PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Dejemos de criar Maltratadores

Neus Escoda M. "El Blog de Neus"
8 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Hay un tema que me preocupa desde hace tiempo y como a mí, a muchísima gente que tenemos como valores prioritarios el respeto, el amor, la empatía, la compasión, generosidad, igualdad, etc.

Personas que nos quedamos horrorizadas cuando oímos por televisión como hombres y mujeres maltratan (pegan, maltratan psicológicamente, asesinan) a sus parejas o ex-parejas, con la simple excusa de que son o eran de su propiedad.

Pero en este post no me gustaría hablar solo de estos “maltratadores oficiales” que llegan al extremo de pegar o matar, me gustaría hablar de esas personas (por llamarlas de alguna manera) que estando muy lejos del maltrato físico, hacen que su pareja se sienta infeliz por su maltrato psicológico.

Hijos que hacen la vida imposible a los padres, compañeros de trabajo que hacen que la vida en la oficina sea un infierno y niños que hacen bullying con sus compañeros de clase.

Son distintos niveles de maltrato, pero todo empieza del mismo modo, cuando somos pequeños y estamos siendo educados. Como bien sabrás, los niños absorben todo lo que ven y oyen, así que sí lo que ven en casa es falta de respeto entre los padres, entre los hermanos o entre la familia en general, eso es lo que ellos harán cuando sean mayores.

Con esto no quiero decir que la culpa de todos estos maltratadores que salen por la tele y los que no salen, la tengan sus padres por no educarlos como es debido, ya que habrá algunos que sean enfermos psíquicos y otros que lo lleven en su carácter y el resto que lo hayan aprendido en su entorno, fuera de ella (escuela, amigos, etc.)

Es a este último grupo al que me refiero cuando hablo de “Dejemos de criar maltratadores”. Es evidente que todos los niños nacen con su carácter, pero también lo es que este puede modificarse, pulirse o “estropearse” con su entorno social y familiar.

Si un niño desde bien pequeño, está acostumbrado a ver gritar y discutir a sus padres, es muy probable que él también lo haga cuando sea mayor y tenga su propia familia. E igual ocurre con los hijos, si estos han sido criados a base de gritos, golpes, riñas e insultos, cuando ellos tengan sus propios hijos harán lo mismo o peor, ya que se sentirán resentidos por el trato que tuvieron y querrán hacerlo pagar a terceras personas, en este caso sus hijos.

En el caso de las relaciones de pareja, sí han visto que el padre o la madre insulta a la pareja, discuten y levantan la voz, lo más seguro es que de adulto hagan lo mismo.

Resumiendo: Sí en nuestro día a día, seamos padres, hijos, hermanos, amigos o compañeros de trabajo, nos comportamos con respeto, compasión y empatía, igualdad, armonía y damos amor. Eso es lo que recibiremos de los demás, y si encima estamos intentando educar a nuestros hijos de la mejor forma posible, es muy probable que con el tiempo podamos sentirnos orgullosos de ellos/as, porque utilizaran nuestros mismos valores y la máxima “No hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran a tí”

Si después de leer este post, sigues teniendo dudas y tienes alguna pregunta o quieres hacer algún comentario, adelante, estaré encantada de contestarte.

Y si lo que quieres es saber aplicar todos esos valores en tu vida, pulsa en este enlace y te explicaré cómo hacerlo:

https://www.neusescodam.com/contacto

¡TE DESEO LO MEJOR!

Publicidad
Publicidad