PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo gestionar el miedo, la ira y la tristeza

Neus Escoda M. "El Blog de Neus"
27 Apr 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Uno de los grandes obstáculos con los que se encuentran las personas a la hora de relacionarse ya sea a nivel personal o profesional, es no saber gestionar o manejar sus emociones, y por tanto nos encontramos a merced de nuestros Estados Emocionales.

En ocasiones, alguna emoción puede apoderarse de ti: temor, enojo, tristeza, ansiedad, vergüenza, culpa, envidia, etc. y es en estos casos cuando no hay razonamiento que valga: la emoción predomina sobre la razón.

Tus emociones pueden ser provocadas por un estímulo externo, pero siguen siendo tuyas. Adecuadas o inadecuadas, útiles o inútiles son tuyas y por tanto es mejor que las conozcamos para saber cómo manejarlas y evitar que te dominen.

Aunque existen muchos tipos de emociones, las básicas y a partir de las cuales surgen todas las demás, son: la alegría, la tristeza, la ira/enojo y el miedo.

Las emociones son saludables pero cuando dejan de ser breves e intensas, al llevarlas al extremo, dejan de serlo. La tristeza se convierte en depresión, el enojo en resentimiento y venganza, el miedo en fobia y la alegría en manía y negación.

Para que seas tú el que domine tu vida, y no tus emociones, debes aceptar que las emociones existen y son una información valiosa sobre ti mismo. Debes darte cuenta de que es necesario reconocerlas en el momento que suceden para lograr re-conducirlas, integrarlas a tu vida y que resulten potenciadoras.

Voy a darte cuatro preguntas clave que te servirán para reflexionar y empezar a trabajar tus emociones cuando estas surjan y no sean las adecuadas para ese momento.

EMOCIONES Y SUS PREGUNTAS:

1. ALEGRÍA: ¿Qué he conseguido?

2. TRISTEZA: ¿Qué he perdido?

3. IRA/ENOJO: ¿Qué me ataca o qué está en peligro?

4. MIEDO: ¿Qué es más grande que yo o qué es, a lo que no me puedo enfrentar?

Esta es una simple muestra, existen muchos más ejercicios que trabajándolos conseguirán que seas tú, el líder de tu vida.

La Gestión Emocional es básica para relacionarnos con los demás y la persona que no tiene esta habilidad suele sufrir duros golpes en la vida: mala relación de pareja, disputas entre compañeros y amigos, pésima relación con los hijos o puede afectar al profesional en sus relaciones con clientes o proveedores.

Por tanto si crees o alguien te ha dicho que te enfadas muy a menudo, o sientes miedo al presentarte a una entrevista de trabajo, o estás ansioso/a cuando tienes una cita......está claro que debes trabajar tu Inteligencia Emocional, reconocer las emociones que te dominan y hacer que seas tú el que las dirige, a partir de ahora mismo!!

Publicidad
Publicidad