manera.

Pero qué pasa si ese deseo de cambio se convierte en una obsesión, una preocupación tal que sólo existe ese tema en nuestra cabeza y que llega a condicionar de forma importante nuestra vida diaria.

Aquí es donde entra en juego esta enfermedad, que genera para aquellos que la sufren unos niveles de ansiedad y estrés bastante perjudiciales para la salud.  La dismorfofobia no entiende de género, y aunque se sigue dando más en las mujeres por las mayores exigencias sociales en cuanto a belleza, en los hombres cada vez tiene más importancia.

También es cierto que esta distorsión llevada al extremo se suele dar en la adolescencia, que es cuando tendemos a prestar más atención a temas físicos. Una vez vayan pasando los años se nos irá quitando esa obsesión al mismo tiempo que mejora y se forja nuestra autoestima.

Si esto no ocurre y se sigue manteniendo esa dismorfofobia en edades más adultas habrá que pedir ayuda profesional puesto que aquellas personas que la tengan pueden llegar a aislarse de toda relación social de forma eventual o incluso permanente.

Por otro lado, la cirugía estética puede esas partes con las que no estamos conformes, pero no por eso va a desaparecer el problema si se ha convertido en una enfermedad.Por eso  la ayuda de un profesional es algo clave para superar una dismorfofobia duradera.

Publicidad
Publicidad