PREVIOUS_POST
NEXT_POST

El salario emocional

Mirian Hernando de Frutos Coachingo
16 Dec 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Cuando buscamos el puesto de trabajo perfecto, en lo primero que seguramente pensamos es en las condiciones económicas. Ni que decir tiene que es algo vital para poder sentirnos valorados y estar motivados a la hora de realizar nuestras tareas.

Sin embargo, hay muchos otros factores a tener en cuenta que cada vez están más en alza en nuestra sociedad y que conforman el llamado ‘salario emocional’. Ahora no basta con el dinero, se busca siempre un añadido que reafirme esa motivación y compromiso con la empresa. 

Entre los ejemplos de estos ‘extras laborales’ podemos destacar la concesión de días libres en fechas señaladas o ante situaciones externas de las que el trabajador se tiene que hacer cargo. Siempre es un buen indicativo que la empresa facilite el equilibrio entre la vida personal y profesional.

Siguiendo en esta línea, también es importante ofrecer una flexibilidad horaria suficiente que permita al empleado poder conciliar la vida familiar sin problema. La revolución tecnológica ha hecho mucho para conseguir esto a través del teletrabajo, algo que cada vez más empresas se plantean.

Otros ‘pluses’ muy interesantes pueden ser descuentos en empresas de varios sectores con las cuales tenga acuerdos la compañía en la que trabajamos. Por ejemplo, nos pueden ofrecer precios especiales en salud dental o en una cadena de gimnasios específica si nos apuntamos.

Al final lo que importa es que las condiciones permitan trabajar para vivir y no al revés. De esta manera, hay muchas más posibilidades de que un trabajador esté feliz en un sitio y no se plantee cambiar aun por un salario económico más atractivo.

¿Crees que el salario emocional es importante en una empresa?

Publicidad
Publicidad