PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo mantener mi Autocontrol

Neus Escoda M. "El Blog de Neus"
24 Sep 2018 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

El arte de controlar nuestras emociones se basa en la Inteligencia Emocional, y esta se diferencia de la Inteligencia educativa (Coeficiente Intelectual, estudios, títulos) en que quizás la primera no te proporcionará riqueza ni propiedades, pero si te asegurará que serás feliz con lo que tengas.

Si eres una persona que no sabe controlar sus emociones, tu cabeza es como un torbellino y que cuando te dicen algo que no te gusta, salta y cuando ves algo que te encanta gritas y lloras o cuando los niños tienen un mal día en lugar de calmar la situación eres de las/los que la empeoran…..necesitas dominar tus emociones y no dejar que ellas te dominen a ti.

Lo peor que puedes hacer es seguir como estás. Estoy segura que no eres feliz, sientes que podrías hacerlo mejor pero no sabes cómo, los niños no te obedecen y encima te contestan, con tu pareja existen muchos momentos de tensión por tu falta de dominio, y en el trabajo más de lo mismo.

¿Qué hacer para gestionar mejor mis emociones?

1-Lo primero de todo es admitir que tienes esa falta de control y que debes empezar “ya” a trabajarlo.

2-Realiza una lista con las personas, cosas o situaciones que te sacan de tus casillas y te hacen saltar.

3-Con la lista en la mano, valora cada punto por separado. Por ejemplo, si son los niños los que te hacen gritar y perder los nervios, pregúntate por qué. Porque vienes cansada de trabajar, porque el pequeño siempre se queja, porque no te ha ido bien en la oficina, porque has discutido con la pareja, etc. etc.

4-Una vez tengas claro el motivo por el que saltas, reflexiona sobre ello. ¿Realmente la culpa es de los niños o es de cosas externas a ellos? Si es de cosas externas ¿por qué lo pagas con ellos? ¿por qué dices que la culpa es suya?

5-Contestadas de forma sincera las anteriores preguntas, escribe ahora debajo, qué cosas debes hacer para evitar llegar a casa y hacer pagar a tus hijos, el mal rollo en el trabajo, tu discusión con la pareja o el golpe en el coche.

6-Personalmente creo que tienes muchas opciones: meditación, yoga, ejercicio (para desahogarte) hablar con la persona que tienes el problema, etc. El caso es llegar a casa totalmente relajada, no puedes permitir ni un día más hacer pagar a tus hijos cosas de los que no son culpables. Y quien dice hijos, digo pareja, madre, compañeros de trabajo, etc.

Tu objetivo con este ejercicio es darte cuenta de qué es lo que te hace saltar y el por qué. Una vez realizado te será más fácil aislar el problema y trabajarlo.

Si el problema es que cada vez que ves a tu madre te pones como una moto, tu trabajo será o hablar de otra forma con ella, o decirle qué cosas te molestan de las que te dice o aprender a entender que tu madre es así, y que con la edad que tiene no va a cambiar y menos si ella cree que tiene razón. Por lo tanto, por qué intentas cambiarla tú?

Olvídate de cambiar a los demás, bastante tienes con cambiarte tu misma. No tienes que empezar trabajando todos los puntos que has escrito, empieza uno por uno y si son fáciles coge dos y a medida que te des cuenta que es posible, más fácil será conseguir el resto de puntos.

Sabes que si necesitas ayuda de un profesional yo estoy aquí, aunque confío plenamente en tí y recuerda que “Cuando quieres, puedes”.

Publicidad
Neus Escoda M.

Neus Escoda M.

CEO, Coaching y Consíguelo

Hola Pilar, gracias por tus comentarios.
Siento mucho lo que me cuentas de tu pareja y entiendo que te pongas de los nervios, pero reflexiona un poquito sobre tu última discusión.
1-¿Él empezó a gritar y a decirte palabras hirientes sin que tú hicieras o dijeras nada?
2-¿Crees que si tu te hubieras comportado de otra manera la discusión hubiera terminado igual?
3-Recuerda el dicho: “Dos no discuten si uno no quiere”

Una vez hayas reflexionado sobre estos tres puntos y los pongas en práctica todo irá mejor y te voy a dar un par de pautas más que te ayudarán para próximos encuentros:
1-Cuando veas que la conversación sube de tono, páralo y hazle saber que lo que te está diciendo te está hiriendo y que no entiendes con qué finalidad te lo dice.
2-Evidentemente, tus palabras se limitaran a decir como te sientes y nunca criticarle, amenazarle o reírte de él.

Se basa en ser asertivos, de esta forma podréis decir lo que queráis pero sin ofender al otro, por tanto es imposible que si tu le dices como te sientes, la cosa acabe a gritos o de los nervios.
Cuando tu cambies de actitud, el tendrá que cambiar la suya, pero no exijas a los demás lo que tu no quieres o puedas hacer.
Te deseo lo mejor!!
Pilar Gras
Y no quiero gritar ni ponerme de los nervios. Quiero hablar las cosas y hacerle entender que en una discusión son dos personas no una. Y que no puede decirme palabras hirientes, y decirme que es que es natural y le salen así.
Pilar Gras
Mi problema es que mi pareja me saca de mis casillas. En una discusión dice cosas que no vienen a la conversación o me compara con sus ex. Termino de los nervios y a gritos
Publicidad