PREVIOUS_POST

Ventajas de asumir la responsabilidad de tus actos

Laura García García Coaching con Laura
14 May 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Estamos más que acostumbrados a oír hablar de la necesidad de asumir la responsabilidad de nuestros actos pero … ¿sabemos realmente qué es y qué implica?

Cuando hablamos de asumir la responsabilidad de los actos hablamos de decidir, actuar y cargar con las consecuencias de lo que hacemos o decimos.

Esto que, a priori parece básico, es complicado que ocurra en los niños y adolescentes. Para estos, las cosas pasan sin que aparentemente ellos tengan nada que ver.

Y es que, asumir la responsabilidad se confunde frecuentemente con “tener la culpa”. Y, claro, como nadie quiere ser culpable de nada, nos pasamos la vida echándosela a otros.

Por eso, me parece importante aclarar estos conceptos. Y, sobre todo, qué beneficios tiene asumir la responsabilidad y ayudar a nuestros hijos a que aprendan a hacerlo.

Beneficios de asumir la responsabilidad 

Asumir la responsabilidad está estrechamente relacionado con la autoestima.

Cuando creemos en nosotros mismos, nos queremos, admiramos y respetamos, somos capaces de ver que no son nuestros actos los que nos definen. Y, por lo tanto, si tomamos una decisión, y las consecuencias de ésta no son las esperadas, aceptamos que nos hemos equivocado, aprendemos y seguimos adelante. Sin embargo, si nuestra autoestima es baja, tendremos problemas para tomar decisiones y elegir. Y, después, si las consecuencias no nos gustan, en el mejor de los casos, nos culparemos por haber tomado una mala decisión. Y, en el peor, buscaremos responsables fuera de nosotros mismos.

Si quieres mejorar tu autoestima, toma decisiones y acepta las consecuencias, lo peor  que te puede pasar es que aprendas algo nuevo.

Cuando volcamos la ira, la rabia, el enfado y los malos pensamientos hacia los demás, tan sólo estamos proyectando fuera de nosotros algo que realmente nos pertenece.

Los enfados contra los demás son, en su mayoría, enfados contra nosotros mismos por no haber sabido proteger, satisfacer o pedir aquello que necesitamos. Pero que proyectamos  fuera porque nos resulta más fácil y cómodo. 

Si cada vez que nos enfadamos y sentimos la necesidad de culpar a otros de nuestros problemas,  girásemos la mirada hacia nuestro interior, nuestra conciencia se expandiría. Y, cada uno de esos enfados, sería una oportunidad para seguir conociéndonos y acercándonos a ese bienestar que todos buscamos.

Cuanto antes aceptemos que solo nosotros somos los responsables de nuestro bienestar, antes podremos empezar a tomar decisiones conscientes sobre aquello que queremos o no queremos. Aprenderemos a poner límites ante las amenazas y a cortar con lo tóxico que nos rodea.

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Yo digo que eso no es cierto. Somos el único animal que tropieza “n” veces con la misma piedra, porque nos cuesta asumir que la responsabilidad de lo que nos pasa es nuestra.

Nos cuesta salir de la queja para pasar a la acción. Y, en ocasiones, preferimos vivir enfadados con los demás antes de mirarnos a nosotros mismos.

La vida es como un curso académico en el que tienes que ir aprobando todas las asignaturas. Las personas con las que interactuamos o las situaciones que vivimos, no son más que exámenes que tenemos superar para seguir avanzando.

Eso sí, ten por seguro que hasta que no aprendamos la lección, tendremos que seguir examinándonos  de la misma materia.

¿Qué opinas? ¿Estás preparada para asumir tu responsabilidad? Si tienes cualquier duda, solo tienes que comentármelo. Sin duda, será un gran paso y notarás cómo mejora tu vida. ¡Te lo aseguro!

Laura

www.coachingconlaura.com

Publicidad
Laura García García

Laura García García

Formadora y Coach personal, Coaching con Laura

Gracias Esther! Un placer compartir y crecer juntas
Esther Ramirez de Arellano

Esther Ramirez de Arellano

Senior Accountant, GEA Process Engineering S.A.

Como siempre , aprendo de tus palabras y en esta ocasión de tus letras. Gracias Laura. Un abrazo.
Publicidad