PREVIOUS_POST
NEXT_POST

7 Pasos para mejorar la relación con mi hijo.

Neus Escoda M. "El Blog de Neus"
28 May 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Es muy posible que si no eres padre/madre no reconozcas la necesidad y urgencia que hay detrás de esta pregunta, pero si ya de por sí, tener buenas relaciones con la gente que nos rodea es importante para tener una vida plena y feliz, cuando hablamos de los hijos, esa necesidad se duplica y triplica, ya que son parte de tí y sientes por ellos un amor desinteresado que  no se puede comparar con ningún otro en el mundo.

Con esto no quiero decir que a los demás se les quiera menos, sino que es algo diferente y que no se puede explicar hasta que uno empiezas a trabajar como papá o mamá.

Como ya he comentado muchas veces, es una faena que los niños vengan sin libro de instrucciones, porque para los que nos gusta seguir a rajatabla las instrucciones, nos descoloca y nos sentimos perdidos, sobre todo con el primero. Después ya te das cuenta que es como todo, el día a día y con muy buena voluntad vas pasando obstáculos y situaciones que al final hacen que todos los esfuerzos valgan la pena: “Tener unos hijos/as fantásticos y estar orgullosos de ellos”

Ese es el ideal, pero ya sabemos que no siempre esto es así, por mucho que lo deseemos, a veces las circunstancias no nos acompañan y nos desenfocamos de nuestro primer objetivo que era: “Educar a mi hijo de la mejor manera para que pueda ser independiente y tenga su propia personalidad” (al menos esa era mi máxima) en tu caso a lo mejor era otra y de ahí los resultados.

Sinceramente creo que yo lo he conseguido, tengo dos hijas de 35 y 32 años, de las cuales me siento orgullosa. Ambas tienen una personalidad completamente distinta, con objetivos de vida distintos, pero al final, son dos buenas personas y sé que son felices tal y como son, que es lo importante.

Puede que en tu caso, tus hijos sean más pequeños y aún estés en plena educación, o tienen ya una edad, pero te das cuenta que la relación no es tan buena como desearías. Te aconsejo que no esperes más para solucionarlo, puede que después sea ya demasiado tarde y un perdón no sirva para nada.

Cuántas familias llevan meses o años sin hablarse por un mal entendido, o por no saber decir lo siento en el momento adecuado, o simplemente por no dejar que los hijos crezcan y tomen sus propias decisiones.

Los hijos son nuestros porque los hemos concebido, cuidado y educado, pero no son de nuestra propiedad, los padres estamos aquí para eso: Concebir, cuidar y educar, una vez hecho el trabajo, los hijos deben volar solos y vivir su propia vida, no tenerlos encadenados a nosotros por el pié. Nuestra función ya terminó, ahora es el momento en que ellos deben poner en práctica todo lo aprendido.

Fijaros en los animales, las madres cuidan a los cachorros hasta que puedan valerse por si mismos, y una vez realizada esta tarea, no están detrás de ellos todos el tiempo para ver si lo hacen bien, sino que les dejan solos porque confían que sabrán valerse por si mismos.

Si esto tan básico no lo tenemos interiorizado, es cuando surgirán las peleas en casa, discusiones, gritos y portazos. En el momento que tengamos claro nuestra función, todo será más fácil entre nosotros y ellos, porque cada uno sabrá cuál es su trabajo o misión en la vida.

Voy a darte una serie da pautas para saber por donde empezar esa nueva forma de relacionarte, pero si crees que con ayuda lo conseguirás más rápido y con una estrategia más personalizada a tu problema ese cambio será más efectivo y definitivo, te dejo este enlace a mi página web para que puedas contactar conmigo y realizar cualquier pregunta o contactar para que entre los dos busquemos una solución que te permita tener ese relación que deseas con tu hijo o hija.

Contactar: https://www.neusescodam.com/contacto

7 Pasos para mejorar la relación con tu hijo/a

1- Interésate por todo lo que hace tu hijo: Que no es lo mismo que estés todo el día preguntando dónde va o qué hace, sino que si ha ido a un concierto, le preguntes si le ha gustado, si ha hecho un examen, cómo le ha ido, etc. etc.

2- En lugar de ver sólo lo negativo, busca sólo las cosas positivas: Deja ya las críticas (con las que no consigues nada, solo crear mal rollito entre los dos) y enfócate en las cosas positivas que hace o dice, que seguro que son muchas.

3- Míralo como a un adulto (aunque aún no lo sea): deja de tratarlo como a un niño, puede que aún lo sea, pero si lo tratas como tal, es así como se comportará y si lo tratas como adulto es muy posible que te sorprenda.

4- Pasa más tiempo con él: No se trata de darle de comer, lavarle la ropa y llevarlo al cole, ser padre es mucho más, es compartir tiempo, hablar, jugar, discutir, aconsejar, reir, etc. etc.

5- Tener claro en todo momento que os queréis: Independientemente de lo que suceda, tu eres su padre o madre y quieres lo mejor para el/ella, y a el le sucede lo mismo.

6- Práctica la empatía: Tu hijo tiene problemas como todo el mundo, ya tenga 10 años, 18 o 28. Quizás para ti no tienen importancia, pero para él si, por tanto ten un poco de empatía y ponte en su lugar, interésate por los temas que le preocupan y da tu opinión si te la pide. Que sepa que pase lo que pase estás a su lado, dándole soporte y apoyándole en lo que haga falta. Ese será un buen punto de apoyo para que vuestra relación se sostenga pase lo que pase.

7- Ten paciencia: Este cambio que deseas, no ocurrirá de hoy para mañana, porque tampoco se ha producido de hoy para mañana. Esto lleva un proceso y para conseguir tu objetivo, no debes perder de vista la meta, ni desviarte del camino en ningún momento. Y si para ello debes tomarte una caja de Valeriana al mes……pues te la tomas, pero no tires la toalla hasta conseguir esa relación que deseas ¡VALE LA PENA!

Publicidad
Publicidad