PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Beneficios mentales del ejercicio físico

Mirian Hernando de Frutos Coachingo
11 Nov 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hay que mantenerse sano y en forma para tener una vida saludable, eso está claro. Hacer ejercicio es algo muy recomendable y necesario para nuestro cuerpo, puesto que entre otras cosas ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares

Pero aún más importantes son los efectos que tienen para nuestra mente. Quizá el más común, el que más hemos oído es la percepción de mayor bienestar interior. Esto se produce por la liberación de endorfinas, unas sustancias químicas que producen sensación de felicidad y euforia. 
Por otro lado, es una buena manera de quitarnos el estrés y la ansiedad que nos puedan provocar situaciones del día a día.

Mejoraremos capacidades cognitivas como el nivel de concentración, la memoria o una mayor disposición hacia el aprendizaje debido a un aumento de la producción de neuronas que a su vez generan más conexiones entre ellas y, en definitiva, hacen que crezca nuestro volumen cerebral. 

Además, todos estos beneficios tienen una consecuencia inmediata en nuestra autoestima. Al funcionar mejor nuestro cuerpo y mente nos sentiremos bien y tendremos más confianza en nosotros mismos, algo que por seguro trasnmitiremos en cada una de nuestras actuaciones con los demás.

Eso sí, no notaremos todos estos beneficios si le dedicamos poco tiempo y de manera esporádica a nuestro entrenamiento. Tenemos que reservar un tiempo de al menos 3 o 4 días a la semana para que se forme un hábito y la pereza no venza a la voluntad.

Por supuesto, lo importante es que vayas a hacer algo que te guste, ya sea cualquier deporte, una actividad del gimnasio o estar en las máquinas. Aquello con lo que no te aburras. De esta manera  irás cogiendo una rutina muy saludable que con el tiempo tu propio cuerpo pedirá y no te costará casi esfuerzo realizar.

Publicidad
Eva Lázaro

Eva Lázaro

Preparadora físico, Gimnasio Nou Esport

Es verdad todo esto. Lástima que algunas personas dejan de hacer ejercicio durante unos días por X causa y luego piensan que tienen estacionada sólo la salud física y no la mental.
Publicidad